Un mal candidato y un mal perdedor

0
Corrillos-Yo-Opino-Fredy-Garzon-c

Por: Fredy Garzón/ Bucaramanga no ha podido salir de letargo en el que quedó sumida después de la elección de Rodolfo Hernández como alcalde, los cacaos de la ciudad pretenden repetirnos esa dosis funesta de administrar sin conocer la función pública, de administrar con el odio visceral, la doble moral y corrupción.

Varias versiones coinciden en asegurar que a petición del alcalde Hernández se reunieron Alejandro Galvis, Víctor Carrillo y Jaime Calderón para que entre ellos decidieran cual sería el candidato a apoyar, si Juan Carlos Cárdenas o Sergio Prada.

Previamente se había acordado que quien recibiera la bendición de los cacaos tendría el respaldo del otro candidato, esto como un gran pacto de caballeros; al final determinaron que sería Cárdenas la persona que recibiría el respaldo y acompañamiento de este elitista y burgués sector empresarial.

Nos refieren que el candidato Prada se molestó con esta unánime decisión y recibió colosal reprimenda del Dr. Jaime Calderón, al recordarle que sus planteamientos en temas de salud era simple demagogia y quedaría en ridículo pretender decir que él resolvería los problemas de la salud de la ciudad; como hombre falto a su palabra, esa fue la última vez que vieron al Odontólogo Prada.

Para nadie es un secreto que Sergio Prada Marín es un mal candidato y un mal perdedor, sus socios y amigos así lo señalan; cuando pretendió aspirar al Concejo Municipal no logró la curul a esta corporación, después de 4 años su hijo encabezó la lista al Concejo de Bucaramanga y también fallo en el intento, ¿de dónde pretende obtener los votos necesarios para ser alcalde, si no logró ser concejal?

A eso debemos sumarle la posible inhabilidad que tiene por ser representante legal de la Clínica San Luis y haber suscrito contratos para ejecutarse en la ciudad, como lo reseñan varias fuentes en las redes sociales; le recordamos al Dr. Prada que juramentar en notaría, de que no se encuentra inmerso en ningún tipo de inhabilidad, le acarrearía varios dolores de cabeza.

Se habla mucho de que sus empleados muy poco lo quieren, los médicos bajo su mando se cansaron de sus amenazas de cambiarlos por médicos venezolanos, su arrogancia y prepotencia nadie la soporta dentro de la Clínica y los pobres deportistas de los torneos del Club Campestre ya no quieren mas insultos y golpes en la cancha, así el Dr. Prada sea el dueño de balón y patrocine los uniformes del equipo.  

A nuestro acreditado odontólogo, porque en verdad lo es, solo le queda desmontar su ilusión de campaña y apoyar una candidatura muy distinta a la de los cacaos que le cerraron las puertas.

Nota: próxima columna “Los amigos de Cárdenas en la alcaldía de Bucaramanga”

Twitter: @ELDENUNCIANTEo

Facebook: Denunciante Bucaramanga

Instagram: @eldenunciantebucaramanga

YouTube: El Denunciante Bucaramanga