¿Debemos educar financieramente a los niños?

0

Por: Antonio Chaparro Ballesteros/ Los que tenemos la enorme bendición y fortuna de ser padres, siempre queremos lo mejor para ellos, que crezcan sanos, la mejor alimentación, la mejor ropa, el mejor colegio, inculcarles valores y principios y en general que el niño tenga buenas costumbres.

Trabajamos muy duro para ganar muy buen dinero y con estos recursos darles lo mejor a nuestros hijos, ¿será que esto es suficiente? ¿Sera que el dinero está reemplazando lo que verdaderamente debemos hacer y por lo cual fuimos padres?

Los niños aproximadamente desde los 6, 7 o 8 años ya empiezan a conocer el dinero, empiezan a utilizarlo, todavía no tienen conciencia de cómo se gana, pero si como se usa.

Esas primeras edades en las que el niño sabe que por dar un billete le dan algo a cambio, el todavía no sabe de dónde salen esos billetes, él no se preocupa cuanto trabajaron sus padres por conseguirlo, el asume que son ilimitados, que es normal tener dinero, es decir está en esa famosa burbuja de que lo tienen todo.

A la edad de 9 años los niños comienzan a separarse de la identidad de sus padres y a buscar la suya, en la gran mayoría de los casos, continúan en la burbuja, no se dan por enterados de existe gran pobreza en el mundo, que mueren millones de personas y sobre todo niños de su misma edad por falta de comida, por falta de atención médica adecuada y en fin por falta de dinero.

Es responsabilidad nuestra y solo nuestra como padres educar a nuestros niños para que sean buenos ciudadanos, para que sean compasivos con las demás personas, no esperemos que el colegio haga eso por nosotros, porque seguramente no lo van a hacer, los valores y principios se enseñan en casa, la mejor forma de enseñar siempre será con el ejemplo, nuestras conductas diarias, nuestros comportamientos, nuestra forma de relacionarnos con las demás personas, debemos tomar conciencia de que siempre hay unos ojitos por ahí viéndonos.

Es sorprendente como mi hijo Nicolás de 9 años un día me dijo: “Papi tú me enseñas que no debemos ponernos de mal genio, ni pelear”

– Le dije, “claro que sí, así debe ser”

– “Pero una vez te escuché peleando con una persona por el celular”.

Le hice más preguntas y había sido cuatro años atrás, cuatro años. Es increíble como ellos relacionan lo que les enseñamos con lo que nos ven a nosotros haciendo. Le explique que era con un proveedor y que estaba en otra ciudad y la comunicación estaba mala y me tocaba alzar la voz, espero que me haya creído.

A lo que voy, es que ellos están más pendientes de lo que hacemos y hablamos que lo que nosotros creemos, por eso es tan importante primero tomar conciencia de que lo que queramos enseñarles, que sea autentico en nuestras vidas, de lo contrario tarde que temprano ellos se van a dar cuenta.

Muchas veces me cuestiono de la educación que reciben nuestros hijos en los colegios, siento que no es la mejor o por lo menos está incompleta (espero que esta columna no la lean en el colegio de mi hijo), ¿será que en los colegios descubren los verdaderos talentos que tienen nuestros niños? ¿O los están educando en serie, sin importar las cualidades y fortalezas de cada estudiante?

Existen varios tipos de inteligencia, en los colegios solo evidenciamos aproximadamente dos, memoria para aprender datos y hechos para después escribirlos en un papel y a las dos semanas el 90% de esos datos los olvidamos y las habilidades numéricas que si nos van a servir mucho para toda la vida, pero que pasa si un niño es muy bueno para la pintura, para cantar, para actuar, para algún deporte, para programación, si tiene un liderazgo social muy fuerte o si le gustan mucho los negocios.

O peor aún, si un profesor con el ánimo de que sus alumnos se memoricen las lecciones y saquen buenas notas, les digan que no pierdan el tiempo con esas habilidades porque no son importantes, posiblemente nos hemos perdido de muchos genios que podrían haber aportado mucho a nuestro mundo.

¿Si un niño es muy bueno en alguna de estas facetas, cuanto tiempo debe dedicarle? ¿Más o menos que el resto de las materias?  ¿Si es en lo que más se le facilita y posiblemente va a ser eso en su vida, no debería dedicarle la gran mayoría del tiempo?

Nuestros hijos deben saber la verdadera importancia del dinero, primero que todo, quitarles esa mentalidad de escasez, o que nunca van a ser ricos, el dinero es muy importante, pero más importante es enseñarles a ser felices con lo que tengamos, mucho o poco, recuerden entre más agradecidos seamos, más atraeremos de lo mismo, en eso debemos ser muy enfáticos con nuestros pequeños, enseñarles a ser agradecidos con Dios por ser tan bendecidos.

Soy de los que pienso que definitivamente si tenemos que educar financieramente a nuestros hijos, llevarlos a que nos acompañen a realizar obras sociales (porque las realizamos ¿cierto?) que ellos se den cuenta por sus mismos ojos que está sucediendo fuera de su burbuja, que vean que ha pasado cuando las personas diariamente toman malas decisiones.

Algo importante de enseñarles sobre el dinero, es hacerlo en forma de juego, ellos aprenden más jugando, no quitarles esa felicidad de ser niños, esa sonrisa que tanto nos hace falta a los adultos, pero es bueno fórmalos, crearles mentalidad de exitosos, mentalidad de ser ricos.

Cuando Nico me dice que está preocupado porque no sabe qué va a hacer cuando grande, yo le digo: primero que está muy pequeño, que más adelante nos ocuparemos de eso, pero que yo quiero que el haga lo que más le gusta hacer, lo que más se le facilite, después que siempre tenga el objetivo de ser el mejor y después ayude a los demás a cumplir sus metas y sueños.

Facebook: Antonio Chaparro Ballesteros

Instagram: antoniochaparrob