Así fue la arremetida terrorista contra infraestructura de Ecopetrol en el Catatumbo

0

A altas horas de la noche del pasado viernes 12 de julio, se registraron cuatro hechos violentos contra las operaciones del Campo Tibú y el oleoducto Caño Limón-Coveñas en Norte de Santander, informó Ecopetrol.

La estatal petrolera aseguró mediante un comunicado que grupos al margen de la ley activaron explosivos en la planta de inyección de agua M-30 y en el pozo T-611 ubicados en las veredas Socuavó y Palmeras, “los delincuentes dejaron cargas explosivas instaladas en el lugar. Los daños en la planta generan afectación sobre ocho pozos que producen diariamente 450 barriles de petróleo”.

Otro de los hechos violentos se registró en la vereda Cerro Madera, cuando un grupo de hombres retiró el personal que se encontraba realizando labores de mantenimiento preventivo en el kilómetro 350+900 del oleoducto Caño Limón Coveñas y detonó explosivos, “el hecho, además de poner en riesgo la vida de los trabajadores generó daños en el sistema de transporte”, indicaron desde Ecopetrol.

En el punto de control operativo Caño Cinco, ubicado en la vereda Guachimán, hombres armados retuvieron a los trabajadores de la caravana de carro tanques que realizan la evacuación de producto, durante una hora y los amenazaron con incinerar los cinco vehículos que transportan crudo recuperado de anteriores atentados.

El General Mauricio Moreno, comandante de la Segunda División del Ejército, aseguró que las tropas ya se encuentran en la zona y el personal de Ecopetrol está efectuando la reparación a la infraestructura afectada, “las tropas están haciendo la verificación y esto se da producto de las capturas que hemos venido haciendo en el municipio de Tibú, tanto de terroristas del Eln como el Gao residual” informó el general Moreno.

El comandante aseguró que aún no se ha atribuido estas acciones terroristas a un grupo terrorista al margen de la ley sin embargo, enfatizó que podría ser tanto el Eln como el Gao residual. 

Ecopetrol condenó estos hechos terroristas que aseguran, que “atentan contra la integridad y seguridad de los trabajadores, afectan el medio ambiente y el normal desarrollo de las operaciones petroleras en Norte de Santander”.