El tiempo de pantalla para niños menores de 2 años es más del doble desde 1997

0

El tiempo frente a la pantalla se ha duplicado con creces para los niños menores de 2 años desde 1997, según un estudio publicado el lunes en la revista JAMA Pediatrics. El tiempo que se pasa frente a un televisor ha sido el estímulo principal a pesar del cambio en el panorama de la pantalla.

Investigadores utilizaron datos de diarios de padres recolectados previamente por el Suplemento de Desarrollo Infantil del Panel de Estudio de Dinámicas de Ingreso, en la Universidad de Michigan, para los cuales el primer año disponible fue 1997 y el último fue 2014.

Para niños menores de dos años, el tiempo de pantalla diario pasó de 1,32 horas en 1997 a 3,05 horas en 2014, mientras que la televisión representó más de 2½ horas de pantalla en 2014, comparado con media hora en 1997. Para los niños de tres a cinco años, el tiempo de pantalla promedió 2,47 horas en 1997 y no cambió de manera significativa en 2014, pero la televisión también representó la mayor parte del tiempo de pantalla; pasar de poco más de una hora en 1997 a más de dos horas en 2014. El aumento del tiempo frente a una televisión se produce a pesar del panorama cambiante de pantallas electrónicas disponibles para niños.

Weiwei Chen, autora principal del estudio y profesora asistente del Departamento de Política y Gestión de Salud de la Universidad Internacional de Florida, explica que como economista de salud y madre, quería entender cuánto tiempo pasan los niños en las pantallas.

“Tengo curiosidad como padre, así como también como investigador, para comprender cuánto tiempo pasan nuestros hijos hoy en día en teléfonos inteligentes, iPads, televisión y todo tipo de pantallas”, dijo Chen.

Chen explica que en 1997, el tiempo de pantalla se definió como tiempo de televisión, videojuegos y computadoras. Para 2014, sin embargo, el tiempo de pantalla también incluía teléfonos celulares, tabletas, lectores electrónicos y dispositivos de aprendizaje. Cinco años más tarde, la lista de dispositivos es incluso más larga, y los datos utilizados en el estudio podrían ser anticuados.

La doctora Wendy Sue Swanson, pediatra general y directora de innovación digital del Hospital Pediátrico de Seattle, dice que no le sorprende el aumento del tiempo frente al televisor debido a las exigencias de la crianza moderna, pero de todos modos le preocupa.

“Cuando estamos ocupados y trabajamos en un par de empleos o estamos abrumados o somos padres solteros, el televisor es muy efectivo para captar la atención de nuestros hijos y hacer la convivencia en el hogar más fácil”, dijo Swanson.

No todas las pantallas fueron hechas igual

Swanson, que no participó en el estudio, se preocupa de que los lectores electrónicos y los dispositivos de aprendizaje estén en la misma categoría que otras pantallas.

“Quiero que se piense de manera diferente”, dijo. “Cuando miro a mis propios hijos interactuar con iPads, televisores y tabletas frente a un e-reader, creo que son dispositivos diferentes, y no quiero que sean agrupados”.

Swanson también explica que, además de tener en cuenta el tiempo total de la pantalla, debemos considerar el contenido.

“La programación ha mejorado cada vez más para captar la atención de nuestros niños”, dijo. “Y aunque esto es provocativo y convincente para sus mentes, también los prepara para esta expectativa de que el mundo se mueva a un cierto ritmo, y sabemos que no”.

Swanson se refiere a las caricaturas cada vez más coloridas y rápidas que conforman la mayoría de los programas de video, juegos y aplicaciones para niños.

Tiempo de pantalla y desarrollo del cerebro

El tiempo de pantalla excesivo temprano en la vida se ha asociado con retrasos cognitivos, del lenguaje y emocionales, probablemente porque el tiempo de pantalla disminuye el tiempo que los niños pasan interactuando con los padres.

El exceso de tiempo en la pantalla también se ha relacionado con un mayor riesgo de obesidad y trastornos del sueño en los niños.

Debido a esto, en 2016 la Academia Estadounidense de Pediatría recomendó evitar las pantallas por completo en niños menores de 18 meses, viendo únicamente programación de alta calidad y observación conjunta entre 18 meses y 2 años, y limitando el tiempo de pantalla a una hora por día para niños de 2 a 5 años.

“Mientras se desarrolla el cerebro de un niño, particularmente en los primeros dos o tres años de vida, el cerebro está haciendo conexiones novedosas y locas. Es cableado y cableado”, dijo Swanson.

Es en estas edades tempranas donde es más importante que a los niños se les permita jugar creativamente y que los padres interactúen con ellos a un ritmo apropiado para su etapa de desarrollo, dijo.

Encontrando un equilibrio

Por muy importante que sea limitar el tiempo de pantalla, Swanson también es realista acerca de las expectativas puestas en los padres de hoy en día.

“Con comprensión y empatía decimos que tiene sentido que la gente haga esto”, dijo Swanson. “No lo hacen por ideas maliciosas, perjudiciales o negligencias. Lo hacen porque es una solución fácil para una situación compleja: un niño frustrado, hambriento y cansado, y un padre frustrado, hambriento y cansado”.

Los padres con más tensión pueden depender más del televisor para ayudarse en el cuidado de los niños. En el nuevo estudio, los padres de los niños que pasaron la mayor parte del tiempo frente a las pantallas tenían más probabilidades de pertenecer a entornos socioeconómicos más bajos.

Al darse cuenta de que el tiempo de pantalla debe ser visto en el contexto de si las familias tienen suficiente apoyo y cuidado infantil apropiado, Swanson insta a las familias a limitar el tiempo de pantalla tanto como puedan.

“Entiendo por qué lo haces. Yo también lo hago”, dijo Swanson. “Pero todos nosotros tenemos que trabajar muy duro para darnos cuenta de que es una solución súper fácil y la forma más dura podría ser mejor y, al final, podría ser más beneficiosa”.