Síguenos en...

Yo Opino

Colombia revive el grito comunero

En plena luna llena del 28 de abril y en medio del feroz tercer pico de pandemia Covid-19, el pueblo colombiano indignado, también arrancó el edicto de los impuestos y salió a la calle en protesta contra la reforma tributaria lanzada por el gobierno, que ha sido rechazada.

PUBLICADO

en

Por: Ruby Stella Morales Sierra/ El devenir humano debería transcurrir en forma de espiral y no cíclica. Así nos evitaríamos que se repita una y otra vez el sufrimiento causado por el yugo del pago de impuestos desmesurados y ruinosos, obligados por gobiernos déspotas y corruptos hacia el pueblo empobrecido, que ha causado terribles revueltas, revoluciones violentas y levantamientos libertarios, de los que está plagada la historia nacional y mundial.

La reforma tributaria que presentó el impopular ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, del desafortunado gobierno de Iván Duque-Uribe, llega atravesada en el peor momento de una economía llevada al traste por la corrupción, el clientelismo, la mermelada más descarada y el desastre originado por la pandemia Covid-19 desde hace más de un año.

A excepción de los doblegados seguidores del régimen, la mayoría de analistas y del ciudadano del común, encuentra la reforma tributaria inoportuna, injusta, inequitativa, desbordada y ruinosa.

Razones por las que se ha levantado el pueblo colombiano, con el agravante que también transitamos por el abismo de la terrible pandemia, sin fecha definida para terminar la vacunación masiva ni inmunidad colectiva, que le ha arrebatado la vida a unas 74.000 víctimas e infectado alrededor de 3 millones de colombianos.

“Si un pueblo protesta y marcha en plena pandemia…es porque su gobierno es más peligroso que un virus”, expresa esta idea que se hizo popular en las redes sociales y en las marchas. La gente se unió al paro y a las multitudinarias protestas, pese al riesgo del contagio. “O nos morimos de hambre o nos morimos de Covid”.

La chispa comunera

En el ciclo de protestas populares, evocamos que fue en estas tierras comuneras, cuando el 16 de marzo de 1781, en la provincia del Socorro, Santander, la ventera revolucionaria, Manuela Beltrán rompió el edicto del Ayuntamiento de El Socorro que fijaba el impuesto de Armada y Barlovento, con el que el virreinato de la Nueva Granada exigía nuevos impuestos al pueblo. La heroína comunera proclamó: “viva el Rey y muera el mal gobierno”.  Hoy, las multitudes entonan: “Chao, chao, Duque, chao…”

En plena luna llena del 28 de abril y en medio del feroz tercer pico de pandemia Covid-19, el pueblo colombiano indignado, también arrancó el edicto de los impuestos y salió a la calle en protesta contra la reforma tributaria lanzada por el gobierno, que ha sido rechazada.

Se elevan las voces contra ‘el mal gobierno’ que no intenta siquiera emprender la cruzada para frenar el robo de los $50 billones anuales que se atraganta la corrupción oficial del presupuesto en 2021 de $313,9 billones. El robo de recursos públicos es el hoyo negro intocable, la caja mayor fácil de la clase corrupta que ha sostenido al mismo gobierno durante las últimas décadas.

Aunque debería ser total, con solo reducir la corrupción a la mitad, se lograrían los $25 billones que vale la reforma tributaria y no se requerirían más impuestos. Pero es que tampoco le echa mano a las exenciones de que gozan las grandes fortunas de rentistas y terratenientes que sin ninguna vergüenza no pagan ni un peso de impuestos de renta, pese a sus abultadas fortunas y que con un pago justo y equitativo también evitarían la reforma tributaria.

Son los personajes y grandes empresarios y banqueros, de una larga lista de malos ciudadanos, protegidos por sus propias leyes, y encabezada por su mentor Uribe, el propio Carrasquilla, el mismo presidente y numerosos senadores y senadoras que ondean su talante antidemocrático y ventajoso.

El ambicioso Carrasquilla busca tapar parte del hueco de $70 billones de pesos de déficit fiscal de un gobierno derrochador, enmermelado. Generoso con los ricos y poderosos, mientras es implacable y miserable con las clases populares a las que se les arroja migajas indignantes como el cuestionado y politizado programa de Familias en Acción, mientras se niega la renta básica para mitigar el hambre de millones de familias desamparadas por el gobierno.

El paro no para. El pueblo se pronuncia en las calles de las principales ciudades y al menos 500 pueblos, en un afortunado país de regiones. La protesta se ha sostenido desde el 28 de abril y durante los últimos 5 días en las principales ciudades con plantones y bloqueos viales. Defensores de derechos humanos denuncian centenares de detenidos y al menos 10 muertes no reconocidas por cifras oficiales y al menos tres manifestantes desaparecidos.

Los grandes medios de comunicación enfocan principalmente los actos vandálicos, mientras videos de la ciudadanía enfocan a algunos policías disfrazándose de civiles y los videos ciudadanos evidencias muertes violentas.

Protestas globalizadas

En Liverpool, Inglaterra, hace unos meses, las nuevas ciudadanías tumbaron estatuas de esclavistas y traficantes de seres humanos de África realizadas hasta hace menos de 200 años. También fue el rechazo y protestas mundiales por el asesinato del afroamericano George Floyd asfixiado por la rodilla de un policía blanco norteamericano.

El pasado miércoles, los indígenas Misak tumbaron la estatua de Sebastián de Belalcázar en Cali, como señal de desagravio histórico por el genocidio de pueblos originarios. Ya habían derribado otra estatua del mismo conquistador, en Popayán, el septiembre del año pasado.

Ha sorprendido la masiva participación de la gente de Cali, donde el alcalde Jorge Iván Ospina, imprime su talente de mandatario progresista, abiertamente en rechazo a la reforma tributaria.  Exigió en mensaje a Duque el retiro de los nuevos impuestos, además del freno a los excesos de la fuerza pública contra los manifestantes, “para que cesen los muertos”. Datos no oficiales denuncian al menos 8 muertes de manifestantes por proyectiles en Cali.

Se hizo famoso el barrio Puerto Rellena, con multitudinarias marchas y una masiva congregación la noche del viernes, mientras la minga indígena anunció su marcha hacia Bogotá. Se ha evidenciado que el control de la fuerza pública no es de los mandatarios regionales, sino del gobierno nacional. En cabeza del presidente y del ministro Diego Molano, quien meses atrás autorizó el bombardeo en campamentos ilegales, donde perdieron la vida varios menores de edad, porque eran “máquinas de guerra”.

El sábado, primero de mayo, el presidente Duque anunció militarizar las ciudades principales, con lo cual se teme un recrudecimiento de la violación de derechos humanos y el riesgo de abrir fuego contra las protestas ciudadanas. El pueblo interpretó que cumplió la orden impuesta por su jefe político.

El alcalde de Medellín, Daniel Quintero Calle, se pronunció: “Medellín no solicitará asistencia militar adicional en el marco de las movilizaciones actuales. Agradecemos al Ejército seguir acompañando las tareas de protección de infraestructura crítica en la periferia y zonas rurales de la ciudad”. En contraste circularon imágenes de un fuerte operativo de protección oficial al recién inaugurado centro comercial de los hijos de Uribe, también en Medellín.

La plataforma Twitter debió silenciar el viernes la cuenta del líder ultra derechista Álvaro Uribe, tras la publicación de la peligrosa ‘orden velada’ que habría incentivado abrir fuego contra los manifestantes del país.  Un personaje con el mismo rasgo sicótico y cortado con la misma tijera que el expresidente Trump al que también le cerraron su cuenta por promover la violencia y el terrorismo en la proclamación del presidente Joe Biden.

La esperanza también estuvo presente el jueves pasado. Cerca de Medellín, un grupo de soldados del Ejército, en un hecho sin precedentes, se abrazaron con algunos manifestantes populares, fundidos en un momento épico inimaginable y emotivo hasta las lágrimas. Demuestra que todo es posible cuando se recuerda la proclama del libertador Simón Bolívar: “Maldito el soldado que apunta su arma sobre el pueblo”.

Paro indefinido

En Bucaramanga y el área metropolitana la masiva participación ciudadana abarrotó la carrera 27 y calle 36 y la plaza cívica Luis Carlos Galán, en un verdadero grito comunero representado por trabajadores, sindicatos, comerciantes, estudiantes, amas de casa y gente del común, convocado por las centrales obreras, movimientos alternativos y de oposición, y diversos sectores populares.

Destacó un colectivo de mujeres de Colombia Humana, reunidas a través del Pacto Histórico Comunero, quienes marcharon pacíficamente exhibiendo la frase: “Somos mujeres, somos país, somos las luchas que echan raíz”. Otras pancartas de jóvenes proclamaban: “Nos quieren sacar los ojos porque saben que ya los abrimos”, frase dramática que refiere a varios jóvenes que han perdido sus ojos en las refriegas con el Smad.

El jueves y viernes la gente siguió pacíficamente en la calle.  El sábado, día del trabajo, pese al toque de queda sanitario y el confinamiento obligado, la gente masivamente se tomó la carrera 27 en el sector de Cabecera y la 33, frente al Hospital Universitario y la UIS.

Los registros en videos de la multitud marchante, evidencian los choques por varias horas con el Smad que originaron algunos heridos, tropel masivo sobre la carrera 27 y algunos daños en la UIS que fueron frenados por los propios estudiantes.

En una foto sin antecedentes, una pavorosa nube de gases lacrimógenos quedó registrada en una panorámica de la Bucaramanga gaseada, similar a las aterradoras imágenes de alguna ciudad en guerra del medio oriente. Simultáneamente, empezaron a ingresar a la ciudad bonita los camioneros y se anunció la realización del paro de transportes programado para este lunes, 3 de mayo.

Entre tanto, en la capital del país, la masiva protesta en el barrio Cedritos de Bogotá, en la tarde y noche del sábado, demostró que no hay sitios vedados para la comunidad ofendida y en marcha pacífica. La alcaldesa Claudia López afirmó que “No se requiere, ni he solicitado, ninguna militarización”.

Derecho a la protesta

El derecho constitucional de protesta contra los altos impuestos choca contra el gobierno que se embarcó en el pulso popular, pero que ha sido rechazado por las mayorías dolientes de la agotada clase trabajadora y pensionados, y de los pequeños y medianos emprendedores quebrados, incluyendo la gente del rebusque diario y los desempleados.

Con el engañoso nombre de “ley de solidaridad”, y “transformación social sostenible”, dicen los expertos que este sería el guion exigido por el Fondo Monetario Internacional para garantizar el pago de la tremenda deuda externa contraída por el gobierno y abultada para paliar la pandemia, dinero que terminó en su mayoría en el sector financiero y los amigos del gobierno.

Recursos que también se destinarán a una empresa fabricante de armas norteamericana, promotores de conflictos bélicos y de la muerte, los mercaderes de las guerras que mantienen vivas en territorio de otros países ricos, pero habitados por mayorías de gentes pobres. Así Duque anunció la compra de los 14 aviones de guerra, por un costo de $14 billones de pesos.

De tal forma que el gobierno nos embarcó en la asfixiante deuda externa a enero de 2021, según el Banco de la República que alcanzó US$156.834 millones, que equivale a 51,8% del PIB del país.

En la fiesta de recursos públicos, el gobierno también destina una millonaria mesada para engrasar las altas esferas de las cortes, un evidente premio a la ineficiencia y el silencio de la justicia, prima regalada que irá también a los funcionarios de los principales cargos ejecutivos del gobierno, ¡como si ganaran poco!

Toda esta piñata de los recursos del pueblo mientras michicatea transferencias al sector salud que requiere superar, eso sí de vida o muerte, la precaria cobertura hospitalaria y la compra de vacunas urgente, en medio de la pandemia.  Un estudio mejicano nos ubica entre los cinco países del mundo que peor ha tramitado esta emergencia de la Covid-19.

El pulso político de la reforma tributaria lo va perdiendo el gobierno. El mismo Duque ha declarado que “no hay líneas rojas inamovibles” del tinglado de impuestos.

Mientras la gente siga en las calles nada está aprobado, firmado y sellado de la mentada reforma. Y la confianza en el gobierno sigue en picada.

En el cielo impera Plutón sobre el signo de cáncer, presagiando tiempos de cambios y resistencias. El sol no estará influenciando durante los próximos 15 días, dicen los astrónomos.

Hacia el mediodía de ayer domingo el presidente Duque anunció que pidió al Congreso retirar la reforma tributaria y buscar un nuevo texto a partir de consensos.

Aún en las horas de la tarde, el griterío comunero aún retumba en las calles colombianas.

Empieza la lucha por la reforma a la salud y del régimen pensional… El pueblo está aprendiendo a participar para el bien común.

*Periodista

Correo: rubymoralessierra@gmail.com

Facebook.com/rubby.morales/

Twitter: @RubySMoraleS

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO
Comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yo Opino

Héroes anónimos y sin capa

Don Eliseo fue amante de los caballos, de las rancheras que cantaba a todo pulmón, dueño de una oratoria que pretendió usurpar de su gran líder y personaje Jorge Eliecer Gaitán. El profe «cheo» paso por este mundo dejando huellas imborrables, lo recordamos cada día que pasa y vemos el busto que se instaló en su honor en el colegio integrado Pedro Santos de Pinchote.

PUBLICADO

en

Por

Por: Fredy Chinchilla/ En medio de la gran turbulencia política y social que estamos viviendo, esconde y no permite hacer visible la extraordinaria labor de grandes seres humanos que sin más pretensión que servir a la humanidad que con gran pasión y férrea convicción emprenden titánicas acciones que impacten positivamente la vida de cientos o miles.

Se cuentan con los dedos de las manos esos héroes anónimos sin capa y quiero destacar en estas líneas a unos de estos como parte de una secuencia histórica que aporte a la conciencia colectiva sobre la importancia de construir e inspirar a miles y millones, se trata de el señor Eliseo Durán Quintero.

Hoy recordamos a Eliseo Quintero Durán, quien hace tres años (12 de mayo de 2018) partió de este mundo dejando un gran desconsuelo y muchas cosas por hacer, pero también un gran legado para sus paisanos de patria chica.

Eliseo fue un joven inquieto muy inteligente movido siempre por el amor a su pueblo, Pichote, a sus escasos 20 años, sin poder económico ni político, solo con su tesón y de progreso dio la gran pelea y contra viento y marea fundo el colegio integrado Pedro Santos de Pinchote, en medio de batallas políticas y contra intereses personales de grandes terratenientes de la época, hoy es una institución ejemplo a nivel departamental que cumplió 44 años de fundado.

También fundó el colegio departamental la inmaculada de Palmas del Socorro, en razón a que tenía una finca en ese municipio y fue elegido concejal, también dejando su huella imborrable para el beneficio de los jóvenes abidos de educación, este plantel cumple 31 años de ser fundado por este hombre y también ante la gran oposición por los socorranos, que según decía Eliseo, se les acababan las cocineras porque el colegio traería otros horizontes para la juventud.

Eliseo Quintero Durán, al ser reconocido por esta labor desinteresada y a favor del progreso, de los pueblos, es convocado por el señor Pedro Rodríguez y otras personalidades de la población de cabrera, quienes le pidieron que les ayudara con un colegio para el municipio de cabrera, es así como se convierte en el ideólogo, gestor y fundador del colegio departamental integrado de Cabrera, que cumple 27 años de fundado, siendo una institución catalogada entre los mejores 10 colegios de Santander y entre los mejores 50 del país.

Lo más meritorio de esta labor, es que lo hizo a pulso sin apoyo económico, y tocando miles de puertas, grande fue este líder que paso por el mundo dejando huellas por doquier aunado a ello, antes de ser alcalde, dejó para su pueblo el acueducto del cual se surte la población, fundó un barrio llamado Bicentenario para lo cual adquirió el terreno y construyeron las casas con ayuda de la comunidad.

Pinchote tiene mucho que agradecer y exaltar su memoria, por el reto y desafío creado de hacer de su terruño el más importante de la región, su pueblo lo elige como alcalde en el año 1998 dejando obras tan importantes que ni los más grandes políticos han logrado rebasar, inició la pavimentación a las veredas, lo creían loco sus electores y esto se le convirtió en un reto; logró pavimentar las vías de la ruta cafetera, como son a las veredas El Bosque, Rehoya, La Granja y El Cucharo que hoy, a más de 20 años, se exalta su permanencia, eso eran cuando los recursos si se invertían en el bien común y no en el particular.

Fundó otro barrio que se llama Colinas Campestres, remodeló la casa donde funciona el palacio municipal para exaltar la historia de Pinchote, como la casa de Pedro Santos; la construcción de la represa La Laja que surtiría los acueductos veredales, logró ubicar las ferias y fiestas más importantes de la región trayendo artistas que para la época eran impensable que se presentaran en un pueblo, de la talla de Darío Gómez, Los Tupamaros, Jorge Veloza, Los Corraleros de Majagual y haciendo a los campesinos sus máximos y celebres invitados.

Don Eliseo fue amante de los caballos, de las rancheras que cantaba a todo pulmón, dueño de una oratoria que pretendió usurpar de su gran líder y personaje Jorge Eliecer Gaitán. El profe «cheo» paso por este mundo dejando huellas imborrables, lo recordamos cada día que pasa y vemos el busto que se instaló en su honor en el colegio integrado Pedro Santos de Pinchote.

Algo que lo caracterizó fue su sombrero y el poncho que con orgullo portaba, como símbolo del campesino que siempre fue, su esfero para significar que siempre fue un docente de alma y corazón. Es por todo esto que estas líneas del presente artículo de opinión merecen destacar esta clase de líderes de los que adolece en gran medida nuestra patria.

Alguien que con gran afecto y nostalgia sin duda recuerda a don Eliseo, el gran educador, es la actual secretaria de educación, María Eugenia Triana Vargas, ilustre ciudadana de esa bella tierra y coterránea del protagonistas de estas líneas y al que se le rinde homenaje como uno de esos buenos y destacados santandereanos que merece ser reconocido, que brindó ese gran privilegio de impactar positivamente a miles de su tierra y otras regiones del departamento, este gran hombre nació el 24 de noviembre de 1954 y abandonó este mundo dejando una imborrable huella, digna de seguir y continuar.

*Ingeniero de Mercados

Twitter: @fredy_asesor

Celular: 311 274 1960

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Las caras de la felicidad

Puede sorprendernos que a pesar de nuestros problemas estemos en el lugar 37 de los países más felices, según la ONU, o aparezcamos en tercer lugar en la encuesta global de felicidad, realizada en el 2020 por la asociación WIN, una empresa de investigación de mercados.

PUBLICADO

en

Por

Por: María Isabel Ballesteros/ En estos días tan dolorosos para Colombia pareciera absurdo escribir una columna sobre felicidad, cuando hemos sido tendencia a nivel internacional por las movilizaciones masivas que han resultado en la muerte de ciudadanos y uniformados, lo que reflejan no solo un inconformismo político, sino socioeconómico, que en tiempos como estos son un referente importante de lo que consideramos felicidad.

No es fácil ponerse de acuerdo acerca de si esta es una emoción o estado del ánimo asociado con  la satisfacción o la plenitud, porque para cada persona puede significar diferente según su cultura o el lugar donde vive, sin embargo, hoy en día ya hablamos cuantitativamente de la Economía de la felicidad o vemos publicaciones como el Índice global de felicidad donde la ONU, cada año, evalúa a 157 países basándose en factores como el PIB per cápita, la esperanza de vida, los niveles de corrupción, las libertades personales y civiles y el apoyo social que reciben las personas de sus gobiernos.

En el ranking de los primeros lugares más felices de la tierra han estado, según los últimos informes, Finlandia, Noruega Dinamarca Islandia y Suiza, reconocidas socialdemocracias que han logrado el llamado Estado de bienestar, que suple con amplitud las necesidades básicas de los individuos, pero que paradójicamente también aparecen entre los primeros 40 países con las mayores tasas de suicidio del mundo, por cada 100 mil habitantes, desde el año 2000.

Estrechamente relacionado al tema de la felicidad encontramos a Bután, un país budista que desde los años 70 priorizó “la felicidad nacional bruta sobre el producto nacional bruto”, y que a pesar de no ser una nación rica ni la más feliz del mundo, pues ocupa el puesto 97 del ranking, nos propone un nuevo paradigma económico que propende por políticas de crecimiento más sostenibles, inclusivas y equitativas para todos. En Bután existe un Ministerio de la Felicidad que para medirla toma en cuenta el nivel de vida, la salud, el bienestar mental, la educación, el tiempo, el buen gobierno, la comunidad, la diversidad ecológica y cultural.

Puede sorprendernos que a pesar de nuestros problemas estemos en el lugar 37 de los países más felices, según la ONU, o aparezcamos en tercer lugar en la encuesta global de felicidad, realizada en el 2020 por la asociación WIN, una empresa de investigación de mercados. Este posicionamiento en términos de felicidad puede interpretarse de varias formas: o tenemos una información genética y personalidad que la favorecen, un alto nivel de resiliencia, una visión optimista del entorno o al ser importante la religión para nosotros, somos más espirituales y desprendidos de las cosas del mundo, lo que permite que nos conformemos con menos para ser felices…

La Universidad de Harvard, que ha investigado el tema por más de 75 años, plantea seis puntos básicos para “ser feliz”, en el siguiente orden:

1- Valorar el amor por encima de todo.

2- Tener relaciones significativas y conexiones que importen mucho.

3- No abusar del alcohol.

4- Considerar que el dinero no nos hace más felices.

5- Ser optimista y concienzudo.

6- Tener presente que la felicidad se encuentra en cualquier momento de la vida.

Estos seis tópicos me recuerdan las palabras de Zygmunt Bauman, sociólogo polaco quien en el documental La teoría sueca del amor, concluye: “Es falso que la felicidad signifique una vida sin problemas, pues una vida feliz implica superarlos, luchar con ellos y resolver las dificultades”. Los desafíos nos ponen bajo presión y llegamos al momento de felicidad cuando hemos controlado los retos del destino. Es precisamente esa alegría de superar las dificultades la que se pierde cuando el confort crece”.

El economista Richard Easterlin también apoya la teoría de que “incrementos importantes de renta no van acompañados de aumentos en los niveles declarados de felicidad, a menos que nos encontremos por debajo de los niveles medios de subsistencia, pues quienes ya llegaron a los niveles de renta situados por encima del mínimo vital no demuestran una correlación positiva en el aumento de la felicidad”.

Otro personaje tal vez más cercano para muchos de nosotros es el motivador colombo-japonés Yokoi Kenji, quien en algunas de sus conferencias sobre la felicidad menciona cómo pudo rescatar del aburrimiento y del suicidio a varios de sus amigos japoneses, que luego de vivir en Ciudad Bolívar, uno de los barrios más deprimidos y pobres de Bogotá, recuperaron el sentido y amor por la vida.

No quiero decir con todo esto que no ambicionemos estar cada vez mejor o deseemos superar nuestras limitaciones, incluidas los materiales, pero las experiencias mencionadas no solo confirman lo expuesto por Harvard, sino que nos muestran que la felicidad no es posible sin problemas, no está ligada a la riqueza de las personas ni depende de un medio ideal donde nada falte. Además, cada vez que conseguimos lo que anhelamos queremos más y en ese sentido siempre iremos en una búsqueda interminable, lo cual representa un nuevo problema y vacío para la felicidad.

Las difíciles experiencias de los últimos días han mostrado a nuestros mandatarios que deben estar más sincronizados con nuestra realidad, permitiéndonos mayor participación en las decisiones que nos afectan, además de seguir venciendo los grandes males que minan la democracia y que reducen nuestro índice de satisfacción con sus administraciones, pues no hay que olvidar que la felicidad también se nutre de factores sociales como la igualdad, la cohesión, la calidad de vida y el buen gobierno.

La felicidad no es una meta para conquistar como sea, sino un camino que cada uno va construyendo, y que abre espacios para la solidaridad y la reconciliación, la cual exige soltar el pasado que no podemos cambiar, dejar la ansiedad por un futuro que no sabemos si llegará, y disfrutar del presente como un verdadero regalo.

*Asesora en Sistemas Integrados de Calidad

Twitter: @Maisaballestero

Instagram: @Maisaballesteros

Fan page: Facebook.com@Maisaballesteros

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Más allá del orden

Una sociedad que revela un sentir conforme a su condición social, su modo de vida y reflejo de lo que no puede alcanzar a ser. Expresiones de vida sin límites ni moral, solo atendiendo a sus impulsos desde el cerebro reptiliano, el que expresa la subsistencia y seguridad.

PUBLICADO

en

Por

Por: José Roberto Álvarez/ A propósito del nuevo libro de Peterson, título con el cual encabezo mi columna, dan como anillo al dedo examinar los hechos lamentables del paro nacional y la realidad que nos espera, para lo cual me intrigo a descifrar el panorama futuro de nuestra sociedad.

Haré la narrativa a partir de una dinámica de juego creativo para ayudar a encontrar soluciones a un problema, momento en que las ideas escasean.

La situación a resolver es, ¿cómo recomponer el orden? A continuación, ofreceré unos elementos dispuestos al alcance de cualquiera, para inspirar el imaginario colectivo enfocado a encontrar soluciones.

¡Un libro! La narrativa necesaria para descubrir sus personajes. Conocer la trama de la historia y la manera como se desarrolla la misma. Protagonista y antagonista se entremezclan en escenarios diferentes con bagajes definidos por su cultura y entorno.

¡Un espejo! El reflejo de las personas. La percepción de cada cual sobre sí mismo. La capacidad de interpretación de nuestra autoestima y personalidad expresada en la mente misma a través de la lectura de la figura y la composición estética.

¡El arte! El estado de ánimo del artista, su momento y fuente de inspiración. Una imagen que refleja mediante alguna técnica de expresión un instante en la vida de alguien, a quien ni siquiera conocemos, pero de seguro podremos entender.

¡Una maleta! El viaje, el destino siguiente al que deseamos llegar a vivir nuevas experiencias y alzar el vuelo de ese encuentro con otras culturas. Momento único que nos da la posibilidad de transportar nuestro bagaje cultural para ser capaces de descubrir nuevas maneras de vivir.

¡Un Smartphone! La nueva herramienta de libertad o esclavitud. Si logras aprender y desarrollar capacidades y experimentar momentos de placer: Libertad. Si por el contrario te somete al cumplimiento de horarios de trabajo o a la entrega de información personal: Esclavitud.

Recopilemos con estos 5 elementos y su esencia como recomponer el orden. Descubrir los personajes: Es importante conocer a los actores del conflicto, su historia y trascendencia hasta llegar a la instancia de lucha y cumbre.

Una sociedad que revela un sentir conforme a su condición social, su modo de vida y reflejo de lo que no puede alcanzar a ser. Expresiones de vida sin límites ni moral, solo atendiendo a sus impulsos desde el cerebro reptiliano, el que expresa la subsistencia y seguridad.

Viajar desde un escenario con límites, moral y normas a otro en donde el caos reinará, hará de la brutalidad el rey. El saber será entonces el comodín del juego del poder y sabrá Dios el camino a seguir.

La libertad existirá de forma negativa, ni tanto como hoy podemos interpretarla. Un coliseo de políticos incendiarios que envían gente a quemar buses, asaltar comercios y viviendas, solo destinan a un mundo de baja esperanza.

Pero… La realidad y la experiencia nos da la capacidad para estimular una mirada diferente al común de las gentes. Y esa visión pudiera ser vista con los mismos elementos de juego creativo de la siguiente manera.

Para recomponer el orden necesitamos la inmunidad de rebaño. Un hecho para iniciar la narrativa de la siguiente historia. Superar la pandemia será el motor de empuje a una sociedad golpeada en su dignidad, moral y valores.

Nuevos modelos educativos basados en el arraigo para dar sentido de pertenencia a sus habitantes en ciudades y regiones del país y así alcanzar el desarrollo de la economía, la sociedad y lo ecológico. Adaptándonos al nuevo normal.

Liderazgos encuadrados por la naturaleza de nuestros antepasados, cazadores, defensores, guerreros, pastores, exploradores e inventores de ciudades y países, exhortan el despertar de hombres y mujeres con innovadoras propuestas, encargados del rediseño de ciudades.

Las cartas están jugadas, ahora es el turno para cada jugador de realizar la mejor partida. Florecerá aquella en la que logremos atraer prosperidad, bienestar y desarrollo. La palabra tiene poder y lo que evoquemos de seguro contará con la energía suficiente de influir en nuestras vidas.

La pandemia hará lo mejor de ti: Adam Grant.

*Administrador de negocios internacionales, Especialista en marketing internacional, Especialista en marketing digital, docente universitario y dirigente gremial.

Likedin: linkedin.com/in/josé-roberto-álvarez-rueda-517b9bb0

Twitter: @acopiglobal

Correo: director@acopiglobal.com

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO
publicidad

Destacados

Corrillos hace parte de un grupo de medios independientes, especializado en temas públicos, políticos y electorales, que produce información imparcial, veraz y de análisis Corrillos web, Revista Corrillos y Corrillos TV, emiten desde Bucaramanga, Colombia. Teléfono: 320 579 0081 Contáctanos: admin@corrillos.com.co
© Copyright 2021 - Sitio web desarrollado con ♥ por: Jose Luis Perales.