Migrar, búsqueda de dignidad

0

Por: Edison Manuel Suárez Rubio/ Desde el inicio de la crisis migratoria generada en el año 2015, por el cierre de la frontera, se ha presentado escalonadamente, hasta el punto de tener un aproximado de dos millones de migrantes venezolanos en nuestro territorio.

Por ello desde mi experiencia de acompañamiento a población migrante empiezo a descubrir unas necesidades humanas que son básicamente tres líneas:

  • La necesidad de recuperar el auto concepto y el auto reconocimiento de la existencia.
  • Necesidad de buscar espacios de reconciliación consigo mismo y con los demás.
  • Necesidad del restablecimiento de las metas sueños e incluso el proyecto de vida.

De esta manera, esta es mi apertura como columnista, conociendo una situación que no solo es un señalamiento de un problema social, sino conocer un poco desde este fenómeno lo que sucede con una persona que abandona su lugar de origen y busca precisamente como menciona el encabezado de la columna, un espacio de dignidad, de restablecimiento de sus derechos, pero además la búsqueda de un sentido de vida.

De esta manera su migración genera un impacto emocional, el cual evidencia unas serias afectaciones a sus dimensiones humanas: Familiar, intrapersonal, institucional, espiritual y laboral o económica.

De esta manera pretendo realizar un abordaje de lo que sucede con las personas que migran desde su estado de salud mental, pero además dando unas pautas muy esenciales para devolver ese estado emocional afectado, así como un acercamiento a la comunidad en general de lo que realmente pasa en la migración y como se afectan los diferentes sistemas, mencionando algunos datos para apoyar y contener los estados emocionales, así como información para las mismas comunidades receptoras, generando espacios de hospitalidad, de reconciliación y de generación de vínculos comunitarios.

Por consiguiente, teniendo en cuenta las afectaciones presentes en las personas que bien sea que migran, se hace necesario explorar esta situación, entendiendo a éstas como seres sociales donde su vida tiene implicaciones más allá de las individuales, pero para infortunio de quienes llegan de otra nación, en el país no se cuenta con políticas sobre estas temáticas, con el fin de apuntar al bienestar físico y la tranquilidad mental y social, aunque una realidad.

Entendemos que lo más fuerte y mayor impacto es el de dejar su sitio de origen, dejar a los suyos, dejar toda una historia atrás y enfrentarse a lo desconocido, por ello hay cambios emocionales que van desde la baja autoestima, el sentimiento de fracaso por creer que hemos fracasado, cuando en realidad hemos alcanzado muchas cosas.

Cabe resaltar que, transversalmente a las ideas que se compartirán, buscarán no solo informar sino ayudar -incluso al migrante- serán las palabras y los tips de reconciliación. Toque (2007) se refiere a la reconciliación como la posibilidad de que cada persona mejore la relación con su ser, al lograr esto se amplía la posibilidad de perdonar a quienes les han causado heridas.

De esta manera, ayudar a que potencien su capacidad para enfrentar aquellos temores que les impiden estar bien consigo mismo, demostrando así que esto hace parte de un proceso que se debe llevar a cabo para buscar el bienestar de cada uno de los beneficiarios.

De esta manera mi invitación es que se permitan conocer la realidad de la migración para quienes la vemos a diario en los Santanderes, pero además de armarse de herramientas para acompañar orientar y ser voces de aliento de estas personas que han decidido migrar.

Además, este espacio es para ti amigo migrante que llegas a una patria a luchar y a buscar oportunidades, estas líneas te permitirán fortalecerte y encontrar esa fuerza de continuar.

De esta manera compartiremos espacios de formación, reflexión, información a esta realidad migratoria, ahora dentro de un marco de emergencia generada por el Covid-19.

*Psicólogo y Especialista en gestión de procesos psicosociales.

Twitter: @suarezpsi