Síguenos en...

Yo Opino

Aunque excepcionales y competentes, aún invisibles

El trabajo es un claro indicativo de participación y equidad y para nadie es un secreto que cuando eres mujer, el desafío es mayor, lo cual me resulta bastante contradictorio cuando, hoy por hoy, nos hemos empoderado para superar muchas barreras, educándonos incluso más que los hombres y reforzando nuestras capacidades para empezar a cobrar mayor protagonismo social.

PUBLICADO

en

Por: María Isabel Ballesteros/ Se acerca el día que conmemora las luchas de la mujer, por su participación dentro de la sociedad, y si bien es cierto que nos encantan los detalles, el mejor presente que podríamos recibir en el mundo, sería compartir el mismo nivel de oportunidades, con nuestros pares masculinos, y que las estadísticas no evidencien más las diferencias abismales que existen entre nosotros.

El trabajo es un claro indicativo de participación y equidad y para nadie es un secreto que cuando eres mujer, el desafío es mayor, lo cual me resulta bastante contradictorio cuando, hoy por hoy, nos hemos empoderado para superar muchas barreras, educándonos incluso más que los hombres y reforzando nuestras capacidades para empezar a cobrar mayor protagonismo social. No solamente batallamos para conquistar un espacio en mercados con predominio masculino, sino que también necesitamos concertar la vida profesional y personal, pues el salir de casa no nos desliga, a la mayoría, de nuestro rol de madres o esposas.

Por ello, el que se diga que las latinas trabajamos más no es una afirmación injustificada o una simple posición sexista. De hecho y según el DANE, el 56% de las mujeres colombianas son cabeza de familia y en el 2010 se comenzó a reconocer la llamada “economía del cuidado” que corresponde al trabajo no remunerado que desempeñamos las mujeres, relacionado con la atención de la familia, los niños y los adultos mayores. Fue así como surgió la Ley 1413, que ese mismo año llevó al gobierno a medir esas actividades que perfectamente podrían estar en manos de terceros.

Para mí, ese fue un gran paso en el avance de las políticas gubernamentales que reconocen el valor agregado del trabajo femenino al país. Complementariamente, en el año 2017 se llevó a cabo en la ciudad de Bucaramanga el proyecto de la Fundación Mujer y Futuro, que nos dio una idea más amplia al cuantificar, a través de un modelo sistematizado, el trabajo no remunerado. La actividad contó con 100 participantes y de acuerdo con los resultados obtenidos se concluyó que las mujeres llegaron a destinar semanalmente, en promedio, 42 horas y 32 minutos en el cuidado del hogar, 11 horas y 13 minutos apoyando en sus labores a los integrantes de su familia, y 8 horas y 49 minutos realizando actividades para el beneficio comunitario.

Esta muestra nos permitió vislumbrar que estamos frente a verdaderas “súper mujeres”, que si permanecen en casa invierten allí hasta 110 horas semanales y cuando trabajan afuera, el cálculo promedio es de 25,7 horas adicionales a su jornada laboral de la semana. Tan importante es el aporte del trabajo de la mujer al hogar, que dentro de las variables de la macroeconomía se ha determinado su equivalente al 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país.

Sorprendente para muchos, ¿verdad?… Pero bueno, mi argumento no termina allí, pues en términos organizacionales también se ha llegado a medir el rol de ama de casa, que en nuestro imaginario pareciera solo requerir de educación básica cuando, según un informe del Instituto de La Familia de la Universidad de La Sabana, implica como mínimo manejar estas 8 competencias:

  1. Orientación y servicio al cliente, al pensar y actuar en función de las necesidades de la familia.
  2. Liderazgo organizacional, por su trabajo en el hogar al ser un referente a seguir por parte de los miembros de la familia.
  3. Integridad y lealtad, al ganarse la confianza de los hijos y el esposo, gracias a la coherencia entre lo que piensa, dice y hace.
  4. Eficiencia laboral, al atender las necesidades de toda la familia, en especial la alta demanda que exigen los recién nacidos o niños pequeños en cuestión de tiempo, esfuerzo y dedicación.
  5. Trabajo en equipo, al organizar la colaboración de los hijos y el esposo, según las capacidades de cada uno.
  6. Comunicación asertiva, al aprender a escuchar y tener empatía.
  7. Visión de negocio, al potenciar las necesidades de su familia y ver oportunidades en los demás, que quizá nadie más ve.
  8. Mejora personal continua, al ser expertas en autoconocimiento, autocrítica y tener voluntad de aprender.

Definitivamente, las mujeres tenemos tal nivel de compromiso y capacidad que deberíamos convertirnos en el primer grupo de apoyo para las que brillan afuera, las que se mueven en ambos campos o las que se han quedado en casa, solo para iluminar su hogar. El trabajo doméstico no es nada sencillo, pero es una forma de educar con acciones y sin caer en la retórica actual, es evidente la multiplicidad de tareas simultáneas que nos han ocupado, sumadas a la carga física y emocional que trajo el confinamiento.

Si bien es cierto que en la organización de la vida social cada quien aporta de diferente manera a esa construcción, también debemos reconocer que los cambios culturales y las más recientes formas de pensar, a veces se quedan cortas al interpretar las nuevas responsabilidades que tomamos o que dejamos de asumir.

Nuestro mundo moderno se ha decantado por procurar los derechos de las personas, pero en la misma medida ha impuesto, en primeros lugares, conceptos que dan mayor valor al poder económico y a lo superficial, ocasionando de manera injusta una subvaloración de los roles tradicionales y relegando a un papel secundario, por no decir que invisible, a las personas que aparentemente “no monetizan”.

Y aquí es donde surgen vacíos, pues quienes criamos hijos estamos haciendo un trabajo de formación primaria aparentemente intangible, pero irremplazable y tan trascendente que hoy marca, en buena medida, lo que somos como sociedad.

¿Estamos conformes con la realidad?… Yo no, y tampoco creo que se trate de limitarnos por nuestro rol de mujeres, pues hemos demostrado lo adaptables y competentes que podemos ser, pero eso no significa que dejen de incentivarse políticas públicas que favorezcan un balance para el desarrollo de todo nuestro potencial, a la vez que consideren la crianza no solo como parte fundamental de la sostenibilidad de la especie humana, sino un factor clave para el progreso y la utopía social, pues cuando partimos todo se queda, pero los hijos son nuestra huella y los instrumentos que definen la permanencia del bien y del mal.

*Asesora en Sistemas Integrados de Calidad

Twitter: @Maisaballestero

Instagram: @Maisaballesteros

Fan page: Facebook.com@Maisaballesteros

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO
Comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yo Opino

Pensar en positivo

Es posible ver como formas de solidaridad han aparecido en medio de la presente crisis y la conciencia social ha despertado para hacer frente a problemáticas sociales y económicas. Cientos de familias, empresas, líderes han aplicado haz el bien y no mires a quien.

PUBLICADO

en

Por

Por: Carmen Elisa Balaguera Reyes/ La llegada de la emergencia sanitaria, social y económica generada por el coronavirus ha traído miles de situaciones adversas para la mayoría de personas, pero también hay quienes se han ingeniado para que esta pandemia no genere aspectos negativos en sus vidas.

Soy de las personas que trato de pensar en positivo, ver el vaso medio lleno y no vacío, ahora tenemos tiempo para compartir más en familia, así no la tengamos con nosotros, son nuestros seres queridos los motivos de nuestro devenir en el día a día, tiempo para pensar y para compartir de verdad con los nuestros, con nuestra familia y nuestros seres más queridos. Un tiempo que ha llevado a revisar el orden de las prelaciones que estábamos aplicando en nuestras vidas y ordenar el orden de prioridades.

Es posible ver como formas de solidaridad han aparecido en medio de la presente crisis y la conciencia social ha despertado para hacer frente a problemáticas sociales y económicas. Cientos de familias, empresas, líderes han aplicado haz el bien y no mires a quien. En todo caso lo que vemos caracteriza a las crisis de este tipo, las cuales activan a todo el potencial de cooperación entre ciudadanos y que ya se había preguntado el dramaturgo español Benito Pérez Galdós “¿No es triste considerar que sólo la desgracia hace a los hombres hermanos?”.

Me gustaría relatar una experiencia que hace poco tuve la oportunidad de presenciar y que demuestra todo lo positivo que se puede rescatar de estos tiempos tan difíciles.

Hace unos días saliendo a la calle muy de madrugada encontré a un vendedor de tintos y quien al regresarme una hora más tarde noté que algunos vecinos saludaban con mucha cordialidad. No me percate sino hasta un poco después, que se trataba de un vecino que hacía pocos meses vendía sus productos en un pequeño local y donde se tomaban a la media mañana, empanadas, pasteles, café con leche, chocolate. Vaya sorpresa la que me lleve cuando me di cuenta que era mi vecino, al que hace mucho tiempo deje de ver.

La solidaridad del vecindario se había hecho presente, ya no se consumían los alimentos dentro de la tienda, sino fuera de ella. El vecino dispuso un carro de metal de esos que encontramos en los supermercados, con todos los productos que tradicionalmente tenía en su negocio distribuidos de una manera muy especial llamando así la atención del cliente.

Preguntarle qué había pasado me pareció inapropiado, pero entre murmullo y murmullo, comentario tras comentario, escuche que unos decían que era bueno que este señor no se hubiese quedado esperando ayudas del gobierno, él mismo se creó su propio emprendimiento y se está ahorrando lo del arriendo que le costaba el local.

El que no se juzgará negativamente esta nueva forma de atención y él que se siguiera apoyando, me pareció sumamente valioso. La adaptación de un emprendimiento y la adaptación de ese público creo que permite pensar en lo que podemos llevar a aprender de estos tiempos difíciles.

Una compañera de trabajo siempre decía en época de crisis nos ponemos a llorar o vendemos pañuelos, pero la adaptabilidad permite responder a preguntas como: ¿Por qué unos negocios han prosperado tanto? y que pensamiento debe guiarnos en los años que vienen.

Desde mi punto de vista, se debe pensar y replantear las cosas en positivo y continuar desde la acción construyendo mientras se exige una adecuada atención por parte del gobierno. Y a esta hora no existe argumento válido para que Colombia sea el único país que piense en poner a andar una Reforma Tributaria.

Se necesitan más cerebros conectados con la realidad, y a nosotros nos corresponde pensar más en seguir adelante cuidándonos y pidiéndole a Dios que nos de sabiduría, nos guarde y que su infinita misericordia este siempre con nosotros.

*Socióloga.

Correo: celisabreyes2008@hotmail.com

Twitter: @celisabalaguera

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Importancia del personal idóneo del concurso de méritos

Uno de los componentes determinantes de los concursos de mérito es el equipo de equipo de trabajo relacionado con el personal mínimo requerido para la ejecución del contrato. Dentro del contexto de las actividades a desarrollar y teniendo en cuenta la magnitud de las actividades de consultoría.

PUBLICADO

en

Por

Por: Camilo Iván Rincón León/ Frente a la modalidad de selección objetiva que demanda el concurso de mérito por regla general se establecen entre otras condiciones definitivas la “descripción de la forma como se puede satisfacer la necesidad con el propósito de atender las necesidades de la entidad contratante”. Con la ejecución del proyecto de consultoría, se plantea una solución integral a las necesidades a contratar.

La elaboración de los análisis, procesamientos y estudios, generaran un esquema de inversiones, proporciona una herramienta fundamental y estratégica de planeación y ejecución de proyectos requeridos para suplir las necesidades de la entidad contratante.

Uno de los componentes determinantes de los concursos de mérito es el equipo de equipo de trabajo relacionado con el personal mínimo requerido para la ejecución del contrato. Dentro del contexto de las actividades a desarrollar y teniendo en cuenta la magnitud de las actividades de consultoría.

Dependiendo de la necesidad a contratar, objeto y alcance contractual, la entidad requiere contar con un grupo de profesionales, técnicos, tecnológicos y en general con recurso humano que garanticen el cumplimiento de especificaciones y normas técnicas vigentes, actividades administrativas, legales, contables financieras, ambientales y presupuestales, establecidas en los pliegos de condiciones, velando porque éstos se realicen, de la manera que fueron planeados y se alcancen las metas previstas.

Conforme a lo anterior, para la ejecución de las actividades de consultoría, se requiere que el proponente cuente con el siguiente equipo de personal:

Plan de cargas de trabajo: La entidad ha establecido para la ejecución del contrato derivado del presente proceso de selección, un equipo humano mínimo requerido, con la formación académica, experiencia específica dedicación requerida, para dar cumplimiento tanto en plazo como en calidad el objeto contratado. Conforme a lo anterior, el plan de cargas de cada uno de los proyectos corresponde a:

Funciones y responsabilidades del equipo mínimo requerido: Como puede observarse el factor de evaluación con mayor puntuación dentro del Concurso de Méritos es precisamente la relacionada con el equipo profesional.

Factores de evaluación Con el propósito de realizar los estudios y análisis comparativos de las propuestas y teniendo en cuenta para ello los criterios de selección objetiva establecidos el artículo 5 de la ley 1150 de 2007, Decreto 1082 de 2015 y demás normas concordantes y complementarias, se han adoptado los siguientes criterios para la ponderación de las propuestas:

(…) Experiencia específica adicional puntuable del equipo profesional evaluable. Máximo 590 puntos. Para la valoración de la experiencia específica adicional del equipo profesional evaluable se tomarán como referencia la formación académica adicional a la habilitante, así como los contratos aportados como evaluables y se asignará la puntuación con base a lo establecido para cada caso.

El proceso de selección objetiva del Concurso de Méritos cuando es adjudicado es gracias entre otros aspectos a los siguientes aspectos: Personal mínimo requerido para la ejecución del contrato, plan de cargas de trabajo, experiencia específica adicional puntuable del equipo profesional evaluable, funciones y responsabilidades del equipo mínimo requerido.

Conforme a las anteriores consideraciones, es importante concluir las siguientes advertencias para el control y vigilancia:

1- El contrato de consultoría está definido en la Ley 80 de 1993 como aquel que tiene por objeto, entre otras actividades, la realización de estudios necesarios para la ejecución de proyectos de inversión, la asesoría y la dirección, y se caracteriza, en palabras del Consejo de Estado, porque “sus obligaciones tienen un carácter marcadamente intelectual, como condición para el desarrollo de las actividades que le son propias”.

2- “El pliego de condiciones está definido como el reglamento que disciplina el procedimiento licitatorio de selección del contratista y delimita el contenido y alcance del contrato. Es un documento que establece una preceptiva jurídica de obligatorio cumplimiento para la administración y el contratista, no sólo en la etapa precontractual sino también en la de ejecución y en la fase final del contrato. Si el proceso licitatorio resulta fundamental para la efectividad del principio de transparencia y del deber de selección objetiva del contratista, el pliego determina, desde el comienzo, las condiciones claras, expresas y concretas que revelan las especificaciones jurídicas, técnicas y económicas, a que se someterá el correspondiente contrato. Los pliegos de condiciones forman parte esencial del contrato; son la fuente de derechos y obligaciones de las partes y elemento fundamental para su interpretación e integración, pues contienen la voluntad de la administración a la que se someten los proponentes durante la licitación y el oferente favorecido durante el mismo lapso y, más allá, durante la vida del contrato. En cuanto a la elaboración del pliego, la Sala ha precisado que la entidad licitante tiene a cuenta suya la carga de claridad y precisión dispuesta, entre otras normas legales, en el artículo 24, numeral 5, literales b, c y e de la Ley 80 de 1993, ya referido, que garantiza la selección transparente y objetiva del contratista”. Nota de Relatoría Consejo de Estado”: Se cita la sentencia 12344 del 3 de mayo de 1999.

3- Consejo de Estado Sección III E-10779 de 2004 «(…) la regla general es que adjudicatario y entidad se sometan a lo dispuesto en el pliego de condiciones, incluso respecto del contenido del contrato que han de celebrar, porque el mismo rige no sólo el procedimiento de selección del contratista, sino también los elementos del contrato que ha de celebrarse. Sin embargo, es posible que, con posterioridad a la adjudicación del contrato, se presenten situaciones sobrevinientes, que hagan necesaria la modificación de las cláusulas del contrato, definidas en el pliego. En estos eventos las partes podrían modificar el contenido del contrato, predeterminado en el pliego, siempre que se pruebe la existencia del hecho o acto sobreviniente, que el mismo no sea imputable a las partes y que la modificación no resulte violatoria de los principios que rigen la licitación, ni los derechos generados en favor de la entidad y el adjudicatario. (…)»

*Abogado especialista en derecho administrativo y contratación estatal. 

Twitter: @CamiloRincon_10

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Sostenibilidad empresarial

Ser sostenible implica, promover relaciones sociales trasparentes y proteger los recursos que han tardado siglos en formarse, una empresa sostenible crea valor económico, ambiental y social, contribuyendo y participando en el crecimiento del bienestar y el progreso de generaciones presentes y futuras al conservar, proteger y preservar la naturaleza y la biodiversidad.

PUBLICADO

en

Por

Por: Martin Camilo Carvajal Cámaro/ Una empresa sostenible genera valores económicos, sociales y medioambientales a corto y largo plazo, contribuyendo en el crecimiento del bienestar y el progreso de las generaciones presentes y futuras, haciendo de su gestión, una acción responsable con los recursos al establecer parámetros de medición respecto a cómo se utilizan sus recursos financieros, humanos y operacionales y cómo se tratan sus recursos tangibles; insumos, materiales y residuos.

La sostenibilidad empresarial permite gestionar recursos y hacerlos más eficientes  para la empresa, sociedad y el ambiente, de esta forma al evaluar y controlar el consumo responsable de insumos como energía eléctrica, agua, gas y papel entre otros, manejar responsablemente sus residuos, generar buenas prácticas ambientales y establecer un contacto permanente con la comunidades, se logra reducir costos y aumentar ingresos, fomentando con este ejercicio el crecimiento económico y la competitividad.

Invertir en tecnologías, implementar prácticas comerciales respetuosas con el ambiente, economizar recursos energéticos, aprovechar los recursos cercanos, implementar principios de economía circular, cumplir con la legislación y evaluar los impactos sociales de la producción y la actividad empresarial debe ser un compromiso serio e inaplazable de los empresarios, con la participación activa de todos sus colaboradores y el apoyo, acompañamiento y seguimiento del Estado.

Las empresas que invierten en tecnologías y prácticas comerciales amigables y respetuosas del ambiente tienen mayores posibilidades de garantizar su permanencia en el mercado y mejorar su posicionamiento.

Ser sostenible implica, promover relaciones sociales trasparentes y proteger los recursos que han tardado siglos en formarse, una empresa sostenible crea valor económico, ambiental y social, contribuyendo y participando en el crecimiento del bienestar y el progreso de generaciones presentes y futuras al conservar, proteger y preservar la naturaleza y la biodiversidad. Las evidentes consecuencias del cambio climático y de la actividad humana en el planeta tierra, necesariamente nos conducen a la toma de medidas que permitan vivir en un entorno lo más saludable posible.

Todo negocio debe tener en cuenta los límites ambientales, pues contaminar y deforestar sin responsabilizarse ya no es un modo válido para crecer, aunque en el ámbito empresarial se consideraban las exigencias de responsabilidad ambiental como gastos, hoy día los empresarios reconocen que con una gestión ambiental responsable en una organización se pueden derivar impactos financieros positivos y crear oportunidades para la organización, las que no se adapten a los constantes cambios que exige el mercado actual para ser competitivo corren el riesgo de desaparecer.

La visión del desarrollo sostenible en las empresas debe ir más allá del cumplimiento  de las regulaciones ambientales y de la implementación de conceptos de producción más limpia, en este sentido, el Estado Colombiano bajo el liderazgo del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y las Corporaciones Autónomas Regionales vienen de manera acertada promocionando y ejecutando en todo el país el Plan Nacional de Negocios Verdes, el cual como ellos lo definen, “contempla actividades económicas en las que se ofertan bienes o servicios, que generan impactos ambientales positivos y además incorporan buenas prácticas ambientales, sociales y económicas con enfoque de ciclo de vida, contribuyendo a la conservación del ambiente como capital natural que soporta el desarrollo del territorio.”

Los Negocios Verdes permiten visibilizar las empresas, abrir mercados nacionales e internacionales, promover patrones de producción y consumo sostenibles, facilitar la toma de decisiones a los consumidores y fomentar una cultura alineada con principios ambientales, sociales y éticos.

*Abogado, Especialista en Gerencia Pública.

Twitter: @martincarvaja65

Facebook: Martin Camilo Carvajal Camaro

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Destacados

Corrillos hace parte de un grupo de medios independientes, especializado en temas públicos, políticos y electorales, que produce información imparcial, veraz y de análisis Corrillos web, Revista Corrillos y Corrillos TV, emiten desde Bucaramanga, Colombia. Teléfono: 320 579 0081 Contáctanos: admin@corrillos.com.co
© Copyright 2021 - Sitio web desarrollado con ♥ por: Jose Luis Perales.