Satanización del 21 de noviembre

0
Corrillos-yo-opino-marlon-perez

Por: Marlon Pérez/ Los colombianos hemos decidido salir a las calles para alzar nuestras voces, nuestras manos, nuestras banderas y caminar en tono de protesta debido al gobierno simple y hasta pueril que es manejado por el oprobio liderazgo del “presidente” Iván Duque Márquez.

El gran problema es que estamos cayendo nuevamente en la maldita polarización a la cual muchos políticos de turno nos han querido llevar para poder tener el manejo político sobre cada situación que se presenta en el país.

Colombia, como cualquier estado siempre ha tenido problemas y hemos tenido que pasar episodios bastante grandes y graves como para no poder resolver la situación que hoy en día se está presentando, sin embargo, la deficiente administración que mantenemos, causa un sin sabor de muchos millones de colombianos que votaron esperanzados en que iban a mejorar las cosas.

Y hoy, grandes artistas, personajes de la televisión y hasta las reinas de belleza se unen a la causa, una causa que colectiviza la desaprobación del manejo del gobierno actual, una causa que cada día crece y está haciendo que tanto grandes como chicos entiendan la necesidad de salir a las calles a marchar y a exigir el cumplimiento de nuestros derechos y el respeto por los mismos; sin embargo, nuevamente, por parte del gobierno, es necesario utilizar la herramienta del miedo.

Ya las redes sociales, los canales como RCN televisión y Caracol televisión están siendo utilizados como medios directos para enviar el mensaje de terror a los ciudadanos; nos muestran personas mutiladas, personas muertas, ambientes destruidos, guerras, desolación, tristeza y más, todo un sin fin de cosas que podría pasar -según ellos- y en lo que se convertiría el país si salimos a marchar este 21 de noviembre.

Eso nos hace pensar sobre la polarización, la estupidez y el descaro tan impresionante de los gobernantes por no dejarnos desarrollar como estado. Que Chile, que Bolivia, que Ecuador… Eso nos hace recordar las pasadas elecciones, con el “nos vamos a volver como Venezuela” y como ciegos infundados corriendo a votar por miedo por quien prometía ser la solución.

Pero esta vez debe ser diferente. Carlos Vives señaló: “Las marchas son expresión de una sociedad que se une para protegerse y enviar un mensaje a sus gobernantes” y es así, es de vital importancia que los colombianos entiendan que en nuestra constitución nos fue permitido en su artículo 37 poder reunirnos y manifestarnos públicamente, por lo que estos improperios que los medios de comunicación causan ante tal manifestación son hasta inconstitucionales y no permiten el pleno desarrollo de la misma sociedad colombiana.

Pero ya que los argumentos de los “no marcho porque quiero a mi país” y “eso es propiciado por puros delincuentes” son tan banales y carecen de valor alguno, porque ni los millones de colombianos que están alistando sus banderas y calentando sus cuerdas vocales son incitados ni organizados por grupos beligerantes o ilegales, si no que han decidido abierta, clara y expresamente salir a marchar porque existen las razones pertinentes para hacerlo.

Todo lo contrario, marchamos porque queremos a nuestro país, marchamos porque no queremos el ‘paquete chileno’ de Duque de la OCDE y el FMI, marchamos porque mientras Duque manifiesta internacionalmente ser un agente de paz y protector del medio ambiente, adentro -se sabe- le importa más manejar un balón de futbol que el futuro incierto del país.

Marchamos por el aumento de muertos de líderes sociales, de excombatientes de las FARC que se recibieron en el proceso de paz e intentaban cambiar sus vidas, de la muerte de los líderes indígenas, de los nuevos falsos positivos que se están dando, marchamos por los pronunciamientos viles de reforma laboral y pensional y la tan cuestionada y materializada reforma tributaria que Duque defiende a capa y espada.

Marchamos porque tenemos impertinentes y bandidos dirigiendo el país como el señor Carrasquilla quien se viera envuelto en los procesos de desfalco a tantos municipios con los bonos del agua mientras desarrollaba su papel como Ministro de Hacienda y que luego el presidente lo designara como Ministro del Medio Ambiente en los procesos de licenciamiento ambiental por los que el país ha estado pasando -y en los cuales el país ha estado en contra- y aquí surge una nueva pregunta, si el artículo tercero de la constitución ha sido bastante claro al precisar que “el poder reside exclusivamente en el pueblo” y el pueblo ha estado constantemente alzando su voz; ¿el gobierno porque hace lo contrario? o es que, sencillamente, los fines particulares están por encima del pueblo y pasamos por encima hasta del principio constitucional del “interés general sobre el particular” y nos importa un comino lo que piense todo el mundo.

Ya basta de dejarnos guiar por los paupérrimos medios de comunicación que solo nos engañan, nos mienten y nos utilizan para sus propios fines. Decidamos de la manera correcta, la manera en que nos ponemos de pie, abrimos nuestros ojos y avanzamos por una Colombia mejor, una Colombia verdaderamente prospera y llena de oportunidades, pero no porque el gobierno lo diga sino porque usted hará parte de su nueva construcción.

Facebook: marlonp23 

Instagram: marlon.perez23

Twitter: @Marlon_PerezQ