Top 2/ ‘¡Llegamos!’: Ruiz Thorrens entre Los Más Leídos de Corrillos

0

Diego Ruiz Thorrens es filósofo, pero su labor es más social que teórica. Desde la práctica concibe los temas para sus columnas cargadas de auxilio. Luego de tres años, cada uno de sus artículos en Corrillos! supera la indiferencia, alcanzando un promedio superior a las 177.754 visitas.

¿Cómo carajos permitieron que Diego Ruiz Thorrens, estudiante de maestría en Derechos Humanos en la Esap, pasase tanto tiempo sin tener un espacio en medios para escribir, no solo por su calidad textual, sino porque sus textos son una bandera que hace rato gritaba a los cuatro vientos la necesidad de ser escuchada?

Ver: Ellos son los columnistas de Corrillos más leídos de 2020

No rima, pero embelesa. Es filósofo y hay quien dice que “la filosofía hoy es más importante que nunca: porque nos ofrece la posibilidad de comprender. Y, si comprendemos las cosas, tal vez podamos cambiarlas”.

Lleva tres años en Corrillos! experiencia que define como interesante, aunque dura porque es plasmar una investigación en 600 palabras y a veces se queda corto, pero es bonito por esa apertura diversa que se permite. Diferente y desmarcada de los grandes medios.

Circuló por poblaciones vulnerables y violencia escolar, hasta llegar a trabajadoras sexuales y población LGBTI, al definir el tema general de sus columnas. “Veo aquí asuntos muy grandes en temas que otros tal vez ven pequeños”.

Borda sus textos con lupa para no revictimizar. Opina desde el interior de las poblaciones vulnerables, trabaja con ellas. Traduce lo que observa para plasmar en sus columnas. “Al caído darle la mano”. Visibiliza el mundo que se silencia. Bajo esa epidermis halla la estigmatización del sistema al vulnerable.

Dirige una Corporación, sin ánimo de lucro, e investiga en equipo para ayudar, pero también para nutrirse y replica en sus columnas lo que debe ser contado.

Encuentra personas que quieren visibilizar asuntos y Diego les hace eco, tanto que los lectores ahora no solo los tiene en Santander sino también en Colombia y hasta en España.

Al principio genera choque en algunas personas, pero al final le dan la razón y abre la posibilidad de que más personas quieran dejar el silencio en el pasado.

Edición impresa/ Revista Corrillos (noviembre de 2020)