Contralor de Santander: “Ni se compra ni se vende”

0

Por: Luis Alfredo Bonza Forero/ El actual Contralor de Santander, Carlos Fernando Pérez Gelves en cinco (5) meses de estar en su cargo, ha demostrado que si puede ejercer control fiscal en el Departamento, demostrándole a su antecesor que fue un simple espectador, porque en su cuatrienio como Contralor de Santander, dejó la impresión de ser un simple comediante, porque pudo más la corruptela que su perspicacia para actuar, por ello, las ollas podridas, las que ha debido levantar con su tapa, no lo pudo hacer porque no encontró unos mitones para proteger sus blancas manos, para estar con Dios y con el diablo.

El caballista veleño ha sido el contralor más viajero que haya tenido Santander, con algo pernicioso, sus cercanos del equipo de trabajo solo le lisonjeaban porque le gustaba, por ello se distrajo y los resultados importantes de su control -pañitos de agua tibia- nada que ver, si existió alguna determinación no faltaría su insignificancia fácil denotar, de pronto para joder al más “pingo”, ya que los peces gordos disfrutaban del “chinchorro” fiscal, hasta ahora comienzan a caer en el componente que guardado estaba. Afortunadamente el Dr. Pérez Gelves lo puso al servicio de la pesca fiscalizadora, si aparece un “tiburón”, la artillería de trabajo serían los arpones, utilizados en esta clase de caza acuática estatal.

Pienso la moralidad demostrada por del actual Contralor de Santander, con la venia la acomodo a la tonada ranchera que dice, “ya llegó el que estaba ausente y este no perdona nada”, lo estamos observando, la ciudadanía tiene plena confianza en el Contralor Departamental en otrora Contralor Auxiliar del Departamento, donde pudo prestar atención cómo operaban los cebos para pescar exitosamente como lo hace, para luego informar los corolarios de su función fiscalizadora.

Se sabe la investigación del PAE del gobierno anterior avanza sin digresiones, de conocencia nacional dijo Tiberio, el dinero brilla para los abogados como los ojos de los gatos grisáceos, para defender a quienes están involucrados en este indigno proceder que caracterizara la Fiscalía, Procuraduría en la que poco o nada creo, Contraloría Departamental donde Carlos Fernando (El bueno) Pérez Gelves, sigue descapotando terrenos inaccesibles donde nadie visitaba por ser intocables, dicen hay agua subterránea donde se puede  pescar, desgraciadamente cuando existe un buen Contralor del Departamento como el actual, avanzando exitosamente en cualquier investigación, “salta la liebre”, brotando el apéndice del partido o políticos al que pertenece el presunto malandrín investigado, solicitando controles preferentes o excepcionales a la Contraloría General de la Nación, para presuntamente manejar a nivel Bogotá D.C., el caso investigado del pupilo ladino cuando esto ocurra se debe indagar al funcionario que aceptó el presunto gazapo porque lo hizo, ¿quiénes, cuáles fueron los motivos de esta artimaña? Me imagino debe ser con presunto flete para que llegue a su destino.

La Contraloría departamental equiparando lo escribo con respeto, es el pulpo fiscal, sus tentáculos llegaron al municipio de San Gil caso Hospital, allí se pudo constatar que existió un torcido donde hay un presunto Roberto de $120 millones, están perforando a ver si hay agua para arponear porque dicen que hay un pez grande que va a repetir su caída en la red. La obra valía $23 mil millones, hoy sube a los $48 mil millones por presunta maña oficial, ¿responsables?, el Contralor Departamental lo expresará.

También el tentáculo fiscal llegó al municipio de Puerto “Plata” -perdón Parra- donde encontró daño fiscal por $39.421.429.95 en contratación de mercados, productos de bioseguridad por el Covid-19, igual el palpo arribo a la alcaldía del Socorro donde se está investigando el presunto mal manejo de la contratación por la emergencia conocida, la notica llegará… como dice el rótulo, el Contralor Departamental “ni se compra ni se vende”, ¿o no Dr. Carlos Fernando Pérez Gelves?  

*Periodista.

Correo: alfredobonza@gmail.com