El queso es bueno para el corazón y para evitar las pesadillas

0
El consumo de queso es beneficioso, incluso para quienes padecen problemas de obesidad, colesterol alto o presión arterial. Los quesos duros son recomendados para quienes padecen intolerancia a la lactosa.

El queso es una gran fuente de proteínas y calcio, pero a menudo es rico en grasas y sal, lo que ha generado varios mitos sobre sus supuestos efectos negativos para la salud.

En Colombia, el tamaño de la porción estándar recomendada es de 15 gramos (el tamaño de una pequeña caja de fósforos o una ficha de dominó). En el mercado encontramos gran diversidad de quesos, los cuales presentan una importante fuente de calcio, proteínas y vitaminas. Por eso, es imprescindible incluirlo en la dieta diaria.

Según el experto de Quesos de Europa Pierre Devos: “No hay ninguna razón para cohibirse en el consumo de un producto tan saludable y natural, hay evidencias de que el queso, a pesar su alto nivel de grasa, puede tener un efecto protector sobre el corazón”.

Mitos comunes en relación con el queso

1. Se debería abandonar el queso por completo por su cantidad de grasa.

No se tiene que eliminar por completo de la dieta. Incluso con problemas de obesidad, colesterol o presión arterial altos, se pueden consumir quesos grasos con moderación, respetando las porciones recomendadas.

Estudios británicos demuestran que las personas con una mayor ingesta de productos lácteos tenían un menor riesgo a padecer enfermedades cardiovasculares. Todos los quesos pueden ser consumidos, sin pasar el límite de 40 gramos por día.

Se debe tener en cuenta que los quesos de pasta dura tienen más grasa que los quesos blandos, así que deben ser consumidos en porciones menores.

Si quiere darse gusto con más cantidad, un Brie o un Camembert son buenas opciones.

2. Consumir quesos antes de dormir puede dar pesadillas.

En Colombia encontramos varias leyendas urbanas, una de ellas es creer que comer queso antes de acostarse puede producir pesadillas. Pero en realidad se puede decir que el queso regula el sueño, ya que contiene un aminoácido llamado triptófano que está relacionado con el estado de ánimo estable y la función del mismo.

Además de esto, el queso es rico en vitaminas del grupo B. Una de ellas la vitamina B6 puede mejorar su calidad de sueño y lleva a tener sueños más vívidos.

La vitamina B6 aumenta el nivel de serotonina en el cuerpo, lo que hará que el descanso sea más placentero y ayude a mejorar la memoria.

Una cena ligera con dos tostadas de Saint Paulin o Bleu d’Auvergne, además de deliciosa, será beneficiosa para la noche.

3. No se debe comer queso si se sufre de intolerancia a la lactosa.

No se debe eliminar completamente el queso de la dieta si se es intolerante a la lactosa, en algunos casos, como el del queso brie, su contenido de lactosa es tan mínimo (aproximadamente 0,04 g en un bloque de 40 g) que aún se puede tolerar.

Como regla general, cambie a quesos duros y madurados, estos contienen menos lactosa.

Uno de los hábitos tips más usados es siempre verificar el contenido de azúcar de la etiqueta. La lactosa se encuentra bajo el azúcar, por lo que si el número es bajo o cero, puede ser tolerado para que pueda ser disfrutado.

Un Emmental o un Comté son tolerados incluso por personas normalmente sensibles a la lactosa.