¿Prima extra a trabajadores haría desaparecer cajas de compensación?

0

Diversos sectores gremiales alertaron esta semana que tal y como está contemplada la iniciativa que busca crear una prima extra legal para los gastos de la canasta familiar de aquellos trabajadores que ganen hasta 3 .5 salarios mínimos, acabarían las cajas de compensación.

Durante una audiencia pública realizada en la Comisión Séptima de la Cámara de Representantes, voceros de distintos gremios alertaron que las cajas de compensación familiar tendrían que asumir el costo de dicha prima.

En ese sentido, la presidenta de la Federación Nacional de Cajas de Compensación (Fedecajas), Carmen Hernández alertó que, de aprobarse esta iniciativa, el 80 % de estas entidades estarían condenadas a desaparecer.

“Nosotros no estamos de acuerdo de que le vayan a cargar esa responsabilidad económica a las cajas de compensación familiar, porque el hecho de que estas entidades llegasen a asumir esta responsabilidad, el 84 % de las cajas de compensación familiar se acabarían», dijo.

Hernández agregó que «esto tendría un impacto social en el país, pues las cajas de compensación son las únicas que tienen la capacidad instalada para atender a todo tipo de población”.

Por su parte la presidente de Asocajas, Adriana Guillén, advirtió que esta prima «costaría cerca de 2.4 billones de pesos que impactaría en casi un 40 % el trabajo de las cajas; es decir, más de la tercera parte desaparecerían y los beneficios sociales, por eso estamos preocupados”.

A su vez Héctor Orlando Solano, presidente de la junta directiva de Fedecajas, explicó que “se plantea la alternativa de que los trabajadores reciban medio salario adicional. Si lo pagan las cajas de compensación, las instituciones tienen que disminuir los niveles de subsidio».

Señaló que, por ejemplo, «en educación un colegio de caja de compensación puede costar más de 300 mil pesos y con el subsidio cuesta 50 mil pesos; en términos prácticos, el trabajador recibe una prima pero debe pagar más por servicios como educación, recreación y capacitación de sus hijos. Es decir, desaparecen los beneficios que hoy brindan las cajas de compensación”.

Empleo formal

El presidente del Consejo Gremial Nacional, Jorge Bedoya, rechazó esta iniciativa señalando que pone en riesgo la generación de empleo formal, por lo que le pidió al Congreso que sea archivada.

“Es inaudito que se esté discutiendo un proyecto de ley que puede conducir a generar mayor informalidad, cuando el país tiene una informalidad laboral en el campo del 86 % y en las ciudades del 47 %. Por eso le hemos pedido al Congreso que no permita que esta iniciativa se convierta en Ley de la República», dijo Bedoya.

El vicepresidente de Fenalco -el gremio de los comerciantes-, Eduardo Visbal, señaló que “este es un proyecto de ley que afecta los costos laborales, generará mayor desempleo y mayor informalidad, cargarle los costos de una prima a la cuota parafiscal del 4 % a las cajas de compensación acabaría con este sistema y afectaría mucho la paz laboral”.

La presidente de Acopi (que agrupa a las pequeñas y medianas empresas), Rosmeri Quintero, señaló que “este proyecto no es benéfico porque no está considerando dos aspectos como el desempleo que va en aumento y la informalidad, ya nosotros como sector Mipyme llevamos una responsabilidad en materia no salarial en un 60 %, lo que nos incrementaría los costos. De los 22 millones de empleos que se generan en el país nosotros damos el 40 %”.

Los trabajadores

Sin embargo, el presidente de la Confederación General del Trabajo (CGT), Julio Roberto Gómez, señaló que respalda esta iniciativa siempre y cuando los costos no los tenga que asumir las cajas de compensación.

“Todo lo que signifique mejorar los ingresos de la clase menos favorecida en el país lo apoya la confederación. Consideramos que bienvenida esa prima a la canasta familiar, solo que con cargo a las empresas y no a las cajas de compensación familiar», precisó.

Añadió que “no entendemos la dinámica del sector empresarial. Si es empobrecer a los trabajadores entonces para qué producir bienes y servicios si la gente no tiene capacidad de compra; es aumentando el poder adquisitivo de los trabajadores como se reactiva todo el aparato productivo nacional”.

La iniciativa

El representante Juan Diego Echavarría, uno de los ponentes de esta iniciativa, explicó que “esta ya pasó los dos primeros debates, tanto en comisión como en plenaria. Esta prima a la canasta familiar equivale a 15 días de salario por cada año laborado, solo para quienes devenguen hasta 3.5 salarios mínimos”.

“Si este proyecto se aprueba, empezaría a regir desde marzo del próximo año. Antes de iniciar el tercer debate en la Comisión Tercera, estamos escuchando a todos los sectores para la próxima semana definir el futuro de esta iniciativa”, puntualizó.