Banco Central de Irlanda prevé una caída del PIB de hasta el 8,3% por el coronavirus

0
El banco había previsto un crecimiento de alrededor del 4% a finales de noviembre, en el marco de una salida negociada de la Unión Europea, lejos del crecimiento del 8,2% registrado en 2018.

El Banco Central de Irlanda prevé una caída de hasta el 8,3% del Producto Interno Bruto (PIB) de ese país en 2020, así como a un aumento en el desempleo debido a la pandemia de coronavirus que paraliza la economía global.

Con la hipótesis de un confinamiento del país que duraría tres meses, la entidad monetaria estima, en un comunicado publicado el viernes, que la tasa de desempleo podría dispararse un 25% en el segundo trimestre debido a un «shock negativo grave» sobre la economía irlandesa.

«En Irlanda y en todo el mundo, la COVID-19 representó un choque negativo muy repentino y poderoso que afectó a todas las áreas de la economía», apuntó el banco Central.

En Irlanda, esto se traduce en «cierre de empresas, principalmente en el sector de servicios, mientras que los sectores que utilizan una gran fuerza laboral -como la distribución, alimentos, bebidas, hotelería, turismo y viajes- se ven particularmente afectados».

Aunque contempla «el inicio de una recuperación de la actividad en la segunda mitad del año, la tasa de desempleo podría comenzar a caer gradualmente, aunque puede permanecer relativamente alta y en dos dígitos hasta el final del año», señaló la entidad.

El banco había previsto un crecimiento de alrededor del 4% a finales de noviembre, en el marco de una salida negociada de la Unión Europea, lejos del crecimiento del 8,2% registrado en 2018.

Irlanda -que limita con Irlanda del Norte, parte del Reino Unido- se había preparado para un Brexit negociado y esperaba que el crecimiento del país se desplomara al 0,8% en 2020 y volviera a 1,9% en 2021, lejos de la contracción prevista ahora en el contexto de la pandemia.

Irlanda experimentó un milagro económico entre 1995 y 2007, con un crecimiento anual promedio del 6%, antes de caer en una profunda recesión después de la crisis financiera de 2008. Ha vuelto a crecer desde 2014.