Llaman a calificar servicios a cuatro generales tras denuncias de corrupción

0
El atentado perpetrado en la Escuela General Santander “fuera de haber sido un acto terrorista repudiable, es una violación flagrante de los derechos humanos”, declaró el Ministro de Defensa en la Casa de Nariño, al recordar a las jóvenes víctimas.

Cuatro generales del Ejército fueron llamados este jueves a calificar servicios, entre ellos el segundo comandante del Ejército, Adelmo Fajardo Hernández, como consecuencia del escándalo de corrupción denunciado en esta fuerza. 

El anuncio lo hizo el ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien informó que este cargo de segundo comandante del Ejército lo asumirá ahora el mayor general Mario Augusto Valencia Valencia, quien era el Jefe de Operaciones Conjuntas.

En el remezón de la cúpula militar sale también mayor general Juan Vicente Trujillo Muñoz, comandante de la División de Aviación Asalto Aéreo del Ejército. En su remplazo llega el mayor general Jaime Agustín Carvajal Villamizar, quien era jefe de la Escuela Superior de Guerra.

Fueron llamados también a calificar servicios el mayor general Francisco Javier Cruz Ricci, jefe del Departamento de Implementación y Estabilización, y el brigadier general César Augusto Parra León, jefe del Departamento Conjunto de Planificación y Transformación.

Otras cambios anunciados por el Ministerio de Defensa son el del inspector general del Ejército, mayor general Jorge Arturo Salgado Restrepo, quien pasa a ser agregado militar en Chile. En su lugar llega el mayor general Óscar Alberto Quintero González.

La semana pasada ya había sido llamado a calificar servicios el general Jorge Romero, jefe de Acción Integral del Ejército, tras acusaciones de presunta corrupción dentro de esa fuerza conocidas en distintos medios nacionales e internacionales.

La Procuraduría General también había abierto investigación preliminar en contra de los generales Adelmo Fajardo, Jorge Romero y Eduardo Quirón, del comando de Apoyo de Contrainteligencia, por presuntamente hacer parte del entramado de corrupción en el interior de la Institución.

El Ministerio Público abrió tres líneas de investigación para establecer la veracidad de las denuncias presentadas en un reportaje de la revista Semana, sobre la exigencia de dineros para financiar viajes, expedir salvoconductos o identificar fuentes de información. 

En este último punto se señala que se habrían ofrecido cien millones de pesos para identificar a las fuentes de los reportajes publicados en los últimos días en The New York Times y la revista Semana sobre la «resurrección» de los denominados «falsos positivos».