Síguenos en...

Yo Opino

¿EEUU… ¿Una ‘República Banana’?

Por: Hernando Ardila González/ Decidí aplazar mi segunda entrega, el Fin de la Humanidad, para reflexionar sobre los hechos recientes en el país de la democracia “perfecta” del mundo, la democracia del Sueño Americano.

El apocalíptico 2020, no podía irse sin dejar un legado sangriento. Los hechos del 6 de enero de los aún nacientes año y década en tierra del Tío Sam, eran de no creer o pensar que era un espectáculo de terror de gran despliegue universal con sello de Hollywood, símbolo de la industria del entretenimiento que ofrece el séptimo arte, el cine que reemplaza cada vez más los libros de historia de los pueblos.

Por el Paseo de la Fama y con un titiritero tras de bambalinas, desfilaron cientos de insurrectos supremacistas, fachotrumpistas o radicales de extrema derecha, como a su gusto o susto quiera llamarles. Incluso se hicieron selfies y allanaron sin licencia las oficinas de los congresistas que en sesión de la fecha ratificarían a Mr. Biden como el 46º presidente de la Unión Americana, es decir solo 2 meses después de las elecciones es que USA sabe que tiene presidente formalmente declarado; es la democracia diosa que cuestiona las democracias demoníacas tercermundistas y que otrora fueran denominadas Repúblicas Bananeras, ya que Chiquita Brands International, empresa gringa dedicada a las frutas y en particular a las bananas o plátanos y no digo maduro porque pudiera quedar signado con el INRI del gobernante del vecindario, era la que quitaba gobernantes y colocaba dictadores.

Hubo de todo, una insurrección ultraderechista con pretensiones de genética aria, cinco muertos y una casi indiferencia policial de los efectivos destacados en palacio, no por inferioridad numérica, (hubieran podido pedir refuerzos), los insurgentes eran blancos y los blancos son los hijos “legítimos” de la tierra conquistada por ingleses mata Piel Rojas, colonizada también por irlandeses y potenciada económicamente por John Davison Rockefeller,Henry Ford, los capos entre otros y las posguerras.

Nadie dudaba de su poderío, el sueño de Hitler del imperio nazi por mil años, se trasladaba al imperio naciente que prometía quedarse como el policía del mundo y para lo cual con su máquina de guerra más feroz que los panzer, intervino cada pueblo que a su gana consideró una amenaza para su seguridad nacional, así estuvieran al otro lado del mundo, excusa que le sirvió para sentar sus imperiales tropas en puntos geoestratégicos, para promover sangrientos golpes de estado, para colocar gobiernos manipulables, para apropiarse de los recursos de los pueblos invadidos y para poner como en sus billetes, ahora en el cielo, el ojo que todo lo ve, es decir sus satélites espías y últimamente su internet invasor.

En 2016, no obstante perder el voto popular frente a su rival demócrata Hillary Clinton, quien se daba por segura ganadora para recorrer el aroma del salón oval y primera mujer presidente de USA, un sorpresivo empresario republicano la derrotó por el sistema de Colegios Electorales y se alzó con la investidura como 45º presidente de la unión.

Se acusó a Rusia de interferir en las elecciones para ayudar al pelirrojo que ya pronto demostró su talante supremacista, racista y xenofóbico que amenazó con muros y con poner en peligro la paz mundial y el medio ambiente.

Cuatro años de incertidumbre y cada año que pasaba más peligroso se tornaba, interviniendo o amenazando hacerlo donde quiera que veía recursos energéticos y/o estratégicos, ya Siria, ora Irán, Corea del Norte, Venezuela, Cuba y en un inerme pueblo en contra del cual y con la complicidad cínica de la OEA, rindió frutos su injerencia…Bolivia “paísito de indios” rico en gas, Litio y ante todo rico en soberanía y autonomía ancestral amenazadora, con un líder con inteligencia de estadista parido de la entraña de la Pacha Mama.

Entonces el mundo comenzó a fijarse en las aventuras expansionistas peligrosas y fracasadas, particularmente en Siria donde lanzó sus primeros y únicos misiles, Iraq donde mató al general iraní Qasem Soleimani y conciertos e intentonas de invasión contra el llamado régimen chavista.

El loco del peluquín naranja para tal fin, encontró el “gobernante” genuflexo e incondicional que hasta gracias le dio porque por virtud de su apoyo “se obtuvo la libertad de Polombia o Locombia”, (grave ignorancia de la historia y tartamudez), al que manipuló a su antojo, pero que le resultó un fiasco y el que aún con aires de “libertador”, sigue pregonando con el coro inmarcesible del grupo de Lima, que las horas están contadas porque el cerco diplomático daría fin a la dictadura… ¡que en ultimas oculta la suya y la del demencial fascista del norte!

Tanto era su compromiso que hasta puso a su embajador en la santa sede de la democracia, a hacerle campaña al monito gringo, con ecos estridentes de  cuidado con el castrochavismo, vociferados allá y desde el patio trasero con congresistas de “extremo centro”, (careta de la derecha fascista criolla), en favor del que sí en realidad olía a azufre, sumado además con el bochornoso y absurdo pedimento  de un “periodista” con la boca llena de billetes, que pedía a Biden que por caballerosidad se retirara de la contienda en favor del pueblo estadinense, todo en sumatoria como el más estúpido episodio de la diplomacia Colombiana, que no solo será motivo de investigación allá, porque acá reina el silencio oficial y la complicidad, sino que también nos ha puesto en ridículo ante el mundo como cuando aquel triste día de los siete enanitos en la Unesco.

¿Vale la pena preguntarse: qué suerte hubieran corrido los supraversivos, si hubieran sido subversivos negros o latinos, ¿o que el hecho hubiera ocurrido en Colombia?

En fin, el coloso del norte ya parece resignar su trono en el mundo y decide lo que por años propició…volverse también una Banana Republic.

*Abogado Penalista, postulado a Maestría en Derecho Constitucional. Presidente Colegio Nacional de Abogados de Colombia Conalbos Santander y Vicepresidente Nacional.

Twitter: @HernandoArdila6

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO
Comentar

Dejar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Yo Opino

La tormenta perfecta

Por: Ruby Stella Morales Sierra/ El astrólogo humanista español José Millán, utilizó este título desde diciembre pasado para dar lectura a su sermón de relaciones y conjunciones planetarias de Júpiter, Saturno, Plutón, Neptuno… Eclipses y lunas llenas, que han acompañado al mundo en la tormenta perfecta de los acontecimientos como la pandemia, el derrumbe de la economía mundial y los cambios geopolíticos que avanzan en salmuera entre el bloque del antiguo pensamiento y abuso de poder y el otro sector de quienes creen en las transformaciones construidas desde lo mejor de lo humano.

Relaciones económicas depredadoras y desiguales, corrupción y enquistamiento de poderes obsoletos, explotación irracional de los recursos naturales y los demás seres vivos, incluida la explotación humana, son apenas factores que nos llevaron como sociedad al caos tormentoso en que estamos inmersos y que sí o sí, estamos abocados a cambiar.

La buena noticia es que hay que recordar que las tormentas también limpian lo sucio, quiebra los árboles débiles, arrastra los abrojos y espinas y hasta puede cambiar el rumbo y lavar las aguas putrefactas para forzosamente dar inicio a un nuevo amanecer esperanzador. Después de la tormenta llega la calma. Esta tormenta también puede dar origen a una atmósfera propicia para el surgimiento y cambios de una nueva conciencia global de responsabilidad compartida.

Según la astrología, desde el pasado 21 de diciembre entramos en una época que impulsaría los hechos que estremecen la geopolítica mundial, al parecer para dar cabida a un largo y frenético periodo revolucionario que transita hacia un sistema de poder horizontal más humanista. El impulso y energía positiva que erradica el mesianismo, la economía del lucro y acumulación, las dictaduras y la depredación de la naturaleza y de las fuerzas humanas.

Creamos o no en la astrología predictiva y de relaciones históricas, lo que parece evidente es que se cumplen ciclos de eras del tiempo y que en el paso de la humanidad por este planeta tierra, los hechos pareciera que se repiten por milenios, centurias, siglos y años.

Acontecer que ha llevado a que el estudio de los astros y su influencia en la vida humana, se haya retomado por muchos interesados en encontrar evidencias que se contrastan más allá de hechos del pasado comprobados científicamente por la geología, paleontología y arqueología como los cambios climáticos, la extinción de especies y hasta el hundimiento y surgimiento de islas y continentes.

Cambios que han marcado a la humanidad en su intento por vivir con humanidad, con sus errores y crueldades como el surgimiento y derrumbe de imperios, la esclavitud por la liberación, la superstición y el tabú por conocimiento y cultura, la crueldad y el odio por la conciencia y el amor; la avaricia por la solidaridad y la compasión; la tiranía por la democracia.

La cuestionada y llamativa astrología que relaciona las fuerzas del universo con la historia de la humanidad a partir de la intuición y sus leyes propias, se ha venido ganando un espacio en medio del maremágnum de informaciones y noticias virtuales. La causalidad imperativa.

Ciencia, deducción e intuición

La astrología tiene su hermana gemela acogida por la ciencia: la astronomía, que es el antiguo estudio del universo y sus planetas y sus relaciones de movimientos con respecto a la tierra. Estudio que le costó la vida, lapidada por una turba manipulada y supersticiosa, a una mujer poderosa en conocimientos matemáticos y astronómicos como Hypatia de Alejandría.

La astronomía también acaparó la atención de grandes hombres de ciencia de la antigüedad como Aristóteles, Pitágoras, Ptolomeo y muchos más, estudios que fueron retomados en la edad media con el temor de ser pasados por la hoguera del fanatismo católico y tuvieron que ir con pies de plomo como  Nicolás Copérnico y la teoría heliocentrista que casi le cuesta la vida al contrariar la ignorancia astronómica de los sabios de la Santa Madre iglesia antigua como un tal Belarmino, sabios oscuros que luego sí condenaron a Giordano Bruno como mártir de las ideas heliocentristas y fue asado por los santos jueces de la inquisición.

También estudiaron los astros Leonardo Da Vinci, Galileo Galilei, Kepler, René Descartes.

Dejaron su legado en la astronomía moderna Isaac Newton y las leyes de la dinámica (mecánica celeste), Halley y las órbitas de los cometas, Alexander Von Humbolt con su geografía moderna, León Foucault y la rotación de la tierra, entre otros.

En el siglo XX la astronomía fue estudiada por Albert Einstein con la relatividad y la teoría de la luz, Max Planck y la teoría cuántica, entre muchos más.

Quién puede olvidar la fantástica serie Cosmos de Carl Sagan con la divulgación científica que nos recordaba siempre que estamos formados por el mismo polvo de las estrellas del universo…

Los rayos de la tormenta

Entre la constelación de hechos que sacuden al mundo, son varias las situaciones puntuales que han atrapado nuestra atención en estos días: Primero, la posesión del nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, en medio de amenazas terroristas internas; y segundo sostenido, el padecimiento de la más feroz pandemia que afronta la humanidad, con su tenaza mortal y el surgimiento de las nuevas cepas de transmisión feroz detectadas en Brasil.

Como positivo a nivel global, el inicio y continuidad de la vacunación en países desarrollados que acaparan el 80 por ciento de las vacunas adquiridas a los laboratorios particulares, ya sea del bloque capitalista o del mal llamado bloque comunista-capitalista.

Laboratorios de vacunas que exigen cláusulas restrictivas y confidencialidad inmoral por razones económicas, que por cuenta de la invención de la vacuna pasaron a convertirse de forma evidente en una nueva especie de amos del mundo.

En Colombia no paramos de gritar en silencio el desconcierto por la oscuridad que rodea la adquisición de las vacunas por parte del gobierno nacional y un llamado a concientizarnos de que los países que pagaron primero a los laboratorios son los que ya están vacunando a sus habitantes.

*Periodista

Correo: rubymoralessierra@gmail.com

Facebook.com/rubby.morales/

Twitter: @RubySMoraleS

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Hablemos de política social

Por: Juan David Escobar Cubides/ La política social tiene dos acepciones: La primera, desde el ámbito académico, que nos sugiere que esta es una disciplina de la ciencia política. La segunda, desde la perspectiva práctica, la cual sugiere que se trata de una intervención política.

Conjugando ambos conceptos, es factible colegir que la política social está dedicada a estudiar- desde una perspectiva teórica- e intervenir públicamente, a nivel estatal- desde una perspectiva práctica- en los efectos materiales e inmateriales del desarrollo inequitativo de las sociedades actuales, las cuales son industrializadas y urbanizadas.

Luego, para ahondar en el objetivo concreto de esta columna, debemos precisar que, la política social como ciencia normativa y como actividad política- siendo aquella su doble dimensión- presenta una misión fundamental, consistente en atender los tres principales fines de la acción social contemporánea. Estos tres fines son: la justicia material, el bienestar social- formal y el orden social- normativo.

Estos fines legítimos se concretan como principios positivizados de la norma de normas, es decir, en la constitucionalización y en la protección de los derechos sociales consagrados en la Constitución Política. Aquellos derechos sociales, gozan de basta protección legal, empero, la mayoría de ellos carecen de eficacia, o, en otros términos, adolecen una regulación utópica excesivamente incontrolable que reclama un constante desarrollo por parte de las autoridades administrativas.

Es acá donde identificamos el problema global de la política social: infinidad de gobernantes han creído inequívocamente que el desarrollo y la garantía de los derechos sociales se satisface mediante la consagración de disposiciones normativas, descuidando el aspecto más importante para ello: La actuación razonable y ponderada destinada a generar las condiciones que faciliten el desarrollo de la empresa privada, la inversión extranjera y la apertura de pequeños, medianos y grandes emprendimientos nacionales e internacionales.

De nada vale contar con normativa legal, principios constitucionales o jurisprudencia para enmarcar tendiente a “garantizar” la expansión de la política social, si los gobernantes de turno no despliegan con eficiencia, eficacia y efectividad las acciones oportunas y pertinentes para alcanzar dicho cometido. En materia de política social resulta ineficaz la normatividad que regula la misma, principalmente cuando las decisiones de quienes ostentan el poder no van en consonancia con las realidades del territorio.

Ciertamente, lo que nos debe quedar claro es que expandir la política social implica vincular esta con el desarrollo de la empresa privada, la inversión extranjera y el incentivo de emprendimientos de todo tipo y en todos los niveles, tanto más, cuando son potenciales generadores de empleo formal.

El crecimiento económico va ligado- directamente- a la generación de empleo formal; y quienes mejor pueden generar este tipo de empleo son aquellos ciudadanos capaces de crear empresas vigorosas.

La fórmula es sencilla: Empresas vigorosas más generación de empleo formal es igual a crecimiento económico exponencial, tendiente a satisfacer los derechos sociales esenciales para los seres humanos. Aquel que cuenta con empleo de calidad podrá acceder con mayor certeza a derechos como salud, educación y vivienda de calidad. Esto es lo que denominamos expansión de la política social.

Es cierto que los subsidios solidarios para atender a los más vulnerables son indispensables a fin de garantizar amparo y protección general. Aunque, no es menos cierto que la generación efectiva de crecimiento económico se presenta en la medida en que sea factible consolidar un escenario propicio para el desarrollo de la empresa privada y la inversión extranjera. Aquella tendría que ser la tarea de cualquier gobierno contemporáneo dado que el tema no es de normas, decretos, principios o jurisprudencia, sino de promoción de acciones para consolidar a corto y mediano plazo expansión en la política social.

La inversión social también juega un papel trascendental, pero sabemos que aquella se queda corta si no es entrelazada con el apoyo a las iniciativas privadas que contribuyen al crecimiento económico de la nación. El tema no radica exclusivamente en que el gobierno invierta en garantía de derechos sociales, sino también en que luego de generar las condiciones propicias para crecer, los particulares (nacionales y extranjeros) puedan aportar al desarrollo y al bienestar del Estado mediante sus iniciativas privadas.

*Abogado y Conciliador en Derecho.

Twitter: @JuanDaEscobarC

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Yo Opino

Las secuelas del toque de queda

Por: Gustavo Herrera Acelas/ Hoy cuando el pico de la pandemia está en la cúspide más alta y los efectos han sido desastrosos para la humanidad, ya que nunca habíamos pensado que los seres humanos fuéramos tan frágiles, pero eso en cierta parte es bueno, porque cuando volamos el ego como globos de helio nos volvemos déspotas con el prójimo, siempre hay que buscar un lado bueno de lo malo, incluso a los toques de queda.

Sería útil pensar cómo esta crisis sanitaria pudo cambiar nuestras vidas y nuestro mundo más allá de estos meses de cuarentena. Y es que, pese a que el Covid-19 haya traído desgracias de todo tipo a diferentes países del mundo, entre los que se incluye Colombia, no se puede negar que también ha aportado algunas cosas que no pensábamos que fuéramos a volver a ver.

En lo ambiental la tierra se ha sanado temporalmente, virales se han hecho las imágenes de los canales de Venecia y Florencia cuya agua se ha vuelto prácticamente cristalina, hoy los delfines y las ballenas han vuelto a danzar en las orillas de las costas del caribe y pacífica debido a la falta de tráfico marítimo. Lo mismo caso ha sucedido en otras partes del mundo debido al mismo motivo y las emisiones de carbono han reducido en gran escala.

Aunque los toques de queda también han lesionado enormemente la economía, pero la solidaridad se despertó en la mayoría de los casos, son muchos los actos de bondad que se han podido ver a través de las redes. Generosidad que va desde la unión ciudadana y empresarial, así como todo tipo de material sanitario como tapabocas, alcohol prendas médicas, y entregarlo a los hospitales y centros de salud.

El estar tanto tiempo metidos en casa ha aportado también cosas positivas. Son muchas horas las que tenemos para pensar y para emplear en todo tipo de arte. Usuarios de las redes sociales han compartido detalles de sus nuevos pasatiempos, como cantar, leer, hornear, tejer y pintar. Han surgido nuevas canciones y conciertos virtuales, han nacido todo tipo de iniciativas virtuales, nuevas aplicaciones como la de Zoom, la gente ha sabido extraer el jugo de la situación para aportar cosas positivas. Un auge de la creatividad, millones de personas están aprovechando la oportunidad para ser creativas e innovadoras o programar y planear sus negocios personales virtuales.

Las personas adictas al alcohol o al consumo de sustancias sicoactivas no han vuelto a consumir o han reducido en gran parte esta adicción, lo mismo ha sucedido con los adictos al sexo desmedido con los prostíbulos y moteles cerrados, a los ludópatas que ya no encuentran casinos donde jugar, todo esto ha sido muy positivo, las parejas y familias que ya ni se hablaban han tenido un tiempo para dialogar y limar estas diferencias.

El trabajo desde casa. Los trabajadores, sobre todo en el sector de servicios, que hasta ahora han podido seguir trabajando, ha sido en gran parte gracias al teletrabajo. Aunque esta ya era una tendencia que estaba creciendo, nunca se había implementado de manera tan masiva como ahora. La epidemia puede cambiar nuestra visión sobre este tipo de arreglo laboral.

La educación digital, no es algo novedoso de por sí, pero que casi todas las universidades, incluyendo las mejores, se hayan tenido que mudar a este modelo en cuestión de semanas, es un cambio fundamental, que también nos hace cuestionar qué pasará cuando haya terminado la epidemia. ¿Los estudiantes querrán ir a clases, solamente por la función social que brinda la universidad? ¿Y si es así, se justifican los costos? ¿Querrán tomar clases online de otras universidades, incluso mejores?

Con el miedo al contagio, mucha gente prefiere ahora pagar con tarjeta de crédito o débito (idealmente sin contacto alguno). Esto es algo que siempre se había argumentado y está detrás de grandes cambios como los vistos en Norteamérica y Europa, pero verlo en países tan apegados al dinero físico como el nuestro es algo novedoso. Es difícil decir que esto es algo nuevo, pero cuando toda la economía se vuelve digital, todo contacto humano es ahora virtual, se pregunta uno cuánto de esto quedará. El sólo hecho que no hayan colapsado los servicios digitales hasta el momento es asombroso. Los pagos electrónicos, las teleconferencias y los domicilios para cada vez más productos, quizás lleguen para quedarse.

La importancia del contacto físico. Estos meses de falta de contacto, seguro nos harán pensar dos veces sobre la gran importancia de tener a alguien que podamos al menos abrazar. Cuando todo haya terminado, será una lección para recordar. Es importante saber, o al menos creer que todo esto terminará algún día y que cuando así sea podremos abrazar a nuestros seres queridos.

Solamente en una crisis sanitaria como la de ahora, se vuelve tan relevante tener un buen sistema de salud. Esta experiencia, que puede llegar a ser desastrosa, puede acelerar el tomar medidas de fondo para tener mejores sistemas y seguros de salud, por ejemplo, en Colombia tener una UCI era un privilegio, hoy el país después de todo esto quedará preparada para afrontar cualquier situación sanitaria.

La ciencia, la investigación, y los expertos, que habían sufrido en tiempos recientes, parecen recobrar valor en estos tiempos de crisis. Cuando estamos ante una amenaza como la actual, queremos tener lo mejor que la ciencia y la medicina pueden ofrecer para lidiarla. Ya los médicos y el personal de salud son héroes en muchos lugares, con justa razón.

Es realmente en tiempos como estos que vemos a los emperadores desnudos. Gobernantes y políticos menos preocupados por su ego o sus ideologías parroquiales. La crisis de liderazgo es más evidente, así como el éxito de algunos gobernantes, que saldrán fortalecidos por su manejo de la crisis.

Es difícil escribir cosas positivas durante una pandemia. Pero toda crisis representa una oportunidad. De cómo nos comportemos y reaccionemos en estos momentos puede depender no solamente nuestra supervivencia personal, sino también la construcción de la sociedad del mañana. Seremos menos individualistas y más conscientes del bien común. Quizás no podremos cambiar lo que pase afuera, pero al menos sí nuestra actitud frente a ello.

Este ensayo no es más que una invitación para hacer justamente esa reflexión.

*Dirigente comunal, artista y consultor de marketing

Móvil: 322 352 9320

Correo: gustavoherrera0211@gmail.com

(Esta es una columna de opinión personal y solo encierra el pensamiento del autor).

SEGUIR LEYENDO

Destacados

Corrillos hace parte de un grupo de medios independientes, especializado en temas públicos, políticos y electorales, que produce información imparcial, veraz y de análisis Corrillos web, Revista Corrillos y Corrillos TV, emiten desde Bucaramanga, Colombia. Teléfono: 320 579 0081 Contáctanos: admin@corrillos.com.co
© Copyright 2021 - Sitio web desarrollado con ♥ por: Jose Luis Perales.