Sueños y pesadillas, ¿qué tan reales son?

0

Por: Miguel Ángel Bautista Blanco/ “Los sueños se deben escuchar y aceptar, sean como sean. Al final, la mayoría de ellos se terminan haciendo realidad”: Anónimo.

Como psicólogo he tenido la oportunidad de atender a muchas personas, con diferentes edades, problemáticas y costumbres. El reto de atención en crisis para la salud mental en Santander durante los meses de marzo a junio fue todo un nuevo aprendizaje, pues muchas personas necesitaban alivio, consuelo, asistencia, consejo y escucha profesional, sin embargo, se sentían atrapadas en su propia casa sin poder hablar con nadie o salir.

Es por ello que en muchas ocasiones sueños aterradores y alteraciones en la noche, fueron el motivo de consulta de muchos.

La salud mental de los bumangueses se vio afectada, o debería decir, “alterada” por el cambio de hábitos tan fuerte y repentino que vivimos por algunos meses de confinamiento en nuestras casas. Alteraciones de comida, emociones, relaciones sociales e incluso relaciones sexuales se vieron confinadas a nuevos hábitos y costumbres en una casa, apartamento o incluso una habitación o cuarto.

La salud mental en los santandereanos pasó por una transformación repentina en un corto periodo de tiempo. Sin embargo, debemos aclarar que, como especie, los humanos nos adaptamos fácilmente a cualquier ecosistema que lo requiera. Solo necesitamos un lapso de aproximadamente 21 a 23 días para hacer que una rutina se convierta en hábito. 

Dentro de las afectaciones en estos últimos meses, es de gran importancia conocer la forma en la que nuestro proceso de sueño se vio alterado. Muchas personas se acostaron más tarde de lo habitual, se levantaban de igual forma a medio día, se comía de más incluso antes de dormir, algunos pasaron la noche en vela y muchas otras alteraciones que afectaron nuestro ciclo de sueño y nuestro reloj biológico.

Entonces, ¿son acaso todas estas alteraciones de conducta las razones por las cuales tenemos pesadillas con tanta frecuencia?

Muchas personas en consulta por psicología refirieron no poder dormir muy bien. Muchos tenían pesadillas, sentían que alguien los atrapaba a la cama, que “se les subía el muerto”, pero todo esto hace parte de la imaginación, ¿o no?

La ciencia no ha podido desentrañar el mundo infinito de la mente aún. Solo teorías e hipótesis buscan explicar muchos de los fenómenos que nos pasan a diario y en el campo de los sueños no se da la excepción. Las personas acudieron a psicólogos o incluso a psiquiatras de forma virtual durante los últimos meses, debido a que sentían presencias en sus casas al dormir.

Muchos tenían pesadillas o incluso muchos tipos de sueños como los eróticos y los sueños extraños aumentaron. La ciencia siempre tiene una explicación lógica para ello, pero siempre hay espacios vacíos que no del todo cumplen el razonamiento lógico que se espera.

Sigmund Freud, medico neurólogo austriaco padre del psicoanálisis y una de las figuras más reconocidas del siglo XX, se refería a los sueños como procesos inconscientes reprimidos de índole sexual. El campo de la ciencia en la actualidad presenta el soñar como un proceso fisiológico no solo del ser humano, sino también de animales como perros y gatos.

Esto indica que el soñar es tremendamente importante para los seres vivos, ¿por qué? Aún no lo sabemos, pero todos disfrutamos de ello.

Entonces, ¿cuál es la explicación de las pesadillas, o sueños eróticos, o sueños extraños o perturbadores que tantos pacientes en tiempo de cuarentena y covid-19 vivieron? Puede que la explicación se centre principalmente a la preocupación por el contagio, pero en este caso vamos a tener en consideración la falta de estímulos.

Estar confinados en casa, sin salir, sin hablar con otros, sin sentir o tocar, sin oler o caminar no más que en nuestra propia casa, afecta al cerebro. Las personas que son privadas de la libertad o son encerradas, dejan de sentir la briza, ver los colores, disfrutar de muchos aromas y se privan del placer sexual, todo por el aislamiento, que afecta los sentidos.

El cerebro entonces, busca de manera desesperada la forma de seguir manteniendo sus operaciones estimuladas y ya, que no hay vivencias externas, él mismo crea una simulación onírica en la mente de cada persona que le ayudad a sobre llevar el encierro.

En otras palabras, el cerebro crea una especie de realidad mental, para sobre llevar aquellos anhelos y deseos que no se logran cumplir en el día. Parece que Freud si tenía razón al hablar de las represiones, pero las alteraciones de los sueños han preocupado a las personas a tal punto de querer buscar siempre el significado de los sueños.

No sería raro, pues desde hace muchos siglos atrás los sueños siempre han sido tema de misticismo e interés. A la fecha actual, ya muchos han podido regular sus estados de vigilia, pues ya pueden salir con más frecuencia y retomar algo de la vida que había dejado atrás.

Se recomienda entonces que los bumangueses sigan estos consejos cortos que les permitan tener una noche más descansada y un sueño más reparador:

1- Es importante mantener horarios para dormir y despertar. Los hábitos se crean por 23 días de rutinas diarias e ininterrumpidas.

2- Llevarse problemas a la cama no es una buena idea, pues el pensar antes de dormir lo único que hace es generar insomnio y preocupación en la persona.

3- Evitar comidas pesadas o de digestión lenta, como lo pueden ser comidas rápidas o comidas con altos índices de calorías, no permite el adecuado descanso mientras el estómago trabaja a la par con el cerebro en la noche.

4- Leer un libro media hora antes de dormir es una elección interesante.

5- Mantener un día ocupado y productivo, con una jornada de actividades que nos agoten y nos permitan dar un alto rendimiento diario es perfecta para llegar a descansar.

6- Evitar dormir con emociones intensas como la ira o la tristeza, sin embargo, el sueño nos repara tanto física como mental mente, pero en algunas ocasiones ir a dormir enojado puede darnos una mala noche.

Si se quiere recordar los sueños lo mejor es anotarlos después de despertar, (se llevará una sorpresa si toma este hábito), pero si cree que no soñar, no se preocupe, todos soñamos, pero no lo recordamos.

Muchas personas desean conocer el significado de sus sueños y otros no les prestan atención, en ese sentido recuerde: “Solo porque sea un sueño, no quiere decir que no sea real, los sueños traen mensajes, búsquelos y encontrara la respuesta a muchas dudas que tal vez ha mantenido por mucho tiempo en su vida”.

El ser humano es tan necio para entender que las soluciones son lógicas y están siempre enfrente, pero se asegura de buscarla siempre en otros lados.

*Psicólogo, Investigador Judicial y Cofundador de Licma (Liga del Conocimiento y Salud Mental)

Facebook: @ligalicma / @PsicologoMAB

Instagram: @ligalicma / @miguel_bautista316

Twitter: @licma_y / @MiguelngelBau13