Para dejar urgencias, 250 mil millones de pesos recibiría Santander

0
Corrillos-Crisis-salud

Santander recibiría solo para el sector salud por lo menos 250 mil millones de pesos según quedó establecido en el Plan plurianual de inversiones el Plan Nacional de Desarrollo que empieza a desembolsar recursos el próximo año. Hace parte de ese Plan la Ley de Punto Final que a nivel nacional desembolsaría 5.5 billones para el sector salud.

Así lo informó en diálogo con Corrillos, el especialista en Alta Gerencia y Gerencia de Servicios de Salud, y administrador de empresas Luis Alejandro Rivero Osorio, actual Secretario de Salud Departamental de Santander.

Hay dos temas clave en la crisis de la salud que es generalizada para todo el país y Santander no es exento. En las EPS parecen jugar con la vida de la gente y no quieren entender algunas EPS, que de por medio están las vidas de las personas que merecen una atención oportuna, eficiente y con calidad. Así que la situación es grave debido a que algunas EPS no tienen una red contratada de servicios.

El usuario llega a una clínica que tendría red y lo primero que le dicen es que ni siquiera la urgencia se le atiende a esa EPS. El usuario toma el único camino: ir al Hospital Universitario de Santander y eso ha llevado al colapso del HUS.

Dijo el funcionario que tanto para el país como para Santander el otro tema es el de los migrantes venezolanos. El tema está bastante complicado. A hoy la cartera está en 14 mil millones de pesos en atención al migrante. Del Ministerio de Salud recibió el Departamento 2.600 millones de pesos. Ya se pagaron los primeros 700 millones y esta semana de agosto se espera pagar los segundos 700 millones de pesos y la siguiente semana serán pagados 1.300 millones más. El HUS está colapsado porque a hoy ya se gastó los recursos de todo el 2019.

A hoy el desangre es mayúsculo en la red pública de salud porque se desbordaron las atenciones. La Ley de Punto Final de la que hablábamos en principio puede resultar en un remedio que evite el colapso total.

Al respecto Rivero Osorio explicó que la Ley de Punto Final sería una solución en la medida en que se cumplan esos acuerdos que se firmaron en el gobierno de Iván Duque, Presidente de la República, y se esperaría que a enero de 2020 los hospitales, las EPS y las clínicas privadas ya le facturen el no POS a la Nación.

Esa fue una responsabilidad que recayó en los departamentos porque quisieron que fuera así, pero un contexto de Ley dijo que esa responsabilidad es de la Nación. A enero de 2020 se facturaría lo no POS o no PVS a Adres y la cartera que está adeudada con corte a diciembre 31 de 2019 se asumirá por la Nación. Ya se han hecho reuniones, dijo, se tienen compromisos de que a septiembre se entregue la cartera depurada que tiene el Departamento, solucionado el tema con IPS y EPS y poder decirle al Ministerio la deuda es tanto para que la cartera apropie esos recursos para el pago.

Esta ley es favorable a los departamentos. Si se cumple se tendrán flujo de recursos, las EPS y los hospitales van a recibir plata y que los recursos entraran por los hospitales y no directo a las EPS. Por ejemplo, explicó el Secretario de Salud, si a una EPS se le deben 30 mil millones de pesos, pero la EPS le debe 20 millones al HUS entonces que le giren en forma directa los 20 mil al HUS y 10 mil millones vayan a la EPS. Es el ejercicio para que no lleguen muchos recursos a las EPS y no sepan qué hacer con ellos y se olvide el destino que es el fortalecimiento de la red pública y privada de salud en el departamento y el país.

La vigilancia sobre esos recursos vendrá y lo primero es que se pague el recurso humano, que se pongan al día los hospitales en las mesadas que tienen atrasadas.

El Secretario de Salud manifestó que el Departamento apoya a municipios con equipos biomédicos en donde no es responsabilidad directa del ente departamental. En los hospitales del orden municipal la potestad es del Alcalde quien se encarga de los nombramientos allá. La Secretaria de Salud Departamental no hace parte de la Junta Directiva de esos centros asistenciales, ni la Secretaría de Salud Departamental ni la Gobernación solo se hace parte de once hospitales departamentales.

En esos hospitales locales se esperaría más compromiso de los alcaldes, que se contraten los Planes de Intervenciones Colectivas con estos hospitales que son para promoción y prevención de la salud, pero esos PIC el Alcalde no los contrata ni con su propio hospital así que hay unos recursos que se tienen en los municipios y que los ayudaría a salir de alguna crisis. En ocasiones se tiene mucho personal. Hay municipios de mil a tres mil habitantes con abogado, jefe de control interno, jefe de calidad y en eso se van los recursos. Si la administración municipal lo puede apoyar con un abogado o con un jefe de calidad que tenga en la alcaldía que los apoye con eso y deja los recursos para la salud. Un abogado por ejemplo se paga con dos o tres millones de pesos mensuales y así pues no alcanzan los recursos para los hospitales.

El Departamento entregará 33 ambulancias medicalizadas en Santander de las cuales cinco van para hospitales departamentales mientras que 28 van para hospitales locales. Igual sucedió con una dotación de equipos biomédicos para 27 hospitales dos de ellos departamentales y 25 municipales.

Además se está en la construcción de cinco hospitales nuevos, uno de ellos departamental en San Gil, los demás del orden municipal que son Curití, Barichara, Mogotes y Los Santos. Se hizo la gestión con el Ministerio y se realizan las obras. Son hospitales nuevos ni siquiera están en el antiguo terreno. Son obras por el orden de los 60 mil millones de pesos y se espera entregarlos en el primer semestre del próximo año.

Las inversiones en las 33 ambulancias están por los 6.500 millones de pesos, casi 200 millones cada una con recursos departamentales y apoyo de la nación. Más tres ambulancias medicalizadas en cofinanciación con el Ministerio y recursos propios del municipio para San Gil, Vélez y Málaga. En total 36 vehículos.

Hubo inversiones en los hospitales de Barrancabermeja y Vélez en donde se terminaron las obras comenzadas. Está en construcción el Hospital de Sabana de Torres que ya puede ser que a finales de septiembre esté al servicio. La inversión fue cercana a los cinco mil millones de pesos. Para la unidad maternoinfantil del Hospital de Floridablanca se consiguieron los recursos, se contrató y ya se comenzaron trabajos. El contratista se comprometió a que en diciembre terminaría el trabajo. Además se hizo una inversión de mil 800 millones de recursos departamentales, más los cuatro mil millones de la obra. En el Socorro se adecuó el segundo piso del hospital con trece consultorios para especialistas. En Güepsa también se adecuó el segundo piso del centro asistencial. Estas dos últimas obras ya están al servicio de la comunidad.

Pidió por último el funcionario al uso racional de los servicios. Se escucha a personas que dicen que les descuentan al mes 30 mil o 40 mil y en ese mes no han ido al médico, entonces se plantean ir a urgencias a ver qué le encuentran y qué medicamento le recetan para que además lo incapaciten y le cuadren el puente. Por eso la idea es ir al médico cuando en realidad es necesario. Si se está sano lo mejor es no acudir a urgencias donde además tendría el riesgo de coger una bacteria que pudo llevar otro paciente.