Autoridades ambientales – salud: ¿Astucia?

0

Por: Luis Alfredo Bonza Forero/ Los olores a “picho” en el municipio de Girón, zona industrial Chimita, Bucaramanga sector nororiental, los responsables son el Área Metropolitana de Bucaramanga (AMB) hasta cuando tuvo autoridad en estos casos la CDMB, Secretaria Salud – Ambiente de Bucaramanga, siempre buscando el ahogado río arriba, ahora inventaron el ‘Bloque de Búsqueda’ para hallar a los generadores de olores pestilentes, esta  distracción es fatua, sucia, engañadora, falaz, lo que faltaba, más disfraces porque los tres entes saben cuáles son las empresas causantes de olores putrefactos en Chimitá.

Sin embargo todas las factorías tienen licencias de funcionamiento, es cuando estoy de acuerdo en el “Bloque de Búsqueda”, sí, para buscar en las dependencias oficiales mencionadas si aún están los funcionarios que en actos presuntos de corruptela expidieron los permisos para funcionar las autoras de las fetideces nauseabundas nocivas para la salud, especialmente la población infantil, adultos mayores, enfermos (as) ciudadanía en general, si ya no trabajan en las dependencias buscarlos por su nombre para que respondan.

Los entes públicos referidos en mi opinión merecen se investiguen porque no han tomado medidas en este asunto tan grave como es la contaminación venenosa que obligatoriamente absorben en el municipio de Girón y demás lugares mencionados, las investigaciones pueden estar rayando con acciones penales por omitir la ley, porque esta contaminación no es de ayer, lleva más de 10 años perjudicando a los dueños de predios en la zona de influencia, quienes quieren vender sus predios pero no les compran porque están desvalorizados por los olores putrefactos, cuya polución inmunda puede contener bacterias, virus, toxinas, que poco a poco van diezmando la vida de quienes por negligencia oficial, vienen sufriendo las consecuencias del desgobierno oficial.

A las empresas contaminantes cuando hay reclamaciones más que justas por la ciudadanía, el Área Metropolitana de Bucaramanga, en otrora, la CDMB, la Secresalud y Medio Ambiente del municipio de Bucaramanga, inventaban instalar mesas de trabajo como sofisma de distracción para los querellantes, al no existir resultados de las mismas y los entes de control como la Personería, Contraloría Municipal, la Defensoría del Pueblo con su silencio cómplice, no ejerciendo sus funciones a cabalidad, por ello en el municipio de Bucaramanga del alcalde exejecutivo de Cemex para abajo, cada quien hace lo que le da la gana, la Procuraduría Regional un ente más lento que un galápago, (tortuga) dicen que, quién sabe de cemento no de la cosa pública, en unas cosas, pero para otras experto, dicen, tiene muchas quejas en el ente de control fiscal, pero se mueve más la efigie del Dr. Luis Carlos Galán Sarmiento (QEPD) en la plaza que lleva su nombre en esta ciudad que el ente investigador, por ello la frase en Bucaramanga que está de moda, “no pasa nada” por ello pasa lo que sucede la corruptela campea, no existiendo autoridad que el ponga freno a este grave desmán.

Para complementar aparecieron los sabios en la CDMB a crear 4 estaciones más de monitoreo, el problema no es de monitorear es de aplicar la ley, exigir cumplir los requisitos si no es así no pueden funcionar, ¡ojo! ahí puede actuar el ‘Bloque de Búsqueda’ sobre los funcionarios que omitan la ley, lo grave es creer quien la hace cumplir, porque ante tantas cosas que se ven quien denuncie en favor de las comunidades, caso concreto contaminación por parte de fábricas en la zona industrial de Chimitá, corre el riesgo de ser injurioso calumniador, las autoridades de salud y ambientales tienen la palabra.  

*Periodista