El exconcejal porteño Édgar Salguero Vargas está de vuelta por su credencial

0

Ahí donde lo ven, Édgar Salguero Vargas es quien propuso y logró la institucionalización del Festival Vallenato, la legalización de más de una veintena de barrios, entre ellos Altos de los Ángeles y se dio la pela para que en otros sectores tuvieran los servicios públicos y el Municipio por fin les construyera las redes de alcantarillado y acueducto que urgían en zonas populares. 

Las dos veces que fue elegido concejal de Barrancabermeja, Salguero Vargas hizo exactamente lo que dijo que haría: Propuso crear el Fondo Municipal de Apoyo al Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Barrancabermeja y hoy es un hecho.

Además, consiguió –en ese entonces- 1 millón de dólares para aliviar, casi en su totalidad, la deuda de Fertilizantes Colombianos. Lo que nunca supo fue por qué las directivas jamás tramitaron el desembolso que obligatoriamente debió realizar la Administración Local, pues así se ordenó mediante Acuerdo Municipal.

Y es que, a diferencia de los corporados de hoy, que en casi cuatro años de ostentar la credencial han presentado escasos 30 proyectos de acuerdo de su entera iniciativa, y aprobaron sólo uno; la primera vez que llegó al Concejo, Salguero radicó 32 que escribió con su puño y letra. La plenaria le dijo sí a 25.

Su gestión en el Concejo barranqueño supera los $4 mil millones que fueron invertidos en la construcción de parques, polideportivas, mejoramiento de salones comunales y de los centros y puestos de salud. 

Además, la fundación del colegio de bachillerato que tanta falta hacía en el corregimiento San Rafael de Chucurí, dejó de ser promesa pues Salguero no se quedó en lo dicho y pasó a los hechos.

Tiene la certeza que hizo la tarea para la que lo eligieron en los periodos 1995 -1997  y 1998 – 2000. 

Está de nuevo en el ruedo 

Desde hace un tiempo Édgar Salguero Vargas –número 6 en la lista de la Alianza Verde para el Concejo– está dedicado a sus negocios como comerciante, vive tranquilo y feliz al lado de su esposa y sus nietos a los que ama y consiente. Le confesó a Corrillos que quiere volver al Concejo, de donde salió con las manos limpias. 

No tiene investigaciones en su contra pero siente que a la ciudad le urgen dirigentes honestos, éticos y legales que antepongan siempre y ante la circunstancia que sea, las necesidades del territorio y su gente como su prioridad. 

Por eso está de vuelta, se inscribió con el partido Alianza Verde y ahora con alma, mente y corazón, trabaja para ganar su credencial en las elecciones regionales de octubre próximo. 

Con Salguero es “diciendo y haciendo”

Es claro que al Concejo no llegó a calentar la silla. Propuso y también logró los recursos para la implementación del programa de autopavimentación, obras que mejoraron la movilidad en buena parte de los sectores nor y suroriente de Barrancabermeja.

Otra de sus propuestas aprobadas fue la dotación con la primera, más moderna y completa sala de informática el Colegio Santa Cecilia, el primero en ser declarado de carácter oficial en el puerto Petrolero.

Lo dicho hasta aquí consta en el archivo histórico de la Corporación Edilicia donde Corrillos constató que los concejales de hace 20 años presentaban, como mínimo, hasta 80 proyectos de acuerdo en un año. Es decir, no se dedicaban sólo a aprobar, todo lo que el gobierno de turno les pusiera sobre la mesa. 

Quizá esa sea la razón de peso por la que los dirigentes políticos de la vieja guardia no titubean al asegurar que fue en su época cuando se construyó la mayor parte de la infraestructura vial, educativa, deportiva y los equipamientos de salud que hoy funcionan en la ciudad. Y la Alcaldía de Mario Evan Neme –por ejemplo- pasó a la historia como el gobierno que con menos recursos, más obras hizo.