Tribunal Administrativo ordena retirar gigantesca placa del Túnel de la Línea

0
No se pueden designar con el nombre de personas vivas a modo de homenaje los bienes públicos, sitios y obras que pertenezcan a la Nación, departamentos, distritos, municipios, entidades oficiales o semioficiales.

El Tribunal Administrativo del Atlántico le ordenó al Gobierno (representado en el Ministerio de Transporte) retirar en un plazo de 30 días la enorme placa instalada en la entrada del Túnel de La Línea, inaugurado el pasado 4 de septiembre.

En la decisión judicial se avalaron los argumentos presentadas por una ciudadana quien señaló que la instalación de esa placa con el nombre del presidente Iván Duque; la vicepresidenta Marta Lucía Ramírez; la ministra de Transporte, Ángela María Orozco; y otros funcionarios va en contravía del decreto 2758 de 1997.

En dicho decreto, cita la accionante, se señala que está prohibido poner placas recordando la participación de funcionarios en obras públicas a menos que esté avalado por el Congreso de la República, situación que en este caso no se presentó.

El inciso 2 de dicho decreto indica que “la colocación de placas o leyendas o la erección de monumentos destinados a recordar la participación de los funcionarios en ejercicio, en la construcción de las obras públicas, a menos que así lo disponga una ley”.

Igualmente recuerda que tampoco se pueden designar con el nombre de personas vivas a modo de homenaje los bienes públicos, sitios y obras que pertenezcan a la Nación, departamentos, distritos, municipios, entidades oficiales o semioficiales.

Tras estudiar la acción de cumplimiento presentada por la abogada Marla Gutiérrez Alfonso, el Tribunal Administrativo concluyó que en efecto dicha placa debe ser removida puesto que va en contravía de la ley.

Recordó que desde su inauguración le había hecho una petición formal a la Presidencia, Gobernación del Tolima y el Ministerio de Transporte para que se retirara la mencionada placa.

EL Instituto Nacional de Vías presentó un recurso de apelación ante el Consejo de Estado que tendrá la última palabra sobre la enorme placa.