Gobernación invisible

0

Por: Edgar A. Henao/ Es normal que la gente no sepa los nombres de todos los funcionarios de un gabinete departamental. Saberlos tampoco dice mucho y la visibilidad no necesariamente está ligada a la pulcritud o eficiencia de un servidor público, pero sí puede ser indicador de algo. Me explico.

En la reciente medición publicada por Corrillos!  en alianza con la UNAD y Manager One, usando la técnica focus group, da cuenta de la percepción o conocimiento en los medios de los 17 jefes de despacho y entidades claves del orden departamental. 112 periodistas de la región respondieron a la consulta y solo 8 funcionarios superaron la barrera del 50%, es decir, de los que están en el radar de los medios. Del resto, poco se sabe.

El estudio, que obedece a un enfoque cualitativo, le mide el pulso a la notoriedad alcanzada por esos funcionarios a partir de la percepción interna de periodistas y comunicadores, con independencia de la forma en que accedieron a ese conocimiento. Cabe la posibilidad de que haya incidido la gestión de cada una de los funcionarios que presiden esas carteras departamentales, o la cercanía con la gente, que es otra faceta importante en la gestión pública.

De cualquier modo, es indudable que la pandemia puso sobre la palestra a ciertas Secretarías y oficinas encargadas en sectores cruciales del departamento. Que estén a la altura de las circunstancias es un aspecto que falta evaluar en la discusión pública. Aún no sabemos si las medidas de reactivación económica (empleo, industria y agricultura), salud pública, educación e infraestructura en estos casi cinco meses de aislamiento obligatorio fueron oportunos y acertados para paliar los efectos de la pandemia.

No sabemos tampoco si la contratación del cuestionado epidemiólogo Alexander Almeida Espinosa al equipo de “expertos” que asesora a la Gobernación para enfrentar el Covid, y de quien El Espectador reveló sus dudosas credenciales académicas, es un cabo suelto o se suma a la no corta lista de desatinos evidenciados en el manejo de la salud y la Gestión del Riesgo en Santander.

El mayor de esos lo reveló el epidemiólogo Álvaro Javier Idrovo, doctor en Epidemiología y docente del Departamento de Salud Pública de la Universidad Industrial de Santander, quien desde un principio señaló la gravedad de ordenar la reapertura económica a principios de junio sin tener en cuenta la opinión de los epidemiólogos convocados en las “salas situacionales” de la Gobernación de Santander.

Esas salas fueron creadas, precisamente, para convocar la discusión de expertos epidemiólogos en la región y así tomar decisiones basadas en el conocimiento y la evidencia. El aumento desmesurado de contagios lo atribuye el Dr. Idrovo y otros a la reactivación prematura y al hecho de que la administración departamental haya ignorado parte de esas recomendaciones.

 Al margen de todo esto, el estudio de Corrillos! nos da un paneo de la percepción pública de los funcionarios en Santander y el tiempo nos dirá si obedece a la buena gestión de ellos -al menos de uno-, o al escándalo que desde siempre ha acompañado el nombre de Mauricio Aguilar.

*Abogado.

Correo: henaot@gmail.com 

Twitter: @henaot1