La excusa perfecta

0

Por: Edwin Alberto Pacheco Díaz/ Dentro de las muchas reformas que se avecinan para el próximo año, para nadie es un secreto que, debido a la situación actual, ocasionada de manera voluntaria o por consecuencia de la misma naturaleza, los entes gubernamentales tienen la excusa perfecta para llevar a cabo y lograr implementar el conjunto de reformas estatutarias en los diferentes sectores, tales como: salud, trabajo, educación, tributaria, entre otras.

Para nadie es un secreto que, desde hace varios años, se han fijado una lucha incesante de algunos políticos, en reglamentar de manera descomunal la ampliación de la edad de pensión, haciendo entrever que la mano de obra productiva debe ampliarse por varios años más, teniendo en cuenta la mayor longevidad de los colombianos en la última década, (El Tiempo, 2019).

Otros, un poco más descabellados aseveran que se debe adoptar un nuevo modelo de contratación laboral, pasando de un contrato fijo y estable a uno por horas de trabajo realizadas en tareas encomendadas; este último, ratifica que nuestro modelo económico cada día se enruta más en copiar al sistema americano, dejando a un lado el pequeño detalle, que la comparación del peso y el dólar es descomunal.

Asimismo, más de 10 millones de personas en el país, realizan sus actividades de manera informal, que a pesar de no encontrarse registrados con un registro mercantil, por el contrario, la mayoría si realizan sus contribuciones y pago de tributos, teniendo en cuenta que todos hacen parte de la estructura del mercado nacional; sin embargo, paradójicamente, les corresponde de manera obligatoria entrar a la formalidad, para poder ingresar a la lista de espera de las exuberantes… Ayudas y subsidios en particular.

Con la reactivación paulatina de los diferentes sectores de la economía, se avecinan desmanes de diferentes índoles por el afán individual de subsistencia, conllevando al descontrol del cuidado personal y familiar, debido a la necesidad imperiosa de llevar a cada el sustento diario, o bien sea, por corresponder con los compromisos laborales.

De esta manera, en consideración a lo expuesto con antelación, y dejando en contexto el panorama actual, las conclusiones generales de la cuarentena, han reglamentado que los adultos mayores de 70 años y jóvenes menores de 18 años deben ser lo más protegidos, ya que según el estudio ABC son los más vulnerables de contagio… Bendita coincidencia; teniendo en cuenta que son las dos etapas generacionales (generación baby boomer y generación z), las que menos generan impacto en el aparato productivo y por el contrario, le corresponde al estado responder por derecho y acción.

Caso parecido acontece con el llamado de flexibilización laboral, que, debido a los hechos actuales, realizaron el ejercicio de teletrabajo, confundiendo que esta es una nueva y excelente manera de continuar con los deberes laborales de manera combinada, y no por el contrario, aprovechar la coyuntura para proponer el nuevo modelo de contratación por horas; como dice el dicho: al caído cáele… 

Por lo pronto, continuamos apartados y sometidos por un virus… Un virus más político, económico y obviamente corruptivo, con su obsesionado objetivo final de cuadrar caja para los intereses particulares de poderosos magnates, que por décadas han venido definiendo las condiciones y parámetros de vida social.

En fin, virus o no virus, el ejercicio ya fue realizado, pasaron de la estrategia a la acción, sólo faltaban los conejillos de indias para probar el experimento, aprovechando de paso los daños colaterales, para reducir los gastos públicos, el mensaje fue claro y contundente, aplicaron el principio de Neuromarketing, enviando un mensaje al cerebro, que a partir de ahora los nuevos cambios que vendrán, no tienen pare sin igual; la ampliación de la edad de pensión, contratación por horas, formalidad al 100% y corruptos al 200%, será el próximo panorama de la realidad nacional.

El día que se dejen de interesar por el ejercicio político, sabremos que soplaran nuevos vientos de aliento y esperanza, llevándose consigo al fondo del mar la Corrupción y Malvercidad.

¿Qué opina si se les pagara a los gobernantes por horas?, ¿Qué opina que se les pague por cumplimiento de metas?

“En un mundo lleno de hipócritas, los sinceros son los malos”: anónimo.

*Ingeniero de Mercados, Docente Investigador – Coach, Magister en Administración de Empresas e Innovación, Especialista en Gerencia de Mercadeo y Especialista en Gerencia Estratégica.

Twitter: @EdwinPa65995171