Paro contra el paro

0
Corrillos-Yo-Opino-Carlos-Alfaro

Por: Carlos Alfaro Fonseca/ La recién creada asociación de víctimas de las marchas asegura que los comerciantes de todo el país han visto golpeadas sus ventas y han tenido que responder por los daños a sus locales que han perpetrado algunos participantes de la protesta social. Empleados y ciudadanos que alegan estar indignados con los actos de vandalismo en las movilizaciones se unieron para conformar la asociación de víctimas de las marchas.

El colectivo argumenta que los impuestos y salarios no paran y, en ese sentido, las pérdidas por las continuas convocatorias a paro han provocado despido de empleados. La principal víctima de las marchas es el comercio, pues, en una semana en la que se vendían 500 camisetas, cuando hay paro escasamente se venden 50. Ante estas pérdidas, llega la preocupación de cómo pagar salarios y proveedores.

Aseguran que han tenido que hacer cargo de los daños que dejan las marchas como reparar las fachadas y vidrios de sus locales. Además, la gente no sale atemorizada por las marchas y las ventas han caído hasta en un 60%.

Los miembros de este colectivo afirman que, teniendo en cuenta lo anterior, su mayor preocupación es saber que hay una programación de marchas para todo el año 2020. Por esto, pidieron al gobierno nacional participar en la conversación nacional evaluar medidas que mitiguen el efecto que tienen las futuras protestas en la economía de Bogotá y el país.

Y para que echarnos mentiras todas estas marchas llevan un componente vandálico; ese cuentico de que los mal llamados vándalos son infiltrados, como diría un político perdedor, es cuento chimbo. En buena obra la creación de este comité dado que, somos la gran mayoría de colombianos que estamos jartos de que unos pocos quieren desestabilizar a toda una nación, sin argumentos válidos en muchos de los planteamientos exigidos.

Estoy jarto de los profesores, que están bien pagos y hacen pago cada trimestre perjudicando a nuestros hijos y nietos al igual que a nosotros como papás y abuelos que trabajamos, estoy jarto de los estudiantes de las universidades públicas que siendo unos privilegiados quienes recibiendo una educación muy barata, pretendan cada semana acabar con la infraestructura pública y privada.

La gran mayoría de nosotros somos empleados, independientes, comerciantes y micro empresarios que somos la fuerza trabajadora que más aportamos al crecimiento económico y los que pagamos más impuestos y los más afectados.

Los pequeños y medianos empresario no cuentan con pólizas para asonadas y vandalismos; son gente de clase media y trabajadora que no les gusta perder el tiempo y solo desean que los dejen trabajar y progresar honestamente.

Gente sencilla es la que hace falta para concentrar la atención de la política en las ideas, y no en las vanidades de un puñado de enfermos de egoísmo.

Cuando la gente entienda que se puede vivir dignamente con lo necesario, sin ambicionar lo inútil pasando por encima de los demás; cuando se constituyan historias edificantes que reemplacen al rico, avaro, ambicioso, sin escrúpulos por el inteligente, sencillo, generoso, solidario y sostenible, como modelo de éxito, daremos un paso adelante hacia una vida más gratificante y feliz.

La gran mayoría son personas buenas, trabajadoras y honradas y que no necesitan capuchas ni esconder sus rostros como lo hacen otros; es una iniciativa popular que lo único que pide que el estado les proteja su derecho fundamental al trabajo como resguardo constitucional contemplado en el artículo 53 de nuestra carta política.

El trabajo como derecho, implica una regulación fundada en la libertad para seleccionarlo, por lo que, salvo las restricciones legales, consiste  en la realización de una actividad libremente escogida por la persona dedicando a ella su esfuerzo intelectual o material, sin que puedan impedírselo los particulares ni el Estado a quien, por el contrario, le compete adoptar las políticas y medidas  tendientes a su protección y garantía. Y que por lo menos no están encapuchados y no usan armas ni cometen actos de vandalismo y por eso los apoyamos.

Nada como ser liberal en lo económico y conservador en lo cultural. Y como lo dijo Mussolini: “Todo dentro del estado, nada fuera del estado y nada contra el estado” y como lo dijo el gran libertario Ludwig Von Mises: “Todo lo que sea anti-natural es izquierda”.

Correo: carlosalfaroabg@hotmail.com

Twitter: @CarlosA74350716