Las razones de la Procuraduría para sancionar a concejal de Sabana de Torres

0

La Procuraduría General de la Nación suspendió por un mes al concejal de Sabana de Torres (Santander) para el período 2016-2019, Pablo Antonio Avendaño Ruíz, por mediar irregularmente en un procedimiento policial.

El ente de control demostró que valiéndose de su investidura, el disciplinado, quien administraba el bar karaoke Kalub-Bar quiso evitar la imposición de un comparendo pedagógico y el cierre del lugar, durante un operativo que adelantaban miembros de la Policía Nacional, por el incumplimiento del horario de funcionamiento del establecimiento comercial.

El Ministerio Público recordó que “la calidad de concejal, reviste trascendencia en la vida pública, pues se trata de aquella persona que el pueblo elige para que forme parte del gobierno de un municipio, para que lo represente, para que asuma su poder de decisión sobre los asuntos que le afectan frente a la toma de decisiones en la administración”.

En el fallo de segunda instancia la Procuraduría destacó que en su condición de servidor público “se espera de él, la máxima compostura, transparencia, responsabilidad y rectitud, no solo cuando sesiona en ejercicio de tal investidura, sino en todo momento, porque su dignidad lo acompaña las 24 horas del día y durante todos los días del periodo para el cual resultó elegido”.

Entre las normas transgredidas la Procuraduría Regional de Santander citó el artículo 48 del Código Disciplinario Único que establece como falta disciplinaria en el numeral 42 “influir en otro servidor público, prevaliéndose de su cargo o de cualquier otra situación o relación derivada de su función o jerarquía para conseguir una actuación (…) que le pueda generar directa o indirectamente beneficio de cualquier orden para sí (…)”.

La conducta de Avendaño Ruíz se calificó como grave cometida a título de culpa grave, por la falta del cuidado necesario que cualquier persona del común le imprime a sus actuaciones.