Trabajar o emprender es un estilo de vida

0
Corrillos-Yo-Opino-Jaime-Ivan-Restrepo

Por: Jaime Iván Restrepo Gómez/ Emprendimiento, una forma de vivir sin monotonía. Nuestra vida es como la construyamos y solo de nosotros depende que vivamos o no en una rutina o monotonía, quienes descubran que sus capacidades e ideales se encaminan hacia el emprendimiento, tendrían una vida con la mente ocupada la mayoría de su tiempo pensando en las cosas que podrían beneficiar a la sociedad y el mundo.

El emprendimiento está presente en la vida del ser humano en todo momento y el emprendedor es la persona que tiene la capacidad de innovar, crear y desarrollar ideas para lograr un objetivo, una persona emprendedora no le teme al fracaso ya que lucha y busca mejorar a diario para lograr sus sueños y hasta no lograrlo no dejara de insistir. El emprendimiento se trata de insistir, persistir, resistir y nunca desistir. “Emprender es un estilo de vida».

Encontrar la manera de ser emprendedores requiere de voluntad, disciplina y decisión, un emprendedor no piensa en llenar sus bolsillos de dinero ni crear empresas para surgir como
buenos administradores o negociadores, un emprendedor crea e innova para los demás, para generar empleo y mejorar la economía de un grupo o sociedad, siempre saca tiempo no excusas, propone cambios y hace críticas constructivas, nunca trabaja solo, desarrolla la capacidad de trabajar en equipo. (Si quieres llegar rápido, emprende solo. Si quieres llegar lejos, emprende en equipo) Y entiende la importancia de ello, un emprendedor ve lo que hace como una pasión mas no como una obligación, aquello que le apasione tanto que en el momento que tenga que dejar de lado ciertas cosas o personas no lo vea como un sacrificio.

No se necesita tener carreras profesionales, estudios en otros países o especializaciones para ser un gran emprendedor, estudiar solo sería un refuerzo a sus conocimientos siempre y cuando tengas claro que vas hacer. (Será un paso a dar en el camino hacia el logro de tus objetivos).

Ser un emprendedor no tiene ciencia, para ser un emprendedor necesitas tener ganas, ideas, disciplina y sueños, sueños por cumplir, sueños que sean tu motivación para crecer cada día, sueños que saquen lo mejor de ti, sueños que te quiten los miedos, sueños que crezcan contigo, sueños que te alimenten, sueños que produzcan para ti y tu equipo, ser un emprendedor es ser un soñador con ganas de cumplirlos, no un soñador que espera que el tiempo y los demás le ayuden a cumplirlos.

“Quien no sabe lo que quiere, se conforma con lo que le den. El dinero te hará rico, pero tu pasión te hará prospero. Hacer lo que hacemos, con más corazón y pasión que nadie más. Vive tus sueños y no el de los demás”.

Para iniciar hay que tener en claro tres puntos. Primero, que el emprendedor es aquella persona que toma el riesgo y la aventura de empezar algo, segundo que el proceso emprendedor comprende  todas las actividades relacionadas con detectar oportunidades y crear organizaciones para concretarlas, y tercero, que todos podemos lograr ser emprendedores, sólo tenemos que desearlo ser.

Además, si bien es cierto que los rasgos de la personalidad del nuevo emprendedor, su situación social o económica, sus motivaciones, su capacidad intelectual o física, su formación o experiencia previa pueden influir en el éxito de la nueva empresa, estos aspectos no tienen un valor absoluto, ni son requisitos indispensables para poder afrontar con perspectivas un nuevo negocio.

Pero sí es imprescindible ser inaccesible al desaliento, es decir, a la capacidad de superar los obstáculos y no tirar la toalla, al primer impedimento que se nos presente en el camino.

Deseo resaltar a Andy Freire, en el primer capítulo de su libro “pasión por emprender”, muchos estudiantes universitarios que se encuentran cursando los últimos ciclos de su carrera, cometen el gran error de no iniciarse en el campo laboral, ya sea por temor, dejadez, falta de interés o simplemente, creen que lo mejor es terminar la carrera para  recién formar parte del mundo laboral en el que trabajaran aplicando los  conocimientos adquiridos durante su formación universitaria.

Por lo que señalo que ello es un gran error, debido a que la vida profesional es un escenario totalmente distinto al de la universidad, por lo que el éxito alcanzado en la formación académica, no garantizará en absoluto el éxito en el mundo laboral; es por eso que hoy nos encontramos como muchísimos profesionales desarrollando actividades distintas a la de su profesión ya que cada día es más la demanda que la oferta en un mundo sin oportunidades para los profesionales por que como lo mencioné en otras columnas dentro de 5 o 10 años las profesiones de hoy en día serán reemplazadas por la llamada inteligencia artificial y hoy nos cuesta trabajo entender que nos encontramos en la Era Dorada o más llamada era de la influencia por él lo repito «el mundo cambio y el mundo es asiático».

Por ello se recomienda ser emprendedores, ya que la mejor manera de obtener una adecuada orientación para la iniciación de la actividad profesional, es buscando  trabajo desde los últimos ciclos de estudio, a través de amistades, familiares, terceras personas y entrevistas en distintas empresas, más que para percibir un salario o tener un puesto trabajo, sería más con la finalidad por aprender que es ser empresario, conocer el mundo de los negocios, y definir si uno desea hacer una carrera corporativa o ser un empresario y lo mejor ser un empresario de la nueva economía del siglo XXI.

Hoy quiero manifestar que asocian la palabra emprender, a sucesos que no siempre coinciden con la realidad y que usan esto como excusa para no emprender o arriesgarse a hacer algo. Lo que quiero decir, es que no hace falta ser rico, ni joven, ni necesariamente haber pasado por la universidad para emprender, lo que se necesita y si esto es indispensable, es tener determinación, disciplina, coraje, decisión y convicción en lo que uno quiere emprender.

En resumen, hay tantos perfiles distintos de emprendedores que lograron el éxito siendo unos muy jóvenes, otros muy mayores, otros que obtuvieron brillantes carreras académicas, otros que nunca pisaron la universidad, otros que no contaban con una familia rica que los apoyare y otros que sí; pero todos tienen dos puntos en común. A todos ellos los impulsa el deseo personal de emprender su propio proyecto y segundo que reflejan once condiciones comunes que caracterizan a los grandes emprendedores.

Hoy quiero invitarlo a que juntos asumamos el gran reto de salirnos de la zona de confort y mediocridad y empecemos a disfrutar del camino a cada paso que dan día a día, los éxitos compartidos ya que ven a los integrantes de su equipo como socios con los que comparten el valor creado, la determinación en sus decisiones que reflejan seguridad y firmeza, el optimismo y sueño por tener una visión clara sobre hacia donde pueden y quieren llevar su futuro y el de su empresa, y por último la responsabilidad incondicional que asumen frente a su destino. Y lo mejor aprender a definir nuestro verdadero propósito de vida y si no lo han encontrado ¡Defínalo ya!

No dejemos llevar por el que dirán lo más importante es que nos determinemos a construir los verdaderos sueños y alcanzarlos si ya sabemos que no ha sido fácil lograrlos a través de nuestras profesiones desaprendamos, rompamos nuestros paradigmas, miedos, temores, ataduras generacionales y aprendamos y tengamos la modestia de quienes han logrado el verdadero éxito, la libertad económica y como lo lograron a través de la llamada Economía Naranja o la nueva economía del siglo XXI que es el Network Marketing o las llamadas Mercadeo en red o redes de mercadeo.

No le temamos a emprender o preferimos trabajar toda una vida y seguirle apostando al capitalismo salvaje y no al capitalismo solidario que se define como «La distribución equitativa de las riquezas» y eso solo logramos emprendiendo dentro de una verdadera y legal red de mercadeo que debe ser registrada en Colombia con todo lo de ley consagrado dentro de lo que enmarca la ley vigente 1700 del 27 de diciembre 2013.

Ahora teniendo claro el proceso emprendedor, salta una duda, que quizá más de uno se ha hecho. Esta es el emprendedor ¿nace o se hace?

Bueno por una parte algunos aseguran que el espíritu emprendedor se lleva en la sangre y que se detecta desde muy temprana edad. Sin embargo, existen otros que opinan que cualquier persona puede aprender a emprender.

Finalmente la clave del verdadero éxito reside en el talento del emprendedor para impulsar sus fortalezas y reconocer sus debilidades, ya que este no solo debe de mejorar y desarrollar sus habilidades técnicas, sino también las once condiciones comunes de los grandes emprendedores, independientemente de la dimensión inmodificable de cada uno de nosotros. En otras palabras se trata de una cuestión de grados y mejora continua, donde el emprendedor o cada uno de nosotros presenten un firme interés en desarrollar las dos primeras capas como un factor multiplicador de su potencial emprendedor.

Para terminar el Ser empresario es mucho más que crear una empresa. Desde las primeras fases del proceso de puesta en marcha y de tu idea de negocio vas a encontrar gran cantidad de trabas que deberás ir resolviendo paulatinamente (búsqueda de clientes potenciales, proveedores, local, financiación, entre otros). Pero a pesar de todo ¡No te desanimes, si crees en tu idea de negocio y en lo que quieres ofrecer al mercado, defiéndelo y lucha con todas tus fuerzas, entregándote de mente, alma y corazón en lo que vas hacer y veras que serás un emprendedor exitoso, logrando las metas que propongas.

“Todos vivimos bajo el mismo cielo, pero no todos tenemos los mismos horizontes”: Andy Freire.

Twitter: @jaimeivan2018

Correo: visionarioslatino@gmail.com