Video/ El hombre que le saca los trapitos al sol al “exalcalde suspendido”

0

Cara visible del colectivo El Denunciante reveló algunas de las fórmulas para hacer su trabajo de sacar a la luz pública los hechos de corrupción que sacuden a la capital santandereana. Sabe del peligro que corre, pero también sabe que son los únicos que dicen lo que otros callan.

Juvenal le cuento que El Denunciante pasó por Corrillos! y, aunque iba de afán, alcanzó a tomarse un vaso de agua. Como las cámaras estaban dispuestas, lo invitamos a sentarse en el sillón blanco de los invitados y nos contó algunos de los secretos de su trabajo.

De su fórmula secreta, es decir ¿quién hace parte del Colectivo el Denunciante? No soltó mucha prenda, de manera escasa comentó que son quince personas, pero que Diana Moreno y él, son la cara visible.

A Diana la conocemos porque la hemos visto en video, pero ese día no la quiso presentar. No iba con él, dijo que era una periodista destacada en Santander y que figura además como presentadora, meses atrás del Canal TVC y ahora en el Canal TRO, ambos santandereanos.

El Denunciante dijo que su nombre es Fredy Garzón, de profesión administrador de empresas agropecuarias, trabajador juicioso, no es hijo de expresidente ni hijo de político, así que no es un tipo con plata, y lo que empezó como un servicio se convirtió en una profesión.

Sin otra salida

Alienta a las personas a denunciar y que ellos después divulgan. Sabe que las personas acuden a El Denunciante cuando ya no tienen otra salida.

Las quejas por corrupción, las quejas por acoso laboral, los nombramientos sin los requisitos exigidos, los acomodos entre familiares y amigos de políticos, los contratos a dedo y los CVY (cómo voy yo), son pan de cada día para El Denunciante.

Señala que la gente ya no tiene a quién acudir, argumentan las personas que acudieron a todas las instancias y autoridades y a los medios de comunicación, y nadie los escucha, así que El Denunciante llegó a cubrir un espacio que se requería y que nadie quería cubrir.

Con su hablar rápido, certero, y cargado de adjetivos calificativos cuando se refiere a ciertas personas, como por ejemplo al exalcalde Rodolfo Hernández, de quien dice es su paisano de Piedecuesta y de quien afirma que allá en su tierra sí saben en realidad quién es él. “Un provinciano con plata”.

Columnas, vídeos y verdades

Dice que no lee el futuro así que no sabe si El Denunciante durará vivo por muchos años, lo que sí sabe es que es un trabajo que comenzó Garzón con sus columnas hace dos años publicadas en corrillos.com.co y siguen todavía, mientras el colectivo El Denunciante cumple este mes de febrero un año con denuncias públicas a través de las redes sociales, concentrados en particular en Bucaramanga y sus alcaldes quien más que dar papaya, lo que hacen es que “actúan mal”, dijo.

De “demagógico, populista y mentiroso” califica el discurso de Rodolfo Hernández a quien señala como el “exalcalde suspendido”, de quien “personalmente no creo, porque lo conocemos desde hace rato y sabemos cómo actúa”.

Fredy sabe que la denuncia tiene doble filo, pero sabe mejor todavía que la denuncia es algo inherente al ser humano, pero que muchas personas callan por miedo, por no perder el trabajo, así que el colectivo El Denunciante tiene que hacer ese trabajo que la ciudadanía ve necesario, pero pocos se atreven a afrontarlo.

Trabajos investigativos

Sus denuncias no son chismes, son “trabajos investigativos que surgen en la calle, en la plaza de mercado, en la administración pública”, porque aunque no se crea allí mismo están los mejores informantes para alimentar ese trabajo, reconoce la cabeza visible del colectivo.

Fredy es un hombre menudo, casi siempre porta cachucha, “come años”, dirían las señoras porque se ve muy joven, aunque presume de gran experiencia en administración pública y privada, egresado del colegio Inem y que ocupa sus ratos libres, si los tiene, en hacer los trabajos investigativos para El Denunciante.

La gente quiere que El Denunciante salga de Bucaramanga y esté en muchos otros municipios, porque según le cuentan allá también pasan muchas cosas. Sin embargo Fredy asume la culpa de no estar en otros lugares, pero advierte que su punto de mira es Bucaramanga la capital de Santander porque allí se concentra mucho poder.

Lo que otros callan

Reconoce el trabajo que hacen para sacar las denuncias, aunque advierte que de esos hechos que informan no son los únicos que lo saben, lo que sucede es que muchos medios prefieren callar y miran hacia otro lado para cuidar su espalda y sus interesas económicos.

Fredy también habló de las denuncias que más les han generado inconvenientes, problemas, demandas y de personas que no están conformes con su trabajo y el del colectivo El Denunciante.

Va en bus, en carro o en taxi, se siente un ciudadano del común sin privilegios, pero que no está conforme con lo que pasa. Pese a su reticencia de hablar sobre la receta para obtener la  materia prima de su producto, no faltaron los secretos que nos alcanzó a revelar en Corrillos! sobre El Denunciante, y como él nos los contó, “nosotros los compartimos”.