Renuncia de Jhan Carlos Alvernia dejó a Bucaramanga con siete pretendientes

0
En una carta de 51 palabras Alvernia renunció a ser candidato a la Alcaldía de Bucaramanga. Ninguna explicación, ninguna pista de su decisión. Tercer candidato en quedar excluido de la contienda electoral. Amaya, Prada y Alvernia dijeron adiós.

“Pacto Por Bucaramanga. Nueva Ciudad – Mejor Vida (2020- 2023)”, no es un tráiler ni es el título de una película, es solo un programa de gobierno que se quedó en intenciones, al menos para el período que allí marca: 2020 – 2023.

Quien presentó ese Programa de Gobierno para la Ciudad de Bucaramanga, del 1 de enero de 2020 al 31 de diciembre de 2023 tenía mucho empuje los primeros días, inclusive cuando apenas buscaba el aval. Respiraba seguridad.

Lo intentó durante varias semanas en el Centro Democrático. Su deseo desde siempre era ser candidato a la Alcaldía de Bucaramanga. Los resultados de las elecciones del 25 de octubre de 2015 lo respaldaban y ya lo mostraban como un candidato de ligas mayores.

En las anteriores elecciones regionales los resultados para la Alcaldía de Bucaramanga aquel 25 de octubre de 2015 fueron:

1.- Rodolfo Hernández Suárez, por el Movimiento Cívico Lógica Ética Y Estética          , obtuvo 77,238 votos, es decir el 28.83 por ciento. (Valga decir que ganó la Alcaldía para el período 2015 – 2019).

2.- Carlos Arturo Ibáñez Muñoz, del Partido Liberal Colombiano, obtuvo 72,768 votos, el 27.16 %

3.- Jhan Carlos Alvernia Vergel, candidato del Partido De La U, logró 53,993 votos, el 20.15 %

4.- Sergio Isnardo Muñoz Villarreal, del Movimiento Alternativo Indígena y Social «Mais», alcanzó 30,170 votos, el 11.26 %.

Los 53,993 votos que obtuvo Jhan Carlos Alvernia Vergel hace cuatro años, con una diferencia de 23,335 votos del ganador, lo proponían como la persona que esta vez sí.

Las ilusiones en el Centro Democrático

A principios del año los precandidatos del Centro Democrático eran varios. Alvernia silencioso, pero siempre presente en todos los foros que organizó el Partido, solo hablaba lo necesario y no acudió a los medios ni concedía entrevistas. “Solo cuando tenga el aval comenzaré campaña”, decía.

Los días y las semanas pasaron. Los candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga por el Centro Democrático disminuyeron. Versiones corrían, pero nadie se atrevía a referir qué pasaría.

El único candidato que parecía seguro era Jorge Cote Cadena, quien fungía como candidato a la Gobernación de Santander. Alcanzó a ponerse la camiseta de candidato y levantó la mano en un foro como tal. Pero la voz oficial no se pronunciaba. En cuanto a la candidatura para Alcaldía de Bucaramanga también se navegaba en aguas inescrutables.

La primera estocada fulminante la sufrió Cote Cadena cuando el Centro Democrático anunció su aval para una candidatura fuera del Partido. El comentario fue general y sorpresivo, se basaba en que el Partido que tenía Presidente de la República no llevaba candidato propio a la Gobernación, iba con un prestado.

Sin apenas reponerse de la sorpresa, cuando ya se especulaba quién sería el candidato a la Alcaldía de Bucaramanga por el Centro Democrático, el Partido anunció en forma oficial el respaldo de una candidatura a una persona diferente de las que tenía como precandidatas.

Dados sus avales el Partido Centro Democrático se quedó sin candidatos propios en dos de los baluartes poderosos y emblemáticos en Santander.

A buscar en otras casas el hospedaje

Alvernia con el mayor sigilo, no quiso quedarse vestido y alborotado, se movió a otros colores. Y casi que a pocas horas antes del límite de la hora de las inscripciones para las elecciones regionales llegó a la Registraduría en Bucaramanga y se inscribió como candidato a la Alcaldía.

Con esa nominación el grupo de candidatos a la Alcaldía de Bucaramanga quedó fijado de la siguiente manera:

1-Ariel García Gómez, con el aval de Autoridades Indígenas de Colombia Aico.

2-Fredy Anaya Martínez, con el aval del Partido Conservador.

3-Sergio Isnardo Muñoz, con el aval del Partido MAIS.

4-Claudia López, con el movimiento Hagamos Ciudadanos.

5-Juan Carlos Cárdenas, con el movimiento Ciudadanos Libres.

6-Sergio Prada Marín, con el movimiento Seguro Sergio Prada.

7-Jaime Andrés Beltrán, con el aval de Podemos. (Ahora con el aval de Partido Colombia Justa Libres).

8-Carlos Francisco Toledo, con el movimiento Unidad Alternativa.

9-Pedro Nilson Amaya, con el movimiento Bucaramanga Con Acciones Reales.

10-Jhan Carlos Alvernia, con el aval del Partido de Reivindicación Étnica PRE.

El tarjetón fue revelado y cada uno empezó a trabajar por su candidatura.

Eran diez ahora solo quedan siete

No obstante empezaron las exclusiones. El primero en ser retirado fue Pedro Nilson Amaya, a quien según el informe oficial no le alcanzaron las firmas válidas para completar las 50 mil necesarias para lograr el aval.

A Sergio Prada Marín lo señalaron de estar inhabilitado por firmar contratos con entidades del Estado como Representante Legal de la Clínica Materno Infantil San Luis, de Bucaramanga, dentro de los doce meses anteriores a la inscripción de su candidatura. Prada presentó los descargos y unos días después, antes de conocerse el fallo definitivo, renunció a la candidatura.

Jhan Carlos Alvernia, a diferencia de la campaña de 2015, parecía esta vez trabajar por su aspiración de manera muy reservada. Las encuestas reveladas por diferentes grupos y profesionales no le auguraban muy buenas perspectivas.

Aunque ese asunto ya tiene una respuesta de cajón: “La verdadera encuesta se verá el día de las elecciones”.

Muy juicioso al comienzo de la campaña, Alvernia empezó luego a no asistir a los debates y a no contestar el teléfono. Esta semana en una reducida carta dirigida a Eddy Aurora Morantes Arias, Registradora Municipal de Bucaramanga, dio el paso definitivo: Renunciar a la candidatura a la Alcaldía.

Ninguna explicación. Solo eso: la renuncia. Su teléfono, como muchas veces, sin respuesta.

Lo que parecía un buen Programa de Gobierno: “Pacto Por Bucaramanga. Nueva Ciudad – Mejor Vida (2020- 2023)”, se quedó en intenciones. Lo más sonado de esa campaña fue la que él definió como una amenaza que tuvo al final de un debate.

Ahora pasará a ser uno de los asesores de campaña de Claudia López, la única candidata mujer y quien está arriba en la intención de voto. La noticia oficialmente no se ha dado, pero ya el acuerdo está en pié. Una reunión convocada por el Representante a la Cámara, Edwin Ballesteros, selló la alianza.