Síguenos en...

Internacional

Muere Abimael Guzmán, fundador y líder del grupo armado Sendero Luminoso

El Instituto Nacional Penitenciario de Perú informó de la muerte del líder y fundador de Sendero Luminoso, el grupo armado más relevante de la historia de este país. Se le considera responsable de la muerte de 30.000 personas. Falleció por complicaciones en su estado de salud en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao, donde venía cumpliendo una sentencia de cadena perpetua por terrorismo.

PUBLICADO

en

Muere a los 86 años Manuel Rubén Abimael Guzmán Reynoso, fundador y líder del grupo armado Sendero Luminoso y condenado por terrorismo. Sucedió en el Centro de Reclusión de Máxima Seguridad de la Base Naval del Callao (CEREC), donde venía cumpliendo su sentencia de cadena perpetua por terrorismo.

El Instituto Nacional Penitenciario (INPE) informó que la muerte del líder guerrillero ocurrió alrededor de las 6:40 de la mañana de este sábado, un día antes de que se cumplan 29 años de su captura. Las causas del deceso se atribuyeron a complicaciones en su estado de salud.

El pasado 20 de julio, el INPE ya había informado que Guzmán presentaba “inapetencia recurrente” y “presión baja” y que por eso había sido trasladado a un hospital cercano al CEREC. Sin embargo, dijeron que se encontraba estable y fue dado de alta.

En junio, Abimael Guzmán había solicitado el hábeas corpus que pedía su excarcelación por un posible riesgo de contagio por Covid-19. Sin embargo, el Juzgado Penal de Turno Permanente de Lima lo declaró infundado.

Además, en los últimos años, partidarios de Sendero Luminoso promovieron la idea del indulto y la excarcelación de Guzmán y los líderes senderistas sentenciados, pero ni los ciudadanos ni los grupos políticos acogieron la propuesta.

Un grupo armado con 30.000 muertes a cuestas

Guzmán nació en el departamento de Arequipa en Perú el 3 de diciembre de 1934. Realizó sus estudios secundarios en el colegio La Salle y atendió el bachillerato de Derecho y Filosofía en la Universidad Nacional de San Agustín y en 1962. Luego empezó a ejercer como profesor de Filosofía en la Universidad Nacional San Cristóbal de Huamanga, en Ayacucho.

En 1970, creó Sendero Luminoso, un grupo armado de ideario comunista y revolucionario cuya lucha desencadenó un conflicto armado con el Estado peruano.

La Comisión de la Verdad y la Reconciliación afirmó que Sendero fue responsable de la muerte de unas 30.000 personas en Perú, así como también de innumerables violaciones de los derechos humanos. Entre ellas, desapariciones forzadas, torturas y violaciones sexuales contra campesinos, dirigentes sindicales, autoridades, civiles vulnerables, personal policial militar y animales.

Además crearon daños económicos equivalentes a un valor de 26.000 millones de dólares americanos, ocasionados por la destrucción de infraestructura pública y privada.

Guzmán fue detenido el 12 de septiembre de 1992

Guzmán fue atrapado el 12 de septiembre de 1992 gracias un plan elaborado por el Grupo Especial de Inteligencia (GEIN), apoyado por Estados Unidos. Muchos lo consideran “la captura del siglo”.

La captura se dio en la casa de Maritza Garrido Lecca, una bailarina que compartía la ideología de Sendero Luminoso. El GEIN sospechó que Guzmán se refugiaba allí tras detectar un empaque de pastillas para combatir la psoriasis, enfermedad inflamatoria de la piel que padecía el líder senderista, en las bolsas de basura de la vivienda de Garrido Lecca en Surquillo. Junto a él, cayeron su esposa María Elena Iparraguirre y otros integrantes del grupo.

A los pocos días de su captura, el líder de Sendero Luminoso fue presentado ante los medios de comunicación al interior de una jaula vistiendo un traje a rayas con el número 1509. Fue declarado culpable del delito de terrorismo agravado y homicidio calificado y sentenciado a cadena perpetua.

SEGUIR LEYENDO
Comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

«No buscamos una nueva Guerra Fría»: Biden promete ante la ONU una era de diplomacia

Durante la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, pronunció su primer discurso en ese recinto asegurando que su país está dispuesto a abrirse a una «nueva era de diplomacia» tras la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán y resaltó que su país no busca «una nueva Guerra Fría o un mundo dividido en bloques rígidos».

PUBLICADO

en

Por

Arrancó la Asamblea General de la ONU este martes 21 de septiembre con la presencia de un centenar de líderes internacionales, todos reunidos en Nueva York a pesar de la pandemia y con una agenda marcada por el Covid-19, el cambio climático y la situación en Afganistán.

Uno de los discursos más esperados fue el del presidente Joe Biden, que hizo su primera aparición en este encuentro después de su llegada a la Casa Blanca en enero.

En su primera intervención ante los miembros del organismo, el mandatario estadounidense envió un mensaje de cooperación y multilateralismo para enfrentar la crisis sanitaria mundial, la crisis climática y el terrorismo.

Biden hizo énfasis en que Estados Unidos se está abriendo a una «nueva era de diplomacia» tras poner fin a un conflicto de dos décadas con la retirada de Afganistán.

«Hemos terminado 20 años de conflicto en Afganistán y al cerrar esta era de guerra implacable, estamos abriendo una nueva era de diplomacia implacable», dijo Biden.

El mandatario siguió su discurso asegurando que el mundo vive una década decisiva y que abordar los desafíos «dependerá de nuestra capacidad para reconocer nuestra humanidad común» y agregó que «en lugar de continuar librando las guerras del pasado, estamos fijando nuestros ojos en desafíos como la pandemia global, abordar el cambio climático, las amenazas cibernéticas y gestionar el cambio de la dinámica del poder global».

«El poder militar debe ser el último recurso»

La llegada de Biden a la sede de la ONU en Nueva York no se libró de las duras críticas por la apresurada retirada de Estados Unidos de Afganistán. Al querer cumplir su plazo del 31 de agosto como fecha límite para las evacuaciones de tropas, personal y afganos que trabajaron para EE. UU., muchos estadounidenses y aliados afganos se quedaron en el país y ahora luchan por salir de alguna manera.

Refiriéndose a los 20 años de permanencia de las tropas en territorio afgano, Biden dijo que el poder militar de su país debe ser «el último recurso».

«El poder militar estadounidense debe ser nuestra herramienta de último recurso, no la primera, y no debe utilizarse como una respuesta a todos los problemas que vemos en todo el mundo. De hecho, hoy en día, muchas de nuestras mayores preocupaciones no pueden resolverse ni abordarse con la fuerza de las armas», dijo el mandatario.

En esa búsqueda de un mundo más pacífico, Biden siguió hablando sobre sus relaciones con otras naciones, sobre todo con China pero sin mencionarla directamente, asegurando que Estados Unidos «no estaba viendo una nueva Guerra Fría o un mundo dividido» y dijo que Washington está listo para trabajar «con cualquier nación que dé un paso al frente y busque una resolución pacífica para compartir desafíos, incluso si tenemos intensos desacuerdos en otras áreas, porque todos sufriremos las consecuencias de nuestro fracaso».

Por otro lado, en el caso de las relaciones con Irán, Biden se mostró dispuesto a que su país vuelva al acuerdo firmado en 2015.

«Estados Unidos sigue comprometido en otorgar el derecho a evitar que Irán obtenga un arma nuclear. Estamos trabajando con el P5+1 para entablar relaciones diplomáticas con Irán y buscar un retorno al acuerdo JCPOA. Estamos preparados para volver al cumplimiento total si Irán lo hace».

Biden prometió también defender a su aliado, Israel, pero dijo que aún se necesita una solución de dos estados con los palestinos, aunque sabe que es un objetivo lejano.

En su discurso se refirió además a su promesa de unidad aliada, que ahora está siendo probada por un acuerdo tripartito entre Estados Unidos, Australia y Reino Unido y que tiene indignada a Francia y a la Unión Europea.

Se trata del acuerdo AUKUS firmado por las tres naciones y que acaba con el multimillonario contrato que Australia tenía con Francia para la compra de submarinos y, a cambio, optó por navíos estadounidenses de propulsión nuclear.

Lucha global contra el cambio climático

Uno de los temas que no faltó en la agenda de Biden fue el del cambio climático. El mandatario hizo un llamado a todos los delegados de la Asamblea General de la ONU para que actúen sobre esta problemática, y aseguró que la situación actual está en un «código rojo para la humanidad».

Los eventos climáticos extremos están matando a miles de personas, animales, se está destruyendo la vegetación y todo esto cuesta anualmente miles de millones de dólares.

«Los eventos climáticos extremos que hemos visto en todas partes del mundo, y todos ustedes lo saben y lo sienten, representan lo que el secretario general ha llamado acertadamente ‘un código rojo para la humanidad’. Los científicos y expertos nos dicen que nos estamos acercando rápidamente a un punto sin retorno en el sentido literal», afirmó Biden.

El presidente estadounidense se comprometió también a doblar la ayuda financiera internacional en la lucha contra el cambio climático, pero antes tendrá que llegar a un acuerdo con el Congreso. De esta forma, la ayuda pasaría de 5.600 millones de dólares anuales anunciados en abril a 11.200 millones de dólares.

El demócrata instó además a todas las naciones a «traer sus más altas ambiciones posibles» a la próxima conferencia climática global COP26 que se celebrará en noviembre en la ciudad de Glasgow, Escocia, y a la que planea asistir.

SEGUIR LEYENDO

Internacional

Ante la ONU, Irán arremete contra EE.UU por las sanciones impuestas

En su primera alocución internacional desde su elección en junio, Ebrahim Raisi, el presidente ultraconservador de Irán, se pronunció fuertemente contra las sanciones económicas a su país, aunque se declaró también a favor de la reanudación de las negociaciones nucleares. Al mismo tiempo, el presidente no perdió la oportunidad para resaltar lo que calificó de declive de la «hegemonía estadounidense».

PUBLICADO

en

Por

El presidente de Irán, Ebrahim Raisi, dedicó la mayor parte de su primer discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas a criticar las acciones de Estados Unidos contra Irán, en particular, y en Medio Oriente, en general. Su discurso fue pregrabado en un video de 15 minutos difundido este martes ante la 76 Asamblea de la ONU.

El mandatario se refirió extensamente a las sanciones económicas a Irán, impuestas después de que Estados Unidos se retirara unilateralmente -en 2018- del Acuerdo Nuclear, firmado en 2015 entre Irán y las potencias mundiales y afirmó que «las sanciones son la nueva forma de guerra de EE. UU. con las naciones del mundo».

Raisi recordó que las sanciones contra la nación iraní no comenzaron con el programa nuclear, denunciando que se trata de un «arma» utilizada desde hace décadas por EE. UU. para someter a las naciones cuya política es considerada problemática por la nación norteamericana.

“(Las sanciones) son incluso anteriores a la Revolución Islámica y se remontan al año 1951, cuando se produjo la política de nacionalizaciones en Irán, que a su vez condujo a un golpe militar respaldado por los estadounidenses», declaró el presidente.

El presidente iraní declaró además que las sanciones económicas a su país y a varias otras naciones no cesaron durante la pandemia de Covid-19, afectando así las importaciones de vacunas y de otros suministros médicos.

«Las sanciones, y especialmente las sanciones a la medicina en la época de la pandemia del Covid-19 son crímenes contra la humanidad», expresó. «Irán propone que se declare prohibida cualquier clase de sanción que induzca a la destrucción o a la interrupción del suministro de bienes sanitarios», agregó.

La estancada reactivación del Acuerdo Nuclear de 2015

Por otra parte, y de cara a las negociaciones para la reactivación del Acuerdo Nuclear, Raisi manifestó que Irán sólo participará en las negociaciones para restablecer el pacto -estancadas desde finales de julio- si éstas conducen al levantamiento de todas las sanciones económicas.

«La República Islámica considera útiles las conversaciones cuyo resultado final es el levantamiento de todas las sanciones opresivas (de Estados Unidos)», dijo Raisi en su discurso.

En virtud del Acuerdo de 2015 y a cambio del levantamiento de las sanciones de Estados Unidos, la ONU y la Unión Europea, Irán limitó su programa de enriquecimiento de uranio, una herramienta que le podría llevar a fabricar armas nucleares. Pero el expresidente estadounidense Donald Trump abandonó el Acuerdo hace tres años y volvió a imponer duras sanciones contra los sectores petrolero y financiero de Irán, lo que ha paralizado su economía.

La reimposición de las sanciones en 2018 provocó que Teherán no respetara los límites estipulados en el Acuerdo Nuclear. Teherán insiste que sus pasos nucleares son reversibles, si y sólo si, Washington anula la totalidad de las sanciones.

«La política (estadounidense) de máxima presión sigue en pie. No queremos más que lo que nos corresponde por derecho. Exigimos la aplicación de las normas internacionales. Todas las partes deben ser leales al Acuerdo Nuclear y a la resolución de la ONU en su práctica», dijo Raisi.

En abril, Irán y Estados Unidos iniciaron conversaciones indirectas en Viena en un intento de reactivar el Acuerdo Nuclear, pero estas se interrumpieron dos días después de que Raisi fuera elegido presidente.

Raisi, un clérigo de línea dura, quién está él mismo sometido a sanciones personales por parte de Estados Unidos por acusaciones de violaciones contra los derechos humanos durante su pasado como juez, defendió en su discurso el programa nuclear de su país y lo calificó de «pacífico», asegurando que no tiene un objetivo militar, sino estrictamente científico, algo que las potencias occidentales han cuestionado.

«La ciencia beneficiosa para la humanidad no es sancionable», asegura el líder iraní.

Voluntad de reactivar el Acuerdo Nuclear con obstáculos

El presidente Joe Biden, en su propio discurso inaugural en la Asamblea de la ONU, dijo que Estados Unidos estaba dispuesto a volver al Acuerdo Nuclear. «Estamos preparados para volver al pleno cumplimiento si Irán hace lo mismo», dijo Biden.

Pero meses de negociaciones indirectas con la mediación de la Unión Europea desde la elección de Biden no han conseguido hasta ahora reactivar el Acuerdo por completo.

El martes, Teherán señaló que las negociaciones en Viena se reiniciarán en unas semanas, sin dar una fecha concreta.

A pesar de la necesidad del país persa de reforzar su economía negociando el fin de las sanciones, los expertos esperan que Raisi adopte una línea más dura que su predecesor, Hassan Rohani.

Funcionarios iraníes y representantes del bloque occidental reconocieron que quedan muchos asuntos por resolver antes de que se pueda regresar al Acuerdo.

Irán protesta contra las sanciones e insiste en su levantamiento total, mientras que el Gobierno de Biden dice que sólo consideraría anular las sanciones impuestas por el programa nuclear y no las que se basaron en otras preocupaciones, como los derechos humanos.

Hegemonía de Estados Unidos «no tiene credibilidad»

Por otra parte, criticando las políticas tanto externas como internas de Estados Unidos, el jefe de la República Islámica señaló que el asalto de enero contra el Capitolio de EE.UU. y la precipitada salida de este país de Afganistán así como las desastrosas evacuaciones del aeropuerto de Kabul el mes pasado; cuando al menos dos personas cayeron de un avión estadounidense al internar huir del país, son hechos «históricos» que desacreditan a EE. UU. y a su hegemonía como potencia.

«Este año dos momentos hicieron historia (…) y enviaron un mensaje claro al mundo: el sistema hegemónico estadounidense no tiene credibilidad, ni dentro ni fuera del país», insistió.

Raisi añadió que Estados Unidos debe retirar sus fuerzas militares del resto de los territorios del Medio Oriente y permitir que naciones como Yemen, Irak y también Palestina tomen decisiones por sí mismas mediante elecciones justas y sin influencia por parte del país norteamericano.

SEGUIR LEYENDO

Internacional

Los talibanes piden dirigirse a la Asamblea General de la ONU en nombre de Afganistán

El gobierno talibán de Afganistán ha solicitado hablar esta semana en las Naciones Unidas y ha designado a Suhail Shaheen, su portavoz en Doha, Qatar, como embajador del país ante la ONU. Mientras tanto, el embajador del gobierno depuesto de Ashraf Ghani también pidió la palabra, pero la organización internacional aún no ha determinado quién representará al país asiático en su Asamblea General, que se inauguró este martes y que durará una semana.

PUBLICADO

en

Por

Los talibanes enviaron este lunes una carta al Secretario General de la ONU, António Guterres, firmada por el Ministro de Asuntos Exteriores de su gobierno, Amir Khan Muttaqi. Según Stéphane Dujarric, el portavoz de la organización mundial, los talibanes, quienes se apoderaron del Gobierno en Afganistán el mes pasado, pidieron en su carta hablar ante las Naciones Unidas en nombre de los afganos.

La demanda de Khan Muttaqi se enfrenta a la de Ghulam Isaczai, el embajador que representa en la ONU al hasta hace poco gobierno de Afganistán, derrocado el mes pasado por los talibanes. El portavoz de la ONU informó que Isaczai también ha expresado su interés en intervenir en la reunión diplomática más importante del mundo, pero la institución internacional aún no ha tomado una decisión sobre quién debería representar a Afganistán.

Según el portavoz de la ONU, la carta de Khan Muttaqi estipula que la misión de Isaczai «se considera terminada y que ya no representa a Afganistán».

Solicitudes en manos de un «comité de acreditación» 

Corresponde a un «comité de acreditación» decidir entre los dos solicitantes. Este está compuesto por nueve países miembros de la organización de naciones, entre los que se encuentran Estados Unidos, China y Rusia. Según la agencia de noticias Reuters, es poco probable que el comité se reúna sobre el tema de la representación afgana antes del lunes, por lo que es poco factible que el Ministro de Asuntos Exteriores talibán pueda dirigirse al organismo mundial.

El comité se reúne generalmente en octubre o noviembre para evaluar las credenciales de todos los miembros de la ONU antes de presentar un informe para que la Asamblea General lo apruebe antes de fin de año. Los demás miembros del comité son Bahamas, Bután, Chile, Namibia, Sierra Leona y Suecia.

De acuerdo con el reglamento de la Asamblea General, Isaczai permanecerá en su puesto hasta que el comité de acreditación tome una decisión y está previsto que el representante del gobierno anterior intervenga el último día de la reunión, el lunes 27 de septiembre.

Cuando los talibanes gobernaron por última vez, entre 1996 y 2001, el embajador del gobierno afgano que habían derrocado entonces siguió siendo el representante de la ONU, después de que el comité de acreditación siguiera aplazando su decisión sobre las reclamaciones rivales.

Búsqueda de reconocimiento por parte de la ONU

La eventual aceptación por parte de las Naciones Unidas de un discurso del embajador de los talibanes sería un paso importante en la apuesta del grupo islamista por un reconocimiento internacional y podría sobre todo ayudar a desbloquear los fondos de ayuda económica internacional, particularmente necesarios en la situación de fuerte crisis a la que se enfrenta actualmente el país.

Paralelamente, Guterres ha dicho que el deseo de los talibanes de ser reconocidos internacionalmente es la única palanca que tiene la comunidad internacional para presionarlos a favor de un gobierno inclusivo y a favor del respeto de los derechos humanos.

Sin embargo, la mayoría de las naciones aún no han reconocido al gobierno de los talibanes, exigiendo antes que los nuevos líderes de Afganistán cumplan con varias condiciones, incluidas el respeto a los derechos de las mujeres y el compromiso de dejar salir sin obstáculos del país, a quienes quisieran abandonarlo.

SEGUIR LEYENDO
publicidad

Recomendados

Corrillos es un grupo de medios independientes, especializado en temas públicos, políticos y electorales, que produce información imparcial, veraz y de análisis. Corrillos web, Revista Corrillos y Corrillos TV, emiten desde Santander, Colombia. Teléfono: 320 579 0081 Contáctanos: admin@corrillos.com.co
© Copyright 2021 - Sitio web desarrollado con ♥ por: Jose Luis Perales.