Síguenos en...

Yo Opino

Un clavo no retira otro clavo

Por: Claudia Acevedo/ Reflexionemos después de terminar una relación estamos dolidos, tristes y decepcionados de nosotros mismos, de la ex pareja, de nuestras decisiones y si llegan nuevas personas a intentar conquistarnos y se nos pasa por la mente iniciar una nueva relación por alivianar el dolor que sentimos, pues estamos en un error porque un clavo nunca quitará otro clavo.

Empezar una relación estando dolidos o heridos no es bueno porque no podríamos dar cariño, amor, confianza, sinceridad a esa nueva persona que llego a nuestra vida, lo mejor es ser sincero desde un principio y dejar todo claro.

La expresión de que “un clavo quita otro clavo” aparece por primera vez en el libro de Marco Tulio Cicerón Disputaciones Tusculanas, sobre el año 44 a.C. Este texto iba dirigido a Marco Bruto y, al hablar del mal de amores escribe lo siguiente:“Novo amore, veteram amorem, tamquam clavo clavum, eficiendum putant” (‘el nuevo amor saca al viejo amor, como un clavo a otro”).

Esta expresión también tiene un origen de un proverbio grecolatino, que utilizaron filósofos tan notables como Aristóteles y Cicerón, en el sentido de “un nuevo amor saca al viejo amor, como un clavo a otro”. Utilizado para referirse a las penas de amor, aunque también puede aplicarse a una situación conflictiva, en que la aparición de un nuevo problema hace olvidarse del primero.

Lucy Brown es neurocientífica de la Universidad de Medicina Einstein y experta en las respuestas del cerebro en el amor. Explica que, por término medio, superar una ruptura emocional puede costarnos entre 6 meses y dos años. Hay muchas diferencias individuales. Sin embargo, según diversos estudios, son los hombres los que tardan más en recuperarse. Las mujeres, por su parte, sufren un impacto emocional más fuerte, pero superan antes las rupturas.

El final de una relación se experimenta como un acto traumático porque nuestro cerebro está programado para conectarnos con otras personas. Así, cuando construimos ese tendón psíquico basado en el afecto y el amor, pocas cosas pueden ser tan gratificantes.

Iniciar una nueva relación al poco tiempo de haber terminado una de forma compleja y dolorosa no significa que no pueda aliviarnos, distraernos, hacernos reír y disfrutar. Ahora bien, no hacer el duelo de forma adecuada puede generar que nos “lancemos” al vacío, y que lo hagamos con todos nuestros sentidos al máximo.

Tenemos hambre de amor, de ser consolados, buscamos la intensidad y no esa calma que seguramente nos haría recordar a quien ya no nos quiere. Esto que quizás para nosotros en el momento este bien puede provocar efectos colateralescomo que la otra persona por ejemplo se enamore cuando nosotros solo buscamos alguien que nos de cariño y afecto, “un anestésico” emocional.

Hay un tiempo para llorar y un tiempo para volver a amar, pero no para amar a otros, sino para querernos de nuevo a nosotros mismos. Porque la mente que carga resentimientos y sueños rotos alimenta la baja autoestima en el corazón. Nadie, absolutamente nadie, puede volver a ser feliz con este tipo de equipaje. Por lo tanto, la idea de sacar un clavo con otro clavo, es cuanto menos desafortunada, ya que evidenciará que somos dependientes de otras personas para ser felices

Apóyate en aquellos que te rodean, abre tu círculo social, date la oportunidad de conocer gente nueva. Pero, ¡cuidado! Existe la creencia errónea de que es posible sustituir a esa persona por otra de manera inmediata, lo que llamamos popularmente un clavo saca otro clavo.

Al finalizar una relación tenemos una herida que debemos curar. Eso se consigue con tiempo y sobre todo cuidados. De nada sirve intentar quitar un clavo para poner otro sin antes habernos curado. Con eso lo único que podemos conseguir es mantener relaciones tóxicas, fomentar nuestra dependencia emocional, evitar estar solos y tener una autoestima por los suelos. La verdad es que no hay respuesta definitiva sobre cómo se debe afrontar una ruptura salvo lo que ya sabemos todos, rodearnos de nuestros seres queridos, potenciar nuestras relaciones sociales, aprender a manejar la soledad y cuidado con el alcohol y las defensas bajas.

¿Es posible que un clavo saque a otro clavo? “De hecho, es un mecanismo frecuente en personas que evitan conectarse con sentimientos de dolor, soledad o de fracaso. Esto aumenta más aún en nuestra cultura, donde la idea del consumo se asocia a bienestar y felicidad. Estas relaciones pueden servir de alivio momentáneo, por la euforia y excitación que implica establecer un vínculo nuevo. Sin embargo, no deja de ser una estrategia de evitación y escape, como lo puede ser recurrir al consumo de alcohol o drogas para curar las penas o para el olvido”.

Iniciar una nueva relación afectiva como quien busca un analgésico para el dolor ante esa ruptura reciente no es lo más acertado.

Y para recordar …El mejor estado de la vida no es estar enamorados, es estar tranquilos

Las relaciones de pareja son ilusionantes, fuentes de buenos momentos y recuerdos, pero si terminan pueden llegar a hundirnos emocionalmente. No podemos controlar la aparición de esa sensación de vacío, frustración y tristeza que nos invade cuando termina una relaciónen la que querríamos seguir viviendo, pero sí podemos aprender a gestionar de un modo eficaz cómo adaptarnos a este cambio. Muchas personas consiguen superar este duro golpe, pero otras se niegan a aceptar su nueva situación y tratan de enmascarar la realidad.

Cambiar de pareja, de golpe, implica no detenerse a ponderar lo que está pasando interiormente. En tanto, el 90% de las “relaciones rebote” (rebound relationships, en inglés), se terminan al cabo de tres meses, según estudios recientes.

Las relaciones rebote, que se producen después de haber pasado por una ruptura amorosa de la que aún no nos hemos recuperado, son justamente aquellas en las que lo que mantiene unida la pareja es la manipulación y el miedo por afrontar esa sensación de vacío y que, a la vez, se ven alimentadas por nuestra incapacidad de reconocer lo que realmente sentimos. Estas relaciones son una de las estrategias utilizadas para conseguirlo.

Iniciar una de esas relaciones rebote es una manera de engañarnos a nosotros mismos obligándonos a actuar y sentir de un modo parecido a como lo hacíamos con esa persona a la que echamos de menos. Lo malo no es solo que manipulemos a alguien para conseguirlo; además, normalmente no somos plenamente conscientes de que lo hacemos.

Las relaciones rebote son altamente injustas, dado que en ellas hay alguien que está desperdiciando su tiempo, su esfuerzo y sus ilusiones en un proyecto que no tiene futuro porque es el remiendo a una carencia afectiva. Pero significa, además, que en la persona que ha iniciado una de estas relaciones rebote hay un problema psicológico no resuelto: la dependencia emocional.

Llamamos dependencia afectiva a un modo de relacionarnos que está muy interiorizado en ciertas personas y que nos pone en una situación de vulnerabilidad sin que nos demos cuenta. Tiene dos facetas: una cognitiva, otra emocional y otra conductual.

Cognitivamente, hace que transformemos nuestro autoconcepto (es decir, la idea que tenemos de nosotros mismos) en algo compuesto por dos personas, de modo que no concebimos nuestra vida sin la persona amada. Emocionalmente, hace que a lo largo del día cualquier cosa nos haga recordar emociones ligadas a la pareja, con lo cual es muy fácil pensar obsesivamente en ella. Conductualmente, hace que emprendamos las acciones necesarias para evitar el malestar que produce la ausencia de esa persona. En estas situaciones de añoranza la metáfora del amor concebido como droga queda más clara.

Las relaciones rebote son consecuencia de estos tres efectos. Por un lado, todo lo que nos ocurre nos hace centrar la atención en el malestar que produce no seguir estando en la relación de pareja que añoramos. Por otro, llegamos al extremo de dar falsas esperanzas a otra persona para aliviar ese malestar, y por el otro, en los momentos en los que podamos pensar que estamos manipulando a alguien, el autoconcepto nos lleva a pensar que aunque fuese cierto que salimos con dos personas a la vez (una real y otra imaginada) eso no es malo en sí.

Las llamadas relaciones rebote sólo pueden ser detectadas por quien esta intentando suplir la ausencia de su expareja incorporando un nuevo amor a su vida. Dentro de esta nueva pareja puede dar situaciones relacionadas a infidelidad. Para identificar si usted está creando o iniciando una de esas relaciones rebote, hágase las siguientes preguntas:

¿Has salido hace poco de una ruptura amorosa y hace poco ha decidió iniciar una nueva relación? En cuanto más reciente sea la ruptura de una relación e inicies otra lo más probable será que se trate de una relación rebote. Sin embargo, este hecho por sí solo no es un indicio.

¿Intenta buscar en esa persona a su ex o que se parezca a él? Esperar que la persona sea igual o parecido a nuestra ex pareja en el contexto de romance, detalles, llamadas, salidas, situaciones que van orientadas a que la persona se asemeje más a la expareja física o mentalmente, la alarma de probable relación rebote debería empezar a sonar.

¿Piensa de manera frecuente en tu ex en el marco de la relación? Al compartir con la otra persona es recurrente que evoque recuerdos de su ex pareja la cual echa de menos, es probable que revivir estos momentos felices sea lo que busca en esta nueva relación.

Conclusión: Primero conócete, amate, aprende a reconocer que es lo que quieres en tu vida, cuáles son tus metas, tus anhelos, que esperas de una relación, y cuando ya te sientas listo para iniciar una nueva relación eso sí que las heridas del corazón hayan sanado, puedes darte esa nueva oportunidad de querer y recibir amor.

*Psicóloga y Co-fundadora de la LICMA Liga del Conocimiento y Salud Mental.

Facebook: LICMA Liga del Conocimiento y Salud Mental

Instagram: @ligalicma – @ca_psicologa

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO
Comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yo Opino

Los jóvenes, un futuro entregado a la parca

Duele porque son nuestros jóvenes (principalmente pobres) precisamente, quienes en la historia del conflicto armado han pagado desde todas las orillas (guerrillas, militares y paramilitares) el costo en sangre de haber nacido en un país al que pareciera, importarle un comino su futuro.

Por: Cirly Uribe Ochoa/ Confieso que pensé mucho antes de escribir esta columna, porque como dicen en Santander, “el palo no está para hacer cucharas”, pero pudo más mi conciencia, mi indignación y mi compromiso de aportar a la construcción de una sociedad justa, solidaria y en paz.

En estos días llegó a mis manos unas imágenes de otro soldado que se había suicidado en las instalaciones de una guarnición militar, en cualquier lugar de Colombia. Me produjeron un infinito dolor, pensaba en qué pudo propiciar en este chico que podría no pasar de los 20 años, una decisión tan dura, tan radical; en verdad, no lo sé, solo alcanzo a imaginar que ha de ser (pienso yo) una situación extrema de dolor, angustia o decepción que lo llevó a terminar con su existencia, sin pensar quizás, que existen mil maneras de solucionar los problemas o  suponer al menos, el dolor de su familia.

Esta realidad que pasa desapercibida, que no tiene grandes titulares en prensa, porque se considera solo cifras o como lo referencia esa frase cliché de políticos y militares “son casos aislados”, debería preocuparnos como sociedad, así ocurriese solo un caso, y a preguntarnos también ¿qué está pasando? ¿Quién o quiénes tienen responsabilidad en estas tragedias?

Duele porque son nuestros jóvenes (principalmente pobres) precisamente, quienes en la historia del conflicto armado han pagado desde todas las orillas (guerrillas, militares y paramilitares) el costo en sangre de haber nacido en un país al que pareciera, importarle un comino su futuro.

Cuántos de nuestros jóvenes de los sectores empobrecidos de este país (rurales y urbanos), pagan el servicio militar presionados por las condiciones de pobreza en que les ha tocado vivir; ilusionados en que una libreta militar les devuelva la esperanza de una oportunidad laboral, lo cual, la mar de las veces, se queda en solo eso, una ilusión. La mayoría de esos muchachos, llegan con el alma rota como consecuencia de las múltiples violencias que viven en su propio entorno, tanto familiar como social, además de la incertidumbre y la angustia que produce un futuro incierto…no merecen que encuentren allí, en vez de una oportunidad de vida,  la muerte.

En un debate realizado en el Congreso en el año 2019, el senador Gustavo Petro denunciaba que “entre el  2000 y el 2016 se habrían suicidado 1155 miembros de la institución”. Igualmente,  en octubre de ese mismo año, las Fuerzas Armadas reconocían que entre enero y febrero 46 militares se habían quitado la vida.

A este panorama hay que agregarle, la participación de miembros de las Fuerzas Armadas en los 6402 casos de ejecuciones extrajudiciales en contra de civiles inermes (en su mayoría jóvenes pobres), presentados como bajas en combate para ganar prebendas o cumplir con las metas de “litros de sangre” ordenadas desde altas esferas.

Soy por definición una objetora de conciencia, considero que nadie debe enlistarse para matar a otro ser humano, menos obligado por la pobreza, el desempleo y la falta de oportunidades. En cambio, estoy de acuerdo que todos esos adultos mayores que para defender sus intereses económicos promueven las guerras, sean ellos quienes se enlisten, al final, son sus intereses, pues hasta el día de hoy, toda guerra es como dijo Erich Hartmann  “un lugar donde jóvenes que no se conocen y no se odian, se matan entre sí, por la decisión de viejos que se conocen y se odian pero no se matan”.

Por eso las mujeres seguimos repitiendo que no parimos hijos e hijas para la guerra, para ninguna guerra, porque en cada una de ellas, el Estado y la sociedad que deberían proveerles una vida digna, con oportunidades para que, a partir de sus talentos pudiesen construir sus proyectos de vida acorde a sus sueños y engrandecer con ellos el país que les vio nacer, les dan a cambio una tumba.

Pero, mientras los ciudadanos y ciudadanas quienes, según la Constitución política, tenemos el poder soberano, sigamos acolitando con nuestro silencio (por miedo, complacencia o indiferencia) “exhaustivas investigaciones” de los organismos estatales, que no pasan de ser anuncios vacíos para desviar la atención y acallar las voces que exigen cambios estructurales, continuaremos entregándole a la muerte, nuestro relevo generacional y por ende, nuestro futuro como sociedad.

*Ciudadana, Magister en Historia y docente.

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

No se quede callado, ¡denuncie!

Correos que llegan de destinatarios que no conocemos diciéndonos que somos beneficiarios de altas y considerables sumas de dinero, correos que se convirtieron consuetudinariamente para que las víctimas entreguen sus direcciones de correo y a las que se les pide que compartan la información de los bonos, premios y cientos de beneficios a los que se pueden acceder sin ningún esfuerzo.

Por: Carmen Elisa Balaguera Reyes/ Una frase que escuchamos todos los días en un canal nacional de televisión y que sirve hoy para reflexionar en un tema tan escalofriante como son las estafas que se volvieron hoy tan de moda y lo que dice muy serenamente en una frase: “Ganarás el pan con el sudor de tu frente”, cuán lejos está este lema en todo lo que estamos viviendo en nuestra sociedad.

La pérdida de principios y valores ha sido el detonante para que estas generaciones estén siendo espectadores de lo que no se debe hacer ni permitir pues el nivel alcanzado por la corrupción está llegando a su máxima expresión.

¿Qué nos quedará más grave que la presencia del Covid-19 y sus cepas? Estamos en una época que no tiene símil, ya ni desde la comodidad de nuestros hogares no nos salvamos de las llamadas a los teléfonos fijos y celulares, a los correos electrónicos, y la cantidad de fraude que llega día a día.

Se escuchan testimonios de personas que han sido víctimas y otras señalando las circunstancias por las que podríamos pasar si no tomamos en serio esas advertencias.

Correos que llegan de destinatarios que no conocemos diciéndonos que somos beneficiarios de altas y considerables sumas de dinero, correos que se convirtieron consuetudinariamente para que las víctimas entreguen sus direcciones de correo y a las que se les pide que compartan la información de los bonos, premios y cientos de beneficios a los que se pueden acceder sin ningún esfuerzo.

Cadenas que invitan a renviar a sus contactos y a la vez que cualquier respuesta ingresada será válida, luego de responder a diferentes preguntas, las páginas indican que se debe reenviar para que puedan pasar a la siguiente etapa quienes logren compartir el contenido; así, los cibercriminales juegan con la ansiedad de las personas que no advierten que están ante una estafa.

A muchas personas ya sea por correo, por teléfono o en algunos casos a través de mensajeros también las presionan para que presten sus negocios para actividades ilícitas, pero para algunos casos a la víctima le llama la atención las propuestas y les gana la ambición y en otros casos el miedo los apodera, entran en pánico y no hacen la respectiva denuncia, sino que se allanan a los pedidos de los delincuentes.

En una reunión de amigos un industrial comentó que a raíz de las noticias que nos dejaron asombrados a todos el pasado sábado en relación a la caída de una banda de delincuentes; relataba una circunstancia por la que tuvo que pasar un comerciante que fue víctima de llamadas desde la cárcel, y él no quiso seguir colocándole atención a las mismas, pero le siguieron insistiendo que tenía que convertirse en colaborador de sus causas, a lo que él tuvo que salir de la ciudad para proteger su vida y la de su familia.

Otra modalidad se está evidenciando en las redes sociales, hace unos días aparecían unos avisos con unas letras muy características, mala ortografía y la foto de personas, indicando que eran delincuentes, violadores de niños, secuestradores, homicidas, entre muchos otros delitos. Me llamo la atención, pero no indague mucho al respecto.

Pero sorpresa aún mayor unos días después me lleve, cuando uno de los jóvenes empleados por el contratista de una obra me dice que por favor le colabore, que está en una encrucijada muy difícil, que le van a colocar una publicidad, un cartel donde se dice que es una persona que viola, roba y hasta mata a sus víctimas. Sé de las calidades del muchacho y entre a la página que le escribía constaté efectivamente que era una amenaza la cual yo misma había visto esa publicidad con la fotografía de un hombre joven y le dije que fuera a denunciar, que esa amenaza era porque no les había enviado la suma de dinero que le exigían.

Le dije que me contara como había entablado eso y comenta que empezó a chatear con una supuesta mujer, quién tenía una sugestiva fotografía en el perfil de su WhatsApp y oh sorpresa, al no querer enviar un dinero, tomaron su fotografía que tiene en Facebook y le colocaron un aviso que daba miedo.

No se está salvando nadie, ¿quién controla los celulares en las cárceles?, de donde proviene tanta suciedad, ¿dónde quedó el respeto al ser humano? ¡Dónde los principios y valores? La delincuencia está ganando terreno y hoy estamos en una sin salida, sólo el restablecimiento de los valores en familia es lo que devolvería que se estructura una nueva sociedad donde prime lo fundamental, que toca sudar, trabajar, esforzarse para obtener el sustento diario y no conseguirlo de manera fácil a través de delinquir y de estar amenazando la gente de bien.

*Socióloga.

Correo: celisabreyes2008@hotmail.com

Twitter: @celisabalaguera

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Minimalismo y sostenibilidad

Vivir con lo que es exclusivamente necesario no es limitarse en tener objetos o tener una vida de ermitaño, significa no comprar por comprar. Hacer parte del consumo nos hace responsables de los desechos o basura que se generan de las cosas que adquirimos.

Por: Carlos A. Gómez/ Imagino que han oído hablar sobre el concepto de ‘menos es más’. Este término ha tomado cada vez más fuerza desde que se habló de él a finales de la década de los sesenta en los Estados Unidos. El concepto como tal invita a usar lo que realmente se necesita. En sus casas deben existir muchos artículos que ya no usan, que llevan meses o incluso años guardados y que solo se acuerdan de tenerlos cuando hace aseo profundo o se están mudando. Muy a pesar de que usted lo ha tenido por meses guardado sin usarlo, lo pone en la caja para llevárselo a su nuevo lugar de vivienda, o si está ordenando, lo limpia y nuevamente lo guarda otro tiempo más.

Tenemos la costumbre de generar sentimientos por objetos que en la mayoría de los casos no representan ninguna utilidad, pero sí generan un espacio. Con el pasar del tiempo, esos objetos que usted guarda han perdido ya su valor comercial, pero ¿por qué no se deshace de ellos? ¿Por qué simplemente no los bota o le da un uso? Eso ocurre por el sentimiento que usted le ha dado a un objeto, esos sentimientos están almacenados en un lugar de su mente que no le permiten tener el impulso de pasarlos a mejor vida.

El minimalismo invita a la gente a vivir con lo esencial, comprar solo lo que realmente necesita, darle una vida útil el mayor tiempo posible a algún artículo; se trata de usar y reutilizar con el fin de minimizar el impacto que tiene el consumo que usted genera. Según algunos estudios publicados por la BBC, en el mundo cada año se producen más de dos mil cien millones de toneladas de desechos. Cerca del 16 % es reciclado, el resto es llevado a los rellenos sanitarios. En promedio, un habitante de Colombia genera cerca de 17,2 toneladas de desechos en su vida. En países desarrollados la cifra por habitante es cercana a las 20 toneladas.

Vivir con lo que es exclusivamente necesario no es limitarse en tener objetos o tener una vida de ermitaño, significa no comprar por comprar. Hacer parte del consumo nos hace responsables de los desechos o basura que se generan de las cosas que adquirimos. ¿No les ha pasado que salieron a comprar zapatos y llegaron con pantalones, camisa y medias? Esto no estaba en sus planes, pero el vendedor o usó con mayor influencia sus técnicas de ventas o usted fue débil y no respetó el presupuesto que tenía destinado.

La sostenibilidad tiene un concepto puro definido en usar los recursos actuales para satisfacer nuestras necesidades sin afectar los recursos para las generaciones futuras. Este concepto se usó en 1987 por la ONU en el informe llamado «Nuestro Futuro Compartido».  Sin embargo, el objetivo mundial es sacar a los países de la pobreza, para que todos puedan tener una vida de «primer mundo», es decir, entre más rico sea su país, más oportunidades tendrán sus habitantes para mejorar su calidad de vida. Parece que la calidad de vida está sujeta a un estilo de vida que debe estar rodeado de comodidad, esto es, que usted tenga el acceso a adquirir todos los bienes posibles.

Sin embargo, entre usted más ingresos tenga más será la capacidad de adquirir objetos para llenar espacios que serán más grandes. Entre más dinero usted tenga, satisfacerse será más difícil. No estoy queriendo decir que esté mal, estoy diciendo que usted podría generar más basura si no se detiene a pensar si realmente necesita lo que va a comprar.

El mismo sistema actual de consumo nos lleva a cambiar el celular cada año, porque el nuevo modelo tiene una cámara que lo hará ver mejor, o tomará una foto mejor a la luna, o podrá tomar una foto con mejor ángulo, etc. Con los carros, la ropa, los zapatos, los televisores, las computadoras, los relojes, pasa lo mismo: cada año somos parte de los planes de los diseñadores que pasan cientos de horas tratando de cambiar algo de lo que ya tenemos para que se vea distinto y con eso convencernos para que lo cambiemos. Al final, el reloj da la misma hora y al celular entran y salen las mismas llamadas, ¡pero tenemos la mejor cámara! ¡Selfi!

Haga una ronda por su cuarto, mire su clóset, cuente cuántas prendas de vestir no usa hace meses. Pase por su cocina, mire si tener dos o tres batidores de chocolate le es útil, ¿no le parece que con tener uno es suficiente? ¿Cuántos juegos de vajilla usa? ¿Tiene una para navidad? Y otro juego para el uso corriente e imagino que tendrá otra para un evento especial.

Cada uno de los objetos que tenemos han sido transformados; entre el 60 % y el 70 % de los objetos que usted tiene en su casa están hechos de plástico y tienen algún compuesto. Piense en el origen del objeto y al tiempo piense en dónde va a terminar. Muchos componentes hechos de plástico tardan más de 100 años en biodegradarse. En la mayoría de la población no existe la cultura del reciclaje, por lo que es necesario ajustar los hábitos de compra compulsiva. Ahora que entramos en una recesión económica sería bueno ajustar y bajar la cantidad de productos que adquirimos y que no aprovecharemos en su gran mayoría.

El minimalismo es un estilo de vida que al aplicarlo nos traerá un sistema con el que nos acostumbraremos a usar lo que compramos y a no almacenar lo que adquirimos. Los invito a que pensemos dos veces antes de volver a comprar alguna cosa que realmente no necesitemos. Si ya tiene una, sáquele provecho y para esto la clave es que usted esté enterado de qué es lo que tiene en su casa. Posiblemente esté comprando algo que tiene guardado y lleva meses sin usarlo.

Pienso que el minimalismo y la sostenibilidad van de la mano. El primero le ayudará a generar un criterio de conciencia real sobre el consumo, y el segundo le impulsará a pensar en su bienestar actual y en el bienestar de los que vienen.

Soy un convencido de que este planeta aún tiene la capacidad para albergar a cientos de miles de seres vivos y brindarles todo lo que necesiten, pero eso no significa que nos aprovechemos de la abundancia de la tierra.

*Ingeniero Industrial – Magister en Responsabilidad Social y Sostenibilidad.

Twitter: @carlosgpar

Facebook: Carlos A. Gómez

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO
publicidad

Destacados

Corrillos hace parte de un grupo de medios independientes, especializado en temas públicos, políticos y electorales, que produce información imparcial, veraz y de análisis Corrillos web, Revista Corrillos y Corrillos TV, emiten desde Bucaramanga, Colombia. Teléfono: 320 579 0081 Contáctanos: admin@corrillos.com.co
© Copyright 2021 - Sitio web desarrollado con ♥ por: Jose Luis Perales.