¿Caballo de Troya en Bucaramanga?

0

Por: Magda Milena Amado Gaona/ Juan Carlos Cárdenas inscribió su candidatura a la Alcaldía de Bucaramanga bajo un grupo significativo de ciudadanos denominado Ciudadanos libres (replica de la campaña de Rodolfo Hernández). Con dicha consigna fundamentada en los ideales del movimiento político la Liga se configuró una estrategia para generar el voto de confianza de la mayoría de ciudadanos bumangueses.

Sin titubear podemos afirmar que este ingeniero bumangués desconocido para más del 99% de la población del área metropolitana fue elegido alcalde de Bucaramanga gracias a Rodolfo Hernández y su movimiento la Liga.

Hablando con varios amigos en común con Juan Carlos Cárdenas -aclaro- amigos sin ningún interés político, laboral o económico con la alcaldía de Bucaramanga; todos coinciden en afirmar que el Alcalde es una persona honesta, noble, inteligente y de buen corazón. Al escuchar estas afirmaciones de personas sinceras y respetables lo creo íntegramente. Pero esas buenas virtudes no son suficientes para ser un buen gerente público.

Nuestro Alcalde se denota débil, permisivo y fácilmente influenciable, situación que permitió a su equipo de gobierno como en la historia de los griegos introducir un caballo de Troya.

Recordando el caballo de Troya como una artimaña ofensiva representada en un enorme caballo de madera usado en la guerra de Troya como una estrategia para tomarse la ciudad fortificada de Troya. Hoy en la Ciudad Bonita de forma sigilosa se introdujo nuestro propio caballo de Troya en la administración municipal. Juan Carlos Cárdenas fue un candidato diseñado por un grupo de nuevos políticos jóvenes y asesores políticos no tan jóvenes para tomarse la Alcaldía.

El burgomaestre permitió que lo acompañara este sequito conformado por sus supuestos amigos cercanos, asesores de marketing político y en especial su proactivo kínder político, presuntamente expresión de la insuperable buena política, los demás no sirven ni servirán.  

Ellos construyeron una imagen mediática de la mejor gerencia publica para Bucaramanga, la construyeron aparentemente alineándose a los principios del grupo político denominado la Liga. Empero la realidad nos muestra una ciudad sin rumbo, una ciudad gobernada por jóvenes showman con intereses particulares dirigidos a las próximas elecciones, un gobierno mentiroso ante el ciudadano. Un gobierno donde parecería que se juega a gobernar.

Mentiras y errores continuos que se evidencian por ejemplo en la plataforma ocupador, en el trato calumniador a los centros del adulto mayor, en equivocadas decisiones políticas como el anulado decreto de suspensión del pago de la estampilla ProAnciano, en secretarios de despacho fantasmas (excepto secretario del interior), en delegar el gobierno en contratistas, en constituir nominas paralelas, en indebidas actuaciones de la Emab, en la tragedia de Metrolínea, en reacciones tardías del Covid-19 y podríamos seguir con muchos más ejemplos plasmados en el plan de desarrollo.

El programa de gobierno de nuestro alcalde prescribía: “Queremos dar a los ciudadanos y ciudadanas la posibilidad de seguir confiando en su gobierno y la oportunidad de seguir considerando que las instituciones públicas están a su servicio y no al servicio de los politiqueros”.

Era una loable intención del burgomaestre, pero en estos casi seis meses ese querer se vino al lastre al revelarse su separación de los principios del movimiento la Liga y su mentor sumado el caer en equivocaciones continuas por causa del actuar de su tan nombrado kínder.

Este politizado kínder aprovechándose de la personalidad noble y honesta del alcalde quien les brindo su confianza total se dirige conseguir un retroceso del desarrollo de la ciudad obtenido en los últimos doce años. Este caballo de Troya es un engaño destructivo para la ciudad. Este kínder es una forma nueva de hacer política deshonrosa y desequilibrada con los intereses de la sociedad que intoxica poco a poco al ciudadano.

Los niños que conforman este kínder son como gallinazos manejando el poder municipal desde diferentes espacios: contratos, cargos, concejales y por supuesto asumiendo autoridad constitucional que no les corresponde.

Con toda deferencia, Alcalde es hora de instaurar su autoridad con carácter, es hora de desenmascarar a quienes lo rodean, no se convierta en un títere mediático de intereses políticamente inmaduros, no permita que sigan deteriorando su imagen. La irresponsabilidad populista que lo rodea está generando a la sociedad bumanguesa un daño irreparable.

Estos personajes populistas showman tienen como principal preocupación promocionarse en redes sociales y medios de comunicación porque tienen la concepción que la eficiencia de la administración pública se mide con crear impacto mediático en el ciudadano sin importar la veracidad y pertinencia de su información.

Ellos solo quieren un impacto con sesgo mediático sin interesar sus consecuencias. Piensa después de hablar, estudian después de hablar, valoran después de hablar. Utilizan una estrategia de sembrar veneno para llamar la atención. Esa estrategia es un discurso rayado fijado en que todos somos corruptos menos ellos, amarillismo de venderse con mentiras confluyendo en una comunicación política dirigida a manipular al ciudadano.

Esta clase de comunicación política ya no funciona para gobernar, la ciudad necesita un gobernante con ideas propias, con acciones propias. Los ciudadanos ya están aburridos del espectáculo infantil para gobernar de un kínder que no conoce la realidad de la administración pública.

Alcalde creo sinceramente que usted es una persona inteligente, noble y honesta como lo afirman sus amigos de verdad, pero recuerde: “La mujer del César no sólo debe ser honrada; sino también parecerlo”.

Usted es el titular del bastón de mando por estos cuatro años, recupérelo. Escuche a sus verdaderos amigos (ellos saben a quienes me refiero) y aléjese de quienes lo están explotando por intereses políticos y económicos particulares. Usted es un ‘Ciudadano Libre’ no el títere para los juegos del kínder de la Alcaldía de Bucaramanga. No le haga conejo a los más de 134 mil ciudadanos que confiaron en usted por ser el candidato de Rodolfo Hernández.

“No andes, Sancho, desceñido y flojo, que el vestido descompuesto da indicios de ánimo desmalazado:” M. Cervantes Saavedra.

*Abogada y Mágister en Gobierno.

Twitter: @MagdaMilenaAmad

Facebook: Magda Milena Amado Gaona

Instagram: Magda_milnea_amado_g

Correo: milenaamadogaona@gmail.com