Hablemos de dependencia emocional

0

Por: Wendy Serrano Fernández/ ¿Estoy enamorado/a o es dependencia emocional? ¿Qué puedo hacer para superarla?

En la sociedad actual cuando se habla de bienestar, normalmente lo enlazamos enseguida con tener pareja. Ahora bien, desde un punto psicológico, es importante cuidarse a uno mismo para lograr un mayor bienestar, tengamos o no pareja porque estamos en riesgo de caer en la dependencia emocional.

En muchas ocasiones sucede que cuando se empieza una relación, el enamoramiento inicial hace que sólo veas y pienses en la pareja. Todo o casi toda gira en torno a la persona que amamos: pensamos en él/ella todo el tiempo, nos sentimos en una nube, parece que no se puede ser más feliz porque estamos enamorados. Pero esa liberación de endorfinas provoca en muchas ocasiones, que como nos sentimos bien con la pareja, todo lo acabamos haciendo con él/ella y dejamos en un segundo o tercer plano muchas otras cosas como: aficiones, amigos, la familia… Cosas que antes de tener esa pareja nos llenaban.

Cuando la relación de pareja no es de dependencia, poco a poco esa sensación se va reduciendo y se vuelve «al mundo real». Te das cuenta de que esa persona también tiene defectos y empiezas a ver la perspectiva de nuevo. Eso hace que se equilibren los pilares de la vida (familia, amigos, pareja, hobbies, trabajo…)

Ahora bien, si la persona se vuelve dependiente de la pareja, se va perdiendo poco a poco la individualidad y la identidad. De repente te das cuenta de que no sabes quién eres sin «tu otra mitad». Tu autoestima se va viniendo abajo, ya que no has cuidado los otros pilares de tu vida y sientes que sin esa persona no eres nadie.

Es una señal indiscutible de que hay cierta dependencia cuando sientes que la relación no funciona, o no te sientes enamorado/a y aun así mantienes esa relación por miedo a la soledad. Hay personas que llegan a tolerar humillaciones e incluso malos tratos por miedo a perder a su pareja.

Otra señal de dependencia son los celos excesivos. Cuando sientes que tu vida tiene sentido porque estás con él/ella, aparece un miedo a perder a esa persona que hace que en ocasiones se cometan errores como el control hacia la pareja o las dudas sobre su fidelidad. Ojo, aquí me refiero a celos patológicos en los que se necesita saber siempre qué hace y con quién está tu pareja. Se vigila su entorno (amigos, compañeros de trabajo…), se controla el móvil o cualquier aspecto privado, etc.

¿Y si tienes dependencia emocional?

Si te sientes identificado/a con estos aspectos, muy probablemente padezcas dependencia emocional. A continuación, te presento ciertas sugerencias para identificar la dependencia emocional.

Intenta potenciar los pilares de tu vida que has dejado de lado: sal con los amigos, pide perdón por haberte distanciado o busca nuevas amistades, queda con familiares, búscate un hobbie o retoma los que tenías antes de tener pareja… En definitiva, busca quién eras antes de esa relación o piensa en quién te gustaría ser y ponte manos a la obra

  • Mejora tu autoestima: valora lo que haces, quien eres, lo que tienes… independientemente de tu pareja. Potencia tu autonomía y tu sentimiento de valía. Cuídate por dentro y por fuera.
  • Decide por ti mismo/a: Que nadie te diga qué tienes que hacer. Una cosa es dejarse aconsejar y otra muy distinta es dejar de pensar porque ya lo hacen por ti. Ese papel también es muy cómodo, aunque a veces moleste y hay que salir de ahí. Si piensas por y para ti descubrirás lo que te gusta, qué te apetece, qué quieres, qué no quieres. ¿A qué hacía tiempo que no te preguntabas qué te apetece o qué quieres? ¡Es hora de cambiarlo!
  • Busca nuevas metas y objetivos en tu vida y ponte a ello. Puede que hayas dejado de lado también aspectos de tu vida laboral o metas personales. Céntrate en ellas y empieza a caminar hacia delante
  • Busca ayuda profesional: Si ves que la situación te supera, has intentado cosas, pero no puedes por ti mismo/a, hay dificultades para dejar la relación porque por la otra parte hay manipulación (por ejemplo, que la otra persona amenace con hacerse daño si le dejas), la mejor opción es que acudas a un profesional de salud mental.

Finalmente, es importante resaltar que para superar la dependencia emocional no tienes por qué dejar a la pareja. Simplemente céntrate en ti, primero tenemos que sentirnos bien con nosotros mismos para poder tener una relación de pareja sana. Y si descubres que la persona que tienes al lado no es la que quieres, adelante, da el paso. Pero no necesariamente descubrirás eso, también puedes aprender a querer desde otra perspectiva.

*Psicóloga con énfasis clínico y enfoque holístico; Consultora de género & terapeuta individual y grupal; Directora y Fundadora del Centro de Suicidiología y Prevención del Suicidio – ECSU.

Instagram: @psi.wendyserrano.co