Sigue la amenaza en los Cerros Orientales

0
Corrillos-Yo-Opino-Fredy-Garzon-c

Por: Fredy Garzón/ De nada han servido las advertencias de los ambientalistas, funcionarios públicos, conversatorios y audiencias donde la ciudadanía ha manifestado el peligro latente con la intervención de los Cerros Orientales, para la administración municipal de Bucaramanga la inversión de más de $13 mil millones en unas tierras con limbos jurídicos y cedidas al municipio no les causa ningún riesgo; se quiere imponer de nuevo y Manolo como buen alumno recibe y copia al pie de la letra la cartilla del “va porque va”, todo ello con el propósito de beneficiar a los grandes constructores de la ciudad.

Mientras la Contraloría Municipal tiene reparos frente a los contratos a través de algunos hallazgos administrativos, la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga en un sinnúmero de oportunidades ha manifestado las irregularidades de continuar con una obra que no posee licenciamiento ambiental.

En un recorrido desde el restaurante La Toscana hasta el antiguo restaurante El Corcovado realizado el día 22 de noviembre del presente año por el colectivo ciudadano El Denunciante, junto con los ambientalistas Cesar Mauricio Olaya y Orlando Beltrán, se pudo evidenciar como los senderos a intervenir dentro de los Cerros Orientales ya se tiene demarcados con un dimensión a lo ancho del sendero de 1,80 a 2 metros, esto quiere decir que al bosque en general se le va a robar 1 metro de capa vegetal y de montaña en todo la extensión del trayecto del sendero.

Cuesta creer que estos caminos que por mucho tiempo han sido un verdadero santuario de fauna y flora para el mismo disfrute de los que allí caminan, vayan a convertirse en trayectos de cemento, grama, varillas, miradores, juegos infantiles, auditorios, accesos vehiculares, instalación de postes de energía y luz, por solo hablar de las pocas obras civiles de esta construcción que nada bueno van a traer para la salud y ambiente de la ciudad.

Lo que allí se va a realizar con esta intervención es lo que comúnmente los ambientalistas llaman fragmentación ecosistémica, lo cual cambiará las condiciones de la zona; no se requiere para hacer senderismo o realizar pedagogía con las comunidades en el cuidado de nuestros recursos llevar morteros y acero, lo que se requiere es tener otro tipo de iniciativas que sean amigables con el ambiente, pero causa admiración como el actual gobierno que posa de tener a los cerebros más  preparados del mundo, no tengan otra alternativa distinta a la del proyecto bosques de los caminantes.

Hacemos un llamado como colectivo a la ciudadanía en general a proteger nuestro único pulmón y hábitat de gran variedad de especies animales y vegetales amenazados con este proyecto; ya se activó el Comité de Protección de los Cerros para este fin, de igual forma hacemos un llamado a los ambientalistas de bolsillo que esperan migajas de los mandatarios de turno a que se pronuncien; al Comité de Santaurbán recordarles que no solo el agua es vida, los cerros también. 

Nota: El Caracolí de más de 100 años de edad que se cayó a la altura del restaurante el Corcovado, no fue por la acción de las lluvias como lo quiere presentar la Alcaldía de Bucaramanga; este volcamiento se debió a las intervenciones por las obras civiles que allí se adelantan y de eso pueden dar fe muchos de los habitantes que ya se están organizando para presentar acciones legales en contra de este proyecto que solo busca convertir las tierras de los urbanizadores en suelos de expansión urbana.      

Twitter: @ELDENUNCIANTEo