Las ‘bondades’ de esta tijera que le permitieron a la UIS obtener patente

0
Esta tijera con mecanismo de palanca variable engranado fue patentada recientemente por la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) y busca beneficiar a los trabajadores de sectores como el floricultor y cárnico.

Buscando disminuir la posibilidad de aparición de enfermedades como el Síndrome del Conducto Carpiano (SCC) en trabajadores especialmente del sector floricultor, investigadores de la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad Industrial de Santander, diseñaron una nueva tijera que a diferencia de la convencional permite reducir la fuerza que ejerce cada dedo.

Según los investigadores, el Síndrome del Conducto Carpiano (SCC), que está asociado a un desorden musculo esquelético producido por movimientos repetitivos y esfuerzos de las manos, ha llegado a afectar notablemente a los trabajadores de uno de los sectores más importantes para la economía colombiana, como lo es el sector floricultor. Esto debido a las exigencias propias de la actividad de corte que demandan el uso de herramientas que afectan su salud.

Lo que demuestran los estudios en Colombia, es que el mayor número de consultas realizadas a las aseguradoras de riesgos laborales se deben a esta patología y especialmente provienen del sector floricultor y cárnico. Por tanto, el diseño de productos orientado a mitigar los riesgos durante este tipo de actividades permitiría que una gran población pueda beneficiarse tanto en términos de salud como en productividad para las empresas.

En comparación con la tijera convencional que generalmente es utilizada para esta actividad, las cuales poseen grandes diámetros de apertura, esta nueva herramienta contiene un sistema mecánico y características ergonómicas que le permite al usuario conservar el diámetro de aprehensión de la mano y disminuir la fuerza ejercida al realizar el movimiento de corte. 

Sus creadores son los profesores Fernanda Maradei, Javier Mauricio Martínez y la diseñadora industrial, Jenny Rodríguez García, adscritos a la Escuela de Diseño Industrial de la Universidad Industrial de Santander.
 
“Actualmente existe evidencia científica que muestra que los factores de riesgo de esta enfermedad son la repetición, la carga y la postura, esta última es la que más ha sido investigada en la generación de tijeras que propendan por mantener una postura neutral de la muñeca. Sin embargo, soluciones relacionadas a los riegos de carga y repetición son pocas, y se ha comprobado que estos dos riesgos son los que tienen mayor incidencia en la enfermedad en comparación con la postura”, aseguró la profesora Fernanda Maradei.

Este invento se viene desarrollando desde el año 2010, a través de estudios realizados con mujeres trabajadoras del sector y visitas de campo a los cultivos, donde fue posible comprender las condiciones de las actividades de los trabajadores en la actividad de corte de flor y sus exigencias.

Esa información fue llevada al laboratorio donde se analizó la influencia de la postura del brazo como de la mano, en la capacidad de fuerza de aprehensión que se podía generar. Después de verificaciones realizadas durante el proceso de diseño, se llegó a un prototipo de tijera que permite que una persona realice menos fuerza de aprehensión al realizar el corte de una flor.
 
Esta tijera con mecanismo de palanca variable engranado fue patentada recientemente por la Superintendencia de Industria y Comercio, gracias al apoyo del Programa de Propiedad Intelectual de la Dirección de Transferencia de Conocimiento, adscrito a la Vicerrectoría de Investigación y Extensión.

Según sus investigadores, esperan poder comercializarla prontamente para beneficiar no solamente al sector floricultor del país, sino también a otros como el cárnico y agrícola, en donde también se emplea este tipo de herramientas.