Urge el voto electrónico

0
Corrillos-Yo-Opino-Lenin-E-Pabon

Por: Lenin E. Pabón/ Un día después de las pasadas elecciones regionales recibí una llamada para ir al municipio de Cantagallo. al sur del departamento de Bolívar. La persona que me llamó denotaba premura y agitación, la llamada recibida era para ir a impugnar las mesas de votación ante la comisión escrutadora, acepté ir sin ni siquiera tener tiempo de empacar algo de ropa y útiles de aseo, un carro pasó a recogerme para llevarme a Puerto Wilches y de allí, tomar chalupa y llegar al municipio en mención.

Fueron casi tres horas de viaje y el sol golpeaba sin clemencia, duramos cuatro días impugnando las mesas, y digo duramos, porque conmigo habían dos colegas más realizando la misma tarea y defendiendo con ahínco la transparencia de la jornada electoral. Los ánimos estaban caldeados, parte de la población se agrupaba frente al Concejo Municipal donde se llevaba a cabo el escrutinio para ver de primera mano lo que sucedía allí adentro.

Fueron pasando los días y nosotros seguíamos haciendo nuestra labor de forma rigurosa, la comunidad alborotada, impaciente, porque no habían resultados concretos, gritaban, lanzaban arengas, fue necesaria la presencia del Escuadrón Móvil Antidisturbios para mitigar la protesta y los desórdenes; era tanta la incertidumbre y lo pesado del ambiente que el Registrador fue amenazado de muerte y uno de los integrantes de la Comisión Escrutadora renunció.

Así nos fuimos a dormir ese día, llevábamos nueve mesas escrutadas de las cuales logramos abrir 8 para que se contaran los votos uno a uno; me levanté temprano y después de arreglarme y desayunar me dirigí a retomar labores, llegué y el escrutinio estaba suspendido debido a que no había Registrador Municipal al cabo de un rato junto a mi compañero recibimos amenazas y también, decidimos salir del municipio inmediatamente.

Viendo y leyendo los principales noticieros y diarios pude observar que a nivel nacional hubo una serie de hechos desafortunados después de la jornada electoral pasada y los motivos eran uno solo, fraude.

Y es que este sentimiento de incredulidad hacia los comicios no es nuevo, uno de los fraudes electorales más sonado data de 1970 cuando el gobierno de Carlos Lleras Restrepo (abuelo de Germán Vargas Lleras), fraguó un fraude contra Gustavo Rojas Pinilla (abuelo de Samuel e Iván Moreno Rojas) quien en los primeros boletines iba ganando la contienda entonces, el presidente Lleras ordenó la suspensión de las trasmisiones por radio, ordenó un toque de queda en toda Colombia y al otro día apareció de presidente de la república electo Misael Pastrana Borrero (padre de Andrés Pastrana).

Entonces, mis queridos lectores, mi mensaje va encaminado a que la única forma de creer en un proceso electoral es aplicar el voto electrónico que garantiza un gran porcentaje de confiabilidad, este sistema tiene renuente a un sector político del país debido a que en el actual sistema pueden manipular resultados y así, salir ganadores.

“Las tecnologías del voto electrónico pueden acelerar el conteo de los votos y proveer una mejor accesibilidad para los votantes con algún tipo de discapacidad”. Tomado de Wikipedia.

Colombia presume la mala fe de los que cuentan los votos y es legítima esa duda, lo que deben hacer nuestras instituciones es cambiar el actual sistema perverso y poner en marcha el voto electrónico que sea auditado por personal extranjero del primer mundo.

Lenin E. Pabón Abogado              

Twitter: @PABONLENIN         

Facebook: Lenin Pabon