La crisis de la salud: Villanos y héroes

0

Por: Gustavo Herrera Acelas/ Hoy los verdaderos héroes no tienen capa ni espada sino estetoscopio y los villanos no viven en cuevas macabras sino en condominios y paraísos fiscales.  Para algunos la crisis en la estructura de la salud en el país obedece a la falta de voluntad política para tomar decisiones de fondo, para otros simplemente la fórmula para que el sistema sea sostenible no es fácil de encontrar.

Desde que se creó el Sistema de Seguridad Social en Salud, según la Ley 100 de 1993, ha sido reformado por las leyes 1122 de 2007 y 1438 de 2011, y por decretos y disposiciones diversas que no han solucionado el problema de fondo.

la crisis en salud se ha profundizado por la falta de voluntad política para tomar decisiones de fondo como: Ya que estamos viviendo una pandemia es hora considerar a la salud como un derecho fundamental, hoy es un derecho fundamental conexo al derecho a la vida, pero no lo es en sí por decisión, es urgente generar una reforma estructural del sistema, mejorar la vigilancia y control del mismo, y sancionar a los corruptos. 

El modelo de salud en Colombia está basado en la “competencia regulada”, es decir que considera a la salud como un negocio y no como un derecho fundamental, por esta razón las utilidades priman frente a la equidad, la atención oportuna y con calidad a las necesidades de la población.

la reforma a la salud no debió ser solo conservar y ahondar el negocio de los intermediadores del sector, sino afianzar y cimentar en Colombia la cultura de la prevención. El 78% de los casos y enfermedades atendidas por el caótico sistema, se generan de problemas que podían ser prevenibles y que se generan de nuestro modo de vida. Los denominados recobros, es decir lo que cobran las EPS al Estado, sobre los servicios que tuvieron que atender y que estaban por fuera del Plan Obligatorio de Salud (POS).

El “pacto macabro”, que las EPS más grandes del país y que afiliaban al 90% de la población, para recobrar, el doble, triple y hasta más veces, esos servicios que en apariencia prestaron, pero que en muchos casos nunca lo hicieron. Lo que se denominó el cartel de las EPS.

Así desfalcaron al Estado. La reforma a la salud no fomenta la cultura de la prevención, oficializa la integración vertical y permite el monopolio de las EPS.

Saludcoop fue la prueba de que el sistema si era rentable para los privados, pues Carlos Palacino, director ejecutivo de esta EPS, logró que el patrimonio de esta compañía -de 2.500 millones- se multiplicará, pues actualmente equivale a cerca de 170 veces el patrimonio inicial. 

En noviembre de 2011 se abrió investigación contra 77 directivos y contratistas de la EPS por detrimento patrimonial por $1,36 billones, por la desviación de recursos parafiscales y los sobrecostos en medicamentos.

El caso del Instituto de Seguros Sociales (ISS) también obedeció a una crisis financiera, consecuencia de que los ingresos no alcanzaban para cubrir todos los gastos laborales, los cuales eran desproporcionalmente altos.

Las inconsistencias se centraban en el alto costo salarial y prestacional de la Instituciones Prestadoras de Salud (IPS) y el alto costo administrativo, que tiene también relación con el manejo de personal y suministros de las IPS. Para muchos, la causa era la falta de separación de los negocios. 

Y si seguimos mirando con lupa EPS por EPS nos encontraríamos una cloaca mayor al de un agujero negro, y mientras tanto a los profesionales de la salud con sueldos mediocres y tener que esperarse meses a que le paguen.

Caso como el del médico Chocoano de 40 años Heandel Rentería Córdoba que murió por coronavirus al que le debían siete meses de salario y a pesar de esto, seguía atendiendo a sus pacientes con la misma dedicación, hasta que se contagió con Covid-19. Sus colegas denunciaron que no tuvieron insumos suficientes para su protección.

El 2 de abril, el médico Rentería en su cuenta de Twitter publicó sobre las difíciles condiciones en que trabajaba el personal de la salud en el hospital departamental del Chocó.

Las estadísticas en pandemia

Más de 7.000 trabajadores de la salud en Colombia se han contagiado de Covid-19, Los auxiliares de enfermería son quienes más han sufrido los efectos de la pandemia de Covid-19. Según el Instituto Nacional de Salud (INS), 45 profesionales han perdido la vida en medio de su ejercicio profesional.

En medio del pico de la pandemia, el número de enfermos de covid-19 ha aumentado drásticamente y los pacientes severos invaden las unidades de cuidados intensivos. A su lado se encuentran los trabajadores de la salud, que día a día luchan por salvarles la vida sacrificándolo todo, hasta su propia salud.

En su más reciente informe, el Instituto Nacional de Salud (INS) confirmó que la cifra de los trabajadores de la salud que han resultado contagiados por la pandemia de coronavirus sigue creciendo. De acuerdo con la entidad, la cifra llegó a los 7.010 casos positivos.

El INS además informó que 45 profesionales de la salud han perdido la vida como consecuencia de la enfermedad en distintas regiones del país, de los cuales 23 casos están asociados a la prestación del servicio, 12 son comunitarios y 10 indeterminados.

Del total de casos de covid-19 confirmados, los auxiliares de enfermería han sido los más perjudicados por la enfermedad y suman 2.461; les siguen los médicos, 1.112; enfermeros, 911; trabajadores del área administrativa, 728; y personal de aseo y alimentación, 312. Cabe mencionar que también han resultado afectados técnicos en farmacia, trabajadores de fisioterapia, conductores, vigilantes, auxiliares de laboratorio, entre otros.

De igual forma, el INS resalta que 6.498 profesionales de la salud se han recuperado del coronavirus, mientras que 467 pacientes se encuentran en aislamiento preventivo en sus domicilios, de los cuales 564 son asintomáticos.

Los departamentos y ciudades del país que registran más trabajadores de la salud infectados por la Covid-19 son Valle del Cauca (1.037), Antioquia (890), Barranquilla (421), Cartagena (377), Nariño (249), Cundinamarca (246) y Chocó (231).

A pesar de que en los decretos expedidos por el Gobierno nacional con las medidas y restricciones en medio de la pandemia sugieren la protección y garantía de los derechos del personal de la salud, este ha sufrido con severidad los efectos del virus, la escasez de implementos de protección, además de la ola de violencia que se ha desatado en su contra por el temor de los ciudadanos ante la propagación del coronavirus.

Hoy quiero rendirles un tributo a esos millones de seres humanos hombres y mujeres que se han entregado en alma a sanar a cientos de miles de enfermos por el Covid-19 en el mundo. Al cuerpo médico, a enfermeras, auxiliares, servicios generales y parte administrativa que día a día luchan por una mejor salud. Ustedes son los verdaderos héroes abnegados y entregados por esa vocación tan maravillosa que Dios les encomendó. Gracias por arriesgar su vida sin conocerme y salvar la mía y de las de cientos de miles de seres humanos en el mundo. Mil y mil gracias.

*Dirigente comunal, artista y consultor de marketing

Móvil: 322 352 9320

Correo: gustavoherrera0211@gmail.com