7 errores comunes de los ganaderos que comienzan en el negocio

0
Un informe de Fedegán advierte que la falta de asesoría es uno de los errores más comunes que cometan los ganaderos al iniciar el negocio.

La ganadería es un negocio muy atractivo para muchos, pues si se hace de forma adecuada, genera mucha rentabilidad. Pero la inexperiencia y la falta de asesoría provocan que estos nuevos productores cometan muchos errores. Conozca los más frecuentes.

Trabajar en la ganadería no es una tarea fácil, por lo que es importante que quienes están iniciando en esta actividad tengan en cuenta ciertos parámetros para tener éxito en el negocio, de tal forma que se haga una investigación a profundidad de esta, y con esto lograr buenos resultados tanto productivos como económicos.

El empresario ganadero Guillermo Echeverry, propietario de una lechería especializada en Valle del Cauca, indica desde su experiencia, cuáles son los desaciertos más frecuentes que cometen los productores al iniciar el negocio.

Falta de conocimiento

“Uno de los errores más comunes es creer que todo se puede hacer con dinero, porque sí bien es cierto que es un elemento necesario para el negocio, también es importante que se tengan los conocimientos claves y básicos para ejecutar las cosas de la mejor manera”, explica Echeverry.

Escogencia del sistema de producción

Para este productor, los nuevos ganaderos deben saber escoger bien la raza o el propósito del negocio, pues esta es la única forma que se tiene para desarrollar lo que se quiere de acuerdo con lo que se tiene.

En este sentido, es importante que quienes inician, tengan claro si quieren trabajar con sistema de producción de carne, de leche o doble propósito, teniendo en cuenta que cada una de estos tienen unas razas que mejor rinden.

Relaciones

Es vital que las personas aprendan a relacionarse de la mejor manera, pues el productor no puede creer que por el hecho de ser dueño de la propiedad, se las sabe todas.

Es por esto que es importante compararse con los demás, escuchar los consejos de quienes tienen experiencia en el tema para no cometer los mismos errores.

Pensar que cualquiera puede ser ganadero

Al ser la ganadería una actividad amplia y compleja, las personas deben tener en cuenta que no todo el mundo puede ser ganadero, pues esto requiere de disciplina, amor, pasión y entrega por el campo y por los animales.

No rodearse de personas idóneas para el negocio

Para Echeverry, “hay que buscarse las personas que sepan del negocio, para que de esta manera las cosas salgan mejor y así la inversión valga la pena”.

No manejar a la ganadería como una empresa

Desde sus inicios, el productor debe manejar esta actividad como un negocio con todas las de la ley, por lo cual hay que seguir las normas y parámetros técnicos y legales.

Mauricio Espinosa es un zootecnista y propietario de una ganadería de ceba en Córdoba explica que “definitivamente la ganadería es un negocio que implica manejo de costos y a lo cual hay que sacarle cuentas para saber si es rentable, de lo contrario no valdría la pena hacer una inversión en una finca, en instalaciones y semovientes, sino no se sabe que le va a dar plata”.

Capacitación y asesoría

Este mismo productor precisa que es importante que las personas tengan asesoría profesional, es decir, que es clave que se busque a un veterinario o zootecnista que sea el encargado de gerenciar el negocio, pues son las personas más idóneos para la administración de una empresa agropecuaria.