Síguenos en...

Internacional

Bolsonaro descarta confinamiento nacional recomendado por especialistas

Segundo en el mundo después de Estados Unidos, el país sudamericano, de 212 millones de habitantes, supera ya los 340.000 fallecidos. Marzo fue el mes con más muertos en Brasil (66.573) y en los primeros siete días de abril ya se registraron más de 19.000.

PUBLICADO

en

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, descartó este miércoles decretar un confinamiento nacional, reclamado por numerosos especialistas ante los niveles críticos de la segunda ola de la pandemia en el país.

«No habrá un confinamiento nacional» ni «políticas de quédese en casa, cierre todo», declaró en un acto oficial en Chapecó (sur) el mandatario ultraderechista, que se opone a las medidas de aislamiento social, nacionales, regionales o locales, alegando su impacto económico negativo.

La cuestión volvió con fuerza después que la prestigiosa Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz) recomendara el «remedio amargo» del confinamiento para «evitar más muertes».

«Las medidas de bloqueo (lockdown) constituyen un remedio amargo, pero son absolutamente necesarias en momentos de crisis y colapso del sistema de salud, indicó esa institución, vinculada al Ministerio de Salud, en un Boletín Extraordinario publicado el martes.

La ocupación de camas en las unidades de cuidados intensivos (UCI) está en «niveles críticos» en 24 de los 27 estados, según ese informe.

Brasil registró 3.829 fallecidos por covid-19 este miércoles, un día después de batir un récord de 4.195 muertes en apenas 24 horas.

Segundo en el mundo después de Estados Unidos, el país sudamericano, de 212 millones de habitantes, supera ya los 340.000 fallecidos. Marzo fue el mes con más muertos en Brasil (66.573) y en los primeros siete días de abril ya se registraron más de 19.000.

«Muere gente en todos lados»

«Todos somos responsables por lo que ocurre en Brasil. ¿En qué país del mundo no muere gente? Lamentablemente, muere gente en todos lados. Lo que queremos es reducir ese problema», afirmó Bolsonaro en otra ceremonia oficial en Foz do Iguaçu, horas después.

«No vamos a llorar sobre leche derramada. Estamos pasando todavía por una pandemia que, en parte, es utilizada políticamente no para derrotar al virus, sino para intentar derrocar a un presidente», añadió.

Mientras los especialistas insisten en la necesidad de acelerar la vacunación (que tropieza con dificultades de abastecimiento de insumos y ha cubierto al 10% de la población con la primera dosis), Bolsonaro criticó lo que considera un «foco excesivo» de la prensa en las vacunas.

«Estoy seguro de que en breve será presentado al mundo un remedio para curar el Covid (…) Tanto foco solamente en la vacuna, que cuesta entre 10 y 20 dólares la unidad. ¿Queremos la vacuna? Sí. Pero también queremos buscar el remedio para la cura y no demonizar medicamentos que los médicos prescriben», afirmó el mandatario, refiriéndose a remedios sin comprobación científica contra el coronavirus, que ha promovido en muchas ocasiones.

El investigador de la Fiocruz Christovam Barcellos sostiene que Brasil precisa «al mismo tiempo implementar esa medida de confinamiento [recomendada por el Boletín] y ayudar a las personas con apoyo psicológico, dinero, comida» a atravesar la «fase muy difícil» que todavía se avecina.

Durante buena parte de 2020, decenas de millones de brasileños sobrevivieron gracias a partidas mensuales de dinero, que dejaron las finanzas del país muy golpeadas.

Tras suspenderlas durante tres meses, el gobierno retomó en abril las ayudas, aunque redujo su valor y la cantidad de beneficiarios.

Entre tanto, el nivel de desempleo se sitúa en sus máximos históricos, con más de 14 millones de personas en busca de trabajo.

SEGUIR LEYENDO
Comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Internacional

Pandemia en México empuja a cada vez más mujeres a la prostitución

La crisis económica derivada del Covid-19 en México ha hecho que más mujeres ejerzan la prostitución para sobrevivir. Incluso algunas que se habían retirado se han visto obligadas a salir de nuevo a las calles para ganarse la vida, sin ningún tipo de apoyo de parte del Gobierno.

PUBLICADO

en

Por

A Claudia nunca le gustó maquillarse, ni ponerse ropa entallada. Durante diez años pudo dejar de hacerlo, pero la crisis derivada de la pandemia de Covid-19 la obligó a regresar a las calles con la prostitución como única fuente de ingresos.

“Ha sido muy difícil la situación, ya no es lo mismo que hace 10 años. En primera por la edad que tengo, porque hay más jóvenes. El cliente busca, pues más jovencitas”, lamenta Claudia, de 41 años.

En contraste, Frida lleva 18 años continuos en esta actividad. Ella dice que le gusta “transformarse”, que ha tomado cursos de maquillaje y que cada día elige cuidadosamente el atuendo más atractivo para los que llama clientes.

Enfrentarse al riesgo de contagio en las calles 

Aunque desde diferentes perspectivas, estas mexicanas comparten una misma y amarga realidad. Hoy más que nunca se ha vuelto complicado tener “ratos” con clientes, como ellas les llaman, para llevar el sustento a sus hogares y dar de comer a sus hijos.

La pandemia que dejó el espacio público casi vacío, también redujo sus opciones y aumentó el peligro. Además de los riesgos inherentes al tráfico humano, ahora no tienen otra opción que enfrentar la posibilidad de contagio del coronavirus.

No es fácil. Las mujeres en situación de prostitución son un grupo de la población que no recibe apoyo de ningún tipo por parte del Gobierno. Lo que hacen no es considerado como un trabajo, aunque para algunas de ellas es uno tan digno como cualquier otro.

Elvira Madrid, presidenta de la Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer “Elisa Martínez”, asociación que se dedica a brindar apoyo a quienes se dedican a lo que llaman sexoservicio, ha tenido que redoblar esfuerzos.

“Antes de la pandemia detectamos en el diagnóstico a 7.700 compañeras ejerciendo el trabajo sexual. Ya como en agosto que volvimos a hacer el diagnóstico vimos que eran 15.200. ¿Por qué?, porque a la mayoría las habían expulsado de sus trabajos”, comenta.

“Inclusive de las mismas que a lo mejor se retiraron junto conmigo en aquel entonces han vuelto a regresar por lo mismo, por la misma situación de la pandemia. Que su pareja, o el negocio que pusieron se vino abajo, entonces pues sí la estamos padeciendo muchísimo”, añade Claudia.

“Obviamente por la pandemia todo se ha visto muy afectado, en el cierre de hoteles. Ya no hay trabajo, escaseó. También por la ayuda que dijo el Gobierno que nos iba a dar y nunca llegó, ni en ni en tarjetas ni en despensas. Te lo pongo así, si yo trabajaba de las 8 a las 12 pues me iba a mi casa. Y ahora llego a las 8 y me voy a las 6 de la mañana y eso a ver si trabajo”, secunda Frida.

La Brigada Callejera, un puntal para las mujeres

Para fortuna de estas mujeres, la Brigada Callejera ha sido un pilar que les ha permitido salir a flote. En su pequeño espacio, en pleno Centro Histórico de Ciudad de México, les brindan atención ginecológica, exámenes como el papanicolau, pruebas de detección de VIH y otras infecciones de transmisión sexual, pero también orientación psicológica, cursos de computación, talleres de derechos humanos y de alfabetización.

De no ser por el apoyo que reciben de la Brigada, estarían desamparadas, pues en los programas de bienestar y asistencia social simplemente no figuran.

“Hay apoyos para madres solteras, para comerciantes, para esto y para lo otro, pero para la trabajadora sexual nomás no”, reprocha Claudia.

“Nosotras como trabajadoras sexuales no tenemos ningún apoyo de nadie, ni de un Gobierno ni nada. Ni nos pueden decir ‘es que son las últimas’. No, ni las últimas ayudas ni las primeras. No existimos, somos personas que nos ven, nos discriminan por nuestro trabajo”, se queja Frida con indignación.

Pero a pesar de todo, de la falta de apoyos, del riesgo de contagio de coronavirus y otras enfermedades, Claudia, Frida y otras miles en la capital de México salen a diario a pararse en una esquina de la urbe a ver si logran ganarse la vida.

SEGUIR LEYENDO

Internacional

Congreso de Perú inhabilita al expresidente Vizcarra por el escándalo del ‘vacunagate’

El expresidente peruano Martín Vizcarra no podrá ejercer ningún cargo público durante los próximos diez años por haberse vacunado en secreto y de manera irregular durante el año pasado. La inhabilitación comporta que Vizcarra no podrá ser parte del Congreso a pesar de haber sido el candidato más votado del país en las elecciones del pasado domingo.

PUBLICADO

en

Por

El expresidente Martín Vizcarra (2018-2020) no podrá ejercer política desde un cargo público durante los próximos diez años. Así lo decidió este viernes 16 de abril el Congreso peruano con 86 votos a favor y ninguno en contra.

El legislativo sometió al exmandatario a un juicio político por el escándalo del ‘vacunagate’, cuando se descubrió que Vizcarra y otras cien personas, entre las cuales se encontraban otros altos cargos públicos, se vacunaron en secreto el año pasado.

A pesar del castigo impuesto por el Congreso, la popularidad de Vizcarra sigue alta: en las elecciones del 11 de abril fue el candidato a congresista más votado de todo el país, con 164.000 papeletas a su nombre.

Sin embargo, la inhabilitación impide, por ahora, que tome su asiento en el legislativo peruano.

Vizcarra asegura que es una «venganza»

El Congreso también inhabilitó a la exministra de Salud Pilar Mazzetti durante ocho años y a la excanciller Elizabeth Astete por un año, también por su vinculación al ‘vacunagate’.

Los políticos recibieron el fármaco del laboratorio chino Sinopharm contra el Covid-19 a pesar de no estar vinculados al estudio que estaba realizando la farmacéutica en Perú.

Vizcarra mantiene que el Congreso abusó de su poder al tomar esta decisión: «el Congreso no está por encima de las leyes y la Constitución», aseguró. Además, asegura que el proceso es un acto de «venganza» y de persecución política en su contra.

SEGUIR LEYENDO

Internacional

Rusia expulsará a 10 diplomáticos en respuesta a las sanciones de Washington

El canciller de Rusia, Sergei Lavrov, confirmó este viernes que su Gobierno pedirá a diez diplomáticos de Estados Unidos que abandonen el país, en represalia por la expulsión de diez funcionarios rusos por parte de Washington. El jueves, la Administración de Joe Biden tomó la decisión en respuesta a la presunta interferencia electoral de Moscú, el ciberataque masivo de Solarwinds y las acciones rusas en Ucrania y Afganistán.

PUBLICADO

en

Por

Rusia y Estados Unidos reviven una vez más los ecos de la Guerra Fría. El Gobierno de Vladimir Putin anunció este 16 de abril medidas de “reciprocidad” contra Estados Unidos.

La primera será la expulsión de diez diplomáticos estadounidenses, según aseguró en las últimas horas el canciller ruso, Sergei Lavrov.

Asimismo, indicó que Moscú evalúa posibles medidas «dolorosas» contra los negocios de EE.UU. en Rusia. Entre ellas, el fin de las actividades de fondos estadounidenses y de oenegés de ese país en suelo ruso, que considera interfieren en los asuntos internos de su país.

Los anuncios de la Administración de Putin se producen un día después de que Washington retirara a diez diplomáticos rusos, incluidos integrantes de los servicios de Inteligencia.

Además, el Gobierno estadounidense sancionó a seis empresas tecnológicas rusas y bloqueó la posibilidad de Moscú de obtener préstamos, al prohibir a las instituciones financieras de EE.UU. comprar bonos del Banco Central, el fondo de riqueza nacional y el Ministerio de Finanzas de Rusia, a partir del próximo 14 de junio.

Se trata de un paquete de medidas que la Administración de Joe Biden preparó durante varias semanas en respuesta a la presunta interferencia en las elecciones presidenciales de 2020, los ataques cibernéticos contra varias agencias federales y grandes compañías de EE.UU., que habrían comenzado desde 2019 y penetraron en sus sistemas a través de un programa de la empresa SolarWinds y los movimientos militares de Rusia en la frontera con Ucrania, así como sus acciones en Afganistán.

Rusia y Estados Unidos, dos enemigos de larga data, mostraron un acercamiento durante el anterior Gobierno a cargo del republicano Donald Trump, pero esa relación fue fuertemente reprochada en el círculo político de Washington por presuntamente aliarse para interferir a su favor en la contienda electoral estadounidense, desde 2016, como señalaron las propias agencias de inteligencia de EE.UU.

Con la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, las relaciones parecían tomar un buen camino cuando los dos gobiernos anunciaron la prórroga del tratado New START, el último entre los dos países que limita la capacidad de desarrollar armas nucleares.

Pero Biden parece no dejar pasar por alto las nuevas «agresiones» de Moscú. Recientemente, las relaciones volvieron a elevar la tensión en medio de la movilización de tropas rusas a Ucrania, país al que Estados Unidos ha ofrecido su completo respaldo.

SEGUIR LEYENDO

Destacados

Corrillos hace parte de un grupo de medios independientes, especializado en temas públicos, políticos y electorales, que produce información imparcial, veraz y de análisis Corrillos web, Revista Corrillos y Corrillos TV, emiten desde Bucaramanga, Colombia. Teléfono: 320 579 0081 Contáctanos: admin@corrillos.com.co
© Copyright 2021 - Sitio web desarrollado con ♥ por: Jose Luis Perales.