Video/ «Bucaramanga no puede tener otros cuatro años de estancamiento»

0

La administración, la ciudad y el Concejo de Bucaramanga van lentos, porque todos están en un proceso de aprendizaje, dijo el Concejal de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán.

“Aquí no se puede empatar”. Bucaramanga gana o pierde, pero no tendrá tiempo suplementario.

Ese es el Sambenito que carga la administración de Juan Carlos Cárdenas en la Alcaldía de Bucaramanga.

Cárdenas será evaluado como un gobierno continuista. Es decir que si con su antecesor en cuatro años, y él en otros cuatro años, no lograron sus objetivos, perdieron. Porque no habrá un tercer periodo para ver si a la tercera va la vencida.

“El tema más complejo de esta administración es que será evaluado con el rasero de que ya llevan cuatro años, y si no pudieron hacer los cambios que querían en ocho años, ya no lo podrán hacer en doce años”, así lo dijo el experimentado Concejal de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán Martínez, en diálogo con Corrillos!.

Sano el gabinete continuista

En opinión de Beltrán, que Cárdenas haya conservado parte del gabinete de Rodolfo (Hernández exalcalde de Bucaramanga) es sano, porque ya se venía en una proyección de trabajo. Cárdenas tenía su círculo en Bogotá, así que en la medida que avance la administración podrá ver a quién necesita en cada Secretaria, pero no es sano llegar y cambiar todo de golpe y dañar procesos que iban bien.

Es la tercera vez que Beltrán Martínez ocupa una curul en el Concejo de Bucaramanga. Obtuvo seis mil votos en la primera elección, trece mil en la segunda elección al Concejo, y ahora 41 mil votos en la aspiración a la Alcaldía de Bucaramanga, pero llega al Concejo por el llamado Estatuto de Oposición. Aunque aspiraba por el Partido Colombia Justa Libres.

Compraron a ojo cerrado

Dijo que a diez días de las elecciones nos dimos cuenta que el rival a vencer era Juan Carlos Cárdenas. Desde la salida de Rodolfo Hernández de la Alcaldía vimos el repunte de su candidato. Eran mediciones día a día y se veía el repunte de Cárdenas.

El populismo de Rodolfo llevó a la gente a comprar un producto sin conocerlo, bajo la premisa de que la clase política tradicional no le dañara el proceso que él traía.

Oposición propositiva

Dijo además que debemos aprender a leer los momentos políticos para ver qué quiere la ciudad, no es el afán de buscar la Alcaldía sino ver qué quiere la ciudadanía.

Dijo que hemos tenido la oportunidad de reunirnos con el alcalde Cárdenas, y antes de posesionarse nos reunimos dos veces para hablar de la convergencia de la ciudad.

Hablamos de una oposición propositiva, hemos sido tajantes en las cosas que no se hacen bien, pero también hemos apoyado en las cosas que Bucaramanga necesita. No se trata de polarizar sino de construir y lo que ahora beneficia a Bucaramanga es la articulación de fuerzas.

Dijo Beltrán que si empiezan a primar esos intereses individuales por encima de la colectividad nos tendremos que retirar y así se los hemos expresado al Alcalde de manera privada y pública.

Nuevos pero inexpertos

Un Concejo de Bucaramanga renovado es un aliciente para generar expectativa, no podemos evaluar aún, apenas se está estructurando así que es imposible hacer una evaluación, lo que se puede analizar desde ya es que a veces se excede en las proposiciones, más proyectos de lo debido. La experiencia del primer año le permitirá entender la dinámica para ser más eficaz.

Coincidió Beltrán con su compañero de bancada, Tito Rangel, en que la administración va lenta, eso es natural, porque un equipo que no tiene la experiencia en el sector público, al llegar los primeros meses los va a invertir en conocer cómo son esas dinámicas.

A partir del segundo semestre esta Alcaldía va a coger dinámicas importantes en función de poner sobre la mesa los intereses de ciudad. Hay que darle este primer semestre, porque aunque sucede a una administración coequipera, la visión de ciudad es por completo distinta, los proyectos son distintos, los mecanismos de gobernar son distintos.

Pese a que Cárdenas sea el candidato de Rodolfo, no es Rodolfo, tiene parte del gabinete de la administración, pero la gente que está en el círculo central es un equipo que está aprendiendo y es obvio que la administración sea lenta mientras pueden avanzar en la visión de ciudad que ellos tienen.

Se espera que aceleren

Va lenta la ciudad, y es natural en la medida que muchos procesos no evolucionan y va lenta la ciudad en la medida que el Concejo está aprendiendo. Esos procesos de empalme, de aprendizaje, van a tardar mínimo unos seis meses y algunos hasta un año.

Se espera que con la capacidad administrativa del Alcalde y su gabinete le puedan dar ligereza a procesos que puedan encaminar a Bucaramanga en un desarrollo.

Motivación correcta

Dijo Beltrán también que en este momento nos preocupa es Bucaramanga y si seguimos en el debate de si es el de Rodolfo, esperando a que a Cárdenas le vaya mal para que nos den la razón, creemos que esa no es la motivación correcta.

Lo correcto es que le vaya bien a Bucaramanga porque a todas estas nuestros intereses están acá. No concibo que haya alguien esperando que a Bucaramanga le vaya mal. Ya son cuatro años de una ciudad estancada, y no podemos querer otros cuatro años de lo mismo, apuntó el concejal Beltrán entre otros muchos temas que trató en diálogo con Corrillos!.