Agro colombiano, entre los que más emiten gases de efecto invernadero en la región

0
Corrillos-agro

A 2028, América Latina será responsable de 25% de las exportaciones de alimentos en el mundo; pero aumentar la producción significará mayor actividad agrícola que está impulsando más contaminación por medio de la generación de gases de efecto invernadero (GEI).

Esa fue una de las principales conclusiones del informe de Perspectivas Agrícolas, que entregaron en conjunto la FAO y la Ocde. El documento, deja ver que el agro está contribuyendo al cambio climático, pues sobre 100% de las actividades agropecuarias de la región, 32% está emitiendo estos gases; específicamente, por los distintos cultivos y por la ganadería.

Según el informe, Uruguay, Argentina y Colombia están con procesos agrícolas aún más fuertes que en Brasil en cuanto a la emisión de gases. Con un aporte total de 75% de GEI, Uruguay es el país con la actividad agrícola más contaminante en la región. Este indicador general se divide en dos: el porcentaje de GEI emitido por la ganadería es de 56%; mientras que en las tareas derivadas de los cultivos el índice es de 50%. Es decir, del total de las cosechas, la mitad genera contaminación del aire.

En el caso de Argentina, con un aporte general de 44,3% de GEI, que la ubica en el segundo lugar, sus cultivos generan casi 53% del efecto invernadero y la ganadería un 47,1%. En Colombia, que está en el tercer puesto, pues su actividad agropecuaria genera un aporte general de 38% de GEI, los cultivos aportan 58% y la ganadería 49,2%.

En el caso de Colombia, la situación podría ser mayor los próximos años, esto, si se tiene en cuenta que solo 40% del área fértil para los cultivos está siendo aprovechada y el hato ganadero de bovinos va en 27 millones (se espera que para 2028 haya superado los 35 millones. A nivel local, el informe reconoce que la generación de GEI también es el resultado de la ampliación de la frontera agrícola, es decir, de la deforestación, porque libera millones de toneladas de CO2 acumuladas en la vegetación.

Brigitte Baptiste, directora del Instituto Humboldt explicó que en el agro se “tienden a generar emisiones de metano cuando se establecen pastizales con ganadería. De hecho, esta es una de las fuentes de metano más comunes. Alguien dijo que ‘los pedos de las vacas son tremendamente malos para la atmósfera’, y sí lo son porque el metano tiene un poder que es 10 veces más grave que el CO2 en términos de calentamiento global”.

A futuro, la preocupación de la FAO, radica en que “un cuarto de las emisiones de GEI emitidas en el mundo provenga de la agricultura, la ganadería, la silvicultura y otros usos de suelo”, dijo Ricardo Rapallo, oficial regional del organismo.

Finalmente, el funcionario también resaltó que “América Latina y el Caribe es la región del mundo que más GEI emite por la actividad ganadera. Los altos niveles de GEI se deben a que la región es relativamente especializada en la producción de carne de vacuno, actividad que tiende a incrementar de forma considerable el gas metano”.