Alcalde, ¿y los adultos mayores qué?

0

Por: Reinaldo Pérez Flórez/ El 15 de agosto del año 2016, el entonces alcalde Ing. Rodolfo Hernández se refería a los Centros Vida de la ciudad en los siguientes términos, “eso vale un ‘platalón’ operarlos bien operados, ¿entonces que vamos hacer con los Centros Vida al menos en el Plan de Desarrollo?, los vamos a potenciar, que queden como el apartamento mío, los que fueron allá a los conversatorios, que no se quieran ir”.

En campaña, el actual mandatario de los bumangueses estaba sorprendido por estas cifras: “miren estos datos, yo me he sorprendido con los números, 72 mil personas con alguna discapacidad en Bucaramanga, 80 mil adultos mayores, 105 estudiantes escolares, la mitad de nuestra ciudad, está en unas condiciones de vulnerabilidad donde no hemos sido incluyentes”.

Hoy, los Centros Vida y demás instituciones que atienden a los adultos mayores de nuestra ciudad, están lejos de ser iguales al apartamento del ahora candidato presidencial Ing. Rodolfo Hernández, quien gracias a su excelente economía, puede comprar la atención necesaria para sobrellevar esta emergencia biológica que vive el mundo, condición muy distinta a la de los Centros que cuidan adultos mayores en Bucaramanga, ellos no quieren estar allá, menos si no tienen los suficientes recursos para su sostenimiento.

El alcalde de la ciudad Ing. Juan Carlos Cárdenas no se queda atrás, si en campaña expresaba que “la mitad de nuestra ciudad está en condiciones de vulnerabilidad”, 80 mil adultos mayores decía en la entrevista, entonces nadie entiende porque no le ha girado los recursos provenientes de la (Estampilla Pro Anciano), una gestión para nada “incluyente” resulta que la alcaldía les debe recursos desde el mes de octubre del año pasado a este sector poblacional, que según los expertos, va a ser golpeado fuertemente por esta pandemia.

Según Albeiro Vargas de la Fundación (Albeiro Vargas & Ángeles Custodios), el abandono ha sido total, es por eso que los Hogares de Adultos Mayores están viviendo una situación muy difícil, ya llevan más de un mes con los Adultos Mayores en aislamiento, y no aislamiento social como lo indican los Decretos presidenciales, también es económico, parece que no tienen dolientes y según el Ing. Hernández la alcaldía tenía 100 mil millones de pesos para inversión, el director de esta fundación dice que la población adulta sienten “pánico, incertidumbre es lo que tienen los adultos mayores, al no poder recibir visitas, esto ha sido muy difícil, debido a que la estadía en el hogar y sin visitas, se vuelve un encierro que los mata”.

El personal de estos centros especializados, necesitan recursos para poder adquirir guante, tapabocas, indispensables para el cuidado de los adultos, “nosotros no estamos pidiendo limosna, estamos exigiendo un derecho que por Ley nos corresponde, es la Ley 1276, que es la ley de la Estampilla del Adulto Mayor, estos dineros, son que usted, que yo, que todos pagamos de impuestos, es un recurso que todos estamos pagando, por eso no entiendo porque aún nos adeudan tanto dinero”, “en Bucaramanga hay un promedio de más de mil ancianos que viven en nuestros asilos, ancianos ambulantes, indigentes, desplazados, enfermos sin familia, y no entendemos porque el alcalde de Bucaramanga aún no ha hecho presencia, aún no ha dado la cara para decir, vamos apóyalos, vamos a darles recursos, igual si no tienen recursos propios, páguenos la estampilla, nos adeudan el mes de Noviembre, nos adeudan parte de Diciembre, nos adeudan recursos de Febrero, fácilmente son más de 1.300 millones de pesos”.

Este escenario deja en evidencia el aumento de la brecha de inequidad social, reducir esa brecha fue una de las banderas electorales de Juan Carlos Cárdenas el año anterior; la atención integral al adulto mayor debe satisfacer todas sus necesidades, la estampilla ProAnciano es para fortalecer las fuentes de financiación de la instituciones que cuidan ciudadanos en su etapa de vejez, en relación al derecho del alojamiento y atención integral, los adultos mayores son sujetos especiales de protección constitucional, en razón de su debilidad manifiesta.

Albeiro Vargas quien desde que tenía 12 años cuida adultos mayores en el norte de la ciudad, acompañado siempre de sus Ángeles Custodios, termina su testimonio haciendo un llamado a todas las autoridades: “No sea ciegos, no sean sordos, no sean ajenos ante esta situación, porque si no es el coronavirus que mate a los ancianos, va ser el abandono del Estado, porque no vamos a tener con que darles de comer, no vamos a tener con que pagar a nuestros empleados, no vamos a tener con que pagar la nómina y los servicios básicos que se requieren para sobrevivir en estas instituciones”.

*Abogado, Especialista en Derecho Constitucional y Especialista en Derecho Administrativo. 

Correo: reyinaldpf77@gmail.com

Twitter: @reyinaldf77