Bernie Sanders logra triunfo decisivo en Nevada de cara a elecciones EE.UU.

0
Sanders, quien se describe a sí mismo como socialista democrático, fue respaldado por una coalición diversa de votantes jóvenes y de mediana edad, latinos, sindicalistas y mujeres blancas con educación universitaria para la victoria.

Bernie Sanders fortaleció su posición de líder para la nominación presidencial demócrata con una victoria decisiva en las asambleas de Nevada el sábado, mientras que Joe Biden estaba en camino a lograr un segundo puesto que le daría a su campaña una nueva esperanza.

Sanders, quien se describe a sí mismo como socialista democrático, fue respaldado por una coalición diversa de votantes jóvenes y de mediana edad, latinos, sindicalistas y mujeres blancas con educación universitaria para la victoria en Nevada, según Edison Research, lo que muestra signos de mayor apoyo para su campaña más allá de su núcleo de larga data.

“Hemos reunido una coalición multigeneracional y multirracial que no sólo va a ganar en Nevada, sino que va a barrer el país”, dijo Sanders, un senador estadounidense de Vermont, a sus partidarios en San Antonio, Texas.

Biden, un exvicepresidente, parecía lograr un resultado fuerte muy necesario después de malas presentaciones en los dos primeros concursos en Iowa y New Hampshire por la nominación del partido para enfrentar al presidente republicano Donald Trump en las elecciones de noviembre.

El triunfo de Sanders en el primer estado racialmente diverso sugiere que su mensaje contundente de justicia social y económica, incluida su promesa de brindar atención médica universal a todos los estadounidenses, está resonando entre una coalición más amplia de votantes demócratas.

Sin embargo, para Biden y otros moderados que sostienen que Sanders es demasiado liberal para vencer a Trump y que han estado tratando de reducir su impulso, el trabajo se ha vuelto mucho más difícil.

Sanders tenía el 47% de los delegados de la convención del condado en Nevada con el 50% de los recintos informados. Biden se ubicó en un distante segundo lugar de Sanders con un 19%, pero por delante del ex alcalde Pete Buttigieg de South Bend, Indiana, quien se ubicó en tercer lugar con un 15%.

“La prensa está lista para declarar a las personas muertas rápidamente, pero estamos vivos y volveremos y vamos a ganar”, dijo Biden a sus seguidores en Las Vegas el sábado por la noche.

La senadora Elizabeth Warren, que había estado buscando impulsar su campaña después de malos resultados en los primeros dos estados, se ubicaba nuevamente en un cuarto decepcionante lugar con más del 10% de apoyo en Nevada, donde los votantes llegaron a más de 250 sitios en todo el estado.

Buttigieg advirtió a los demócratas sobre nominar a Sanders y lo retrató como un idealista.

“Podemos priorizar la pureza ideológica o la victoria inclusiva (…) Podemos fortalecer una base estrecha y dura o abrir la carpa a una coalición estadounidense nueva, amplia y de gran corazón”, dijo Buttigieg a sus seguidores en Las Vegas.

A pesar de otro mal desempeño en Nevada, Warren dijo que recibió un impulso en la recaudación de fondos y el apoyo de un agresivo debate el miércoles, que llegó demasiado tarde para afectar la votación anticipada en el estado.

“Tenemos muchos estados por recorrer, y en este momento puedo sentir el impulso”, dijo Warren en un mitin en Seattle.

La carrera ahora comienza a ampliarse en todo el país, con las próximas primarias el 29 de febrero en Carolina del Sur, seguidas de las elecciones del Súper Martes en 14 estados el 3 de marzo que seleccionan a más de un tercio de los delegados comprometidos que ayudarán a designar un nominado demócrata.