¡Vuelve el nepotismo a Bucaramanga!

0
Corrillos-Yo-Opino-Jaime-Ivan-Restrepo

Por: Jaime Iván Restrepo Gómez/ Con los acuerdos, negociaciones por debajo de la mesa y la venta de votos, comienza un tejemaneje politiquero regional cuyo fin es consolidar un clan familiar para llevar a la Alcaldía de Bucaramanga la parentela, capturar la administración municipal y los recursos públicos en manos de unos pocos, en aras de un interés particular y no el verdadero interés que es buscar el desarrollo sostenible que verdaderamente necesita nuestra ciudad Bucaramanga Emprendedora.

Poco a poco se van conociendo elementos de la extraña maraña que manejan los caciques y gamonales que controlan la política en Santander. Lo grave de todo este andamiaje, conocido y sin duda avalado por las autoridades nacionales, es que allí es donde nacen dos grandes males del Estado colombiano: la corrupción y la ineficiencia mediocre. Se han presentado infinidad de veces, sin que estas denuncias hayan encontrado ningún eco, que el gobierno nacional, por comodidad, se apoya en los caciques regionales para garantizar su elección o su permanencia o aun la aprobación de leyes, sin beneficio de inventario.

Por ello es bueno traer a colación la expresión de un ciudadano santandereano, quien afirmaba que los senadores de su departamento eran importantes porque los oían en Bogotá y no por lo que hacían por ellos, los ciudadanos y la comunidad en general, la cual es una falacia engañosa.

Cómo empieza a operar el tejemaneje politiquero regional. Su éxito en la venta directa o camuflada de votos en que muchos caen tiene distintas explicaciones. Los más pobres necesitan el dinero, los almuerzos, las tejas y el cemento, el llamado TLC que mencione en varias campañas que he participado a lo largo de estos 25 años en la política bumanguesa y santandereana y creen que así es la política.

Los que ya han cubierto necesidades básicas esperan como prestación a su voto un puesto, una prebenda política, porque su problema es de ingresos permanentes y una política de estómago. También creen que así es la política. Pero lo  que está quedando en evidencia es que los políticos, claro que consiguen puestos, pero primero que todo para sus familiares. Y no se trata solo de ayudar al desocupado de sus parientes, por el contrario, es para el más vivo porque esta es la primera pieza para construir el clan político-familiar que les amplía su radar de poder.

¿Puestos burocráticos, nómina paralela con sueldos indignos, para sus fieles votantes y seguidores llamados “borregos”?

Es decir, del clientelismo se pasa inmediatamente al nepotismo. Pero cumplida esa etapa este clientelismo se usa de nuevo para que sus familiares entren inicialmente al Congreso de la República, con lo cual no solo garantizan la construcción del clan familiar, sino su capacidad de capturar al Estado y por ende, los recursos públicos y en consecuencia de ellos llevar a sus mismos familiares a las diferentes corporaciones públicas llámese concejos, asambleas, alcaldías, de que diez candidatos nuevos al Congreso, que son familiares muy cercanos de parlamentarios actuales, entren a reemplazarlos en la próxima legislatura.

Evidentemente, esta es la punta del iceberg de la forma como se consolidan los clanes familiares al llevar al Congreso hijos, hermanos, amantes y hasta suegras. Lo más grave, es que estos herederos son, en su mayoría, de congresistas con prontuario y por ende a ocupar las diferentes corporaciones públicas en lo regional.

¿Cuántos ciudadanos capaces, jamás llegan a puestos de dirección ya cooptados por los parientes de los gamonales del país y de los departamentos?

Ahora bien, un elemento igual de grave, pero que poco se menciona, es que en ese perverso tejido de los políticos nace la profunda ineficiencia del Estado ¿Cuántos ciudadanos capaces, jamás llegan a puestos de dirección ya cooptados por los parientes de los gamonales del país? Cuando los herederos ocupan estas posiciones, su meta no es hacerlo bien sino pasar este primer escaño para ingresar, no a la dura carrera administrativa, sino al núcleo de la democracia, nuestro Congreso de la República.

Enfáticamente: el Valle del Cauca le está compitiendo a la Región Caribe y ahora llegó este cáncer nuevamente a Santander en este campeonato de quiénes logran más clanes políticos familiares.

¿Hasta cuándo vamos a seguir los ciudadanos de bien apoyando y permitiendo que siga reinando el llamado nepotismo politiquero en Bucaramanga y Santander?

Esto lo que trae es un marcado retroceso a nuestra ciudad, unos pocos manejando y deteriorando el erario público y desde el congreso de la República realizando negociaciones por debajo de la mesa para favorecer a unos pocos, y dilapidando los avales al acomodo de los congresistas para favorecer a sus familiares que sólo aspiran llegar a la alcaldía de Bucaramanga como den lugar, utilizando a los mismos partidos políticos e ignorando y pasando por encima de quien han venido construyendo partido como fue el caso de los aspirantes a la alcaldía de Bucaramanga por el partido Cambio Radical y ojalá no suceda lo mismo con los aspirantes a la alcaldía de Bucaramanga por el Partido Centro Democrático. Como dicen por ahí ahora si apaguemos y vámonos.

Nunca entenderé como algunos partidos políticos en Santander se prestan para permitir ir en contra de sus principios, ideales y entregar coavales en apoyo a un nepotismo marcado en Bucaramanga desde el actual Congreso de la República, así como lo mencione anteriormente; llego la hora de tomar consciencia ciudadanos bumangueses y santandereanos para no permitir que los cacicazgos tradicionales y politiqueros vuelvan nuevamente a las corporaciones públicas en este caso a la alcaldía de Bucaramanga.

Hago un llamado y una invitación especial para que tomen conciencia todos los candidatos alternativos e independientes, algunos avalados por firmas; para que asuman un verdadero sentido de pertenencia y una responsabilidad social por nuestra ciudad y dejen atrás sus egos y asumamos una sola bandera para conquistar el voto de opinión que será el protagonista en las próximas elecciones regionales del 27 de octubre del 2019 en Bucaramanga y en todas las ciudades de Colombia.

No nos dejemos comprar nuestras consciencias, llego el momento de decirle no a la corrupción y la politiquería en Santander y Colombia.

Twitter: @jaimeivan2018

Correo: visionarioslatino@gmail.com