La sorprendente reacción del Partido Farc en ascensos a la Fuerza Pública

0
Corrillos-Farc-Congreso

Sin que el debate de fondo sobre las promociones de uniformados de las Fuerzas Armadas hubiera comenzado, el senador por el partido Farc, Carlos Antonio Lozada leyó una constancia de su colectividad en la que anunció que no participaría de ningún paso de este procedimiento.

Sin embargo, varios senadores se sorprendieron cuando escucharon al senador Lozada pronunciando palabras de elogio a las Fuerzas Armadas y de Policía, luego de que la guerrilla de las Farc protagonizó un enfrentamiento de más de cincuenta años con ellas.

“Queremos dejar constancia (…) de que confiamos plenamente en el papel de las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional en la construcción del proceso de reconciliación nacional y la Colombia del posconflicto”, afirmó Lozada ante la plenaria.

El congresista del partido Farc agregó que su colectividad entendía que el ascenso “de estos señores y señoras oficiales de la Fuerza Pública” es un “merecido reconocimiento” a todos aquellos que “han sabido conducir sus unidades en el marco del deber y la ley”.

“Por eso vamos a retirarnos, porque entendemos que el acuerdo recientemente firmado todavía requiere de avanzar en el camino de la construcción de la reconciliación, del entendimiento y el marco de convivencia”, afirmó.

Agregó que les expresaba a los altos oficiales de la Fuerza Pública “y a través de ellos a todos sus integrantes” que los reconocían como «unos compatriotas que están trabajando” en la construcción de la Colombia del posconflicto.

“No reconocemos en ustedes enemigos ni adversarios, sino compatriotas que sabrán conducir a la Fuerza Pública en esa nueva realidad que estamos construyendo luego de la firma de la paz”, agregó.

Algunos interpretaron las palabras de Lozada como un gesto de reconciliación con las Fuerzas Armadas, del cual el partido Farc quería dejar constancia sin intervenir en las promociones de sus uniformados.

Terminadas sus breves palabras,  los integrantes de esa colectividad se retiraron del recinto y no participaron en ninguna aspecto de la definición de los ascensos de los uniformados, todos ellos finalmente promovidos, incluido el comandante del Ejército, general Nicacio Martínez.