Elección de personeros: Reto épico para el Concejo

0
Corrillos-Yo-Opino-Ronald-Picon

Por: Ronald Picón Sarmiento/ En pasadas noticias publicitadas localmente nos enteramos de un gran embrollo que causo la elección del Personero en el Municipio de Floridablanca, designación que dio de que hablar en todos los pasillos del área metropolitana, pues trajo consigo, como es costumbre en la ciudad dulce de Colombia, varios conflictos judiciales que encartaron a 18 de los 19 concejales de dicha municipalidad; y es que esta elección, según dicen algunos, fue amañada, mientras que otros, aducen que la misma no tiene ningún reparo, lo cierto del tema es que se nombró y posesiono un personero inicialmente y por vía judicial administrativa se anuló dicho acto eleccionario y termino al frente del mentado ente de control municipal otro profesional; en fin, cierto es que este tipo de elecciones son supremamente intrincadas y desafortunadamente en nuestro país los concejales no son los más preparados que digamos en estas lides, lo que genera un enorme desafío, pues pese a estas falencias en el proceder de los cabildantes, están permeados de la obligación irrestricta de dar cabal y puntual cumplimiento a las normas que regulan este vital asunto.

En pocos meses, se activa el calvario administrativo para las Mesas Directivas de los Concejos Municipales, quienes están compelidas en virtud de la ley 1551 de 2012 a iniciar el Concurso de Méritos para la elección de Personeros Municipales, los cuales acorde el artículo 35 de la referida ley, que modificó el artículo 170 de la Ley 136 de 1994, serán electos dentro de los diez (10) primeros días del mes de enero del año en que inicia el Concejo Municipal su nuevo periodo constitucional, por un espacio de cuatro (04) años, previo concurso público de méritos.

Este nuevo procedimiento eleccionario se nutre o tiene su origen principalmente en el Acto Legislativo 02 de 2015 por medio del cual se adopta una reforma de equilibrio de poderes en su artículo 2, el cual modificó el inciso cuarto del artículo 126 de la Constitución Política estableciendo que:

“… Salvo los concursos reglados por la ley, la elección de servidores públicos atribuida a corporaciones públicas deberá estar precedida de una convocatoria pública reglada por la ley, en la que se fijen requisitos y procedimientos que garanticen los principios de publicidad, transparencia, participación ciudadana, equidad de género y criterios de mérito para su selección.” (Subrayas mías).

La orden Constitucional es clara y enfática en señalar que la elección de servidores públicos para Corporaciones Públicas, deberá estar precedida por una Convocatoria pública reglada por la ley; salvo aquellos concursos reglados.

Ahora bien, la elección de personero esta reglada inicialmente por la ley 136 de 1994, la ley 1551 de 2012 y el Decreto 2485 de 2014 que fijó los estándares mínimos para el Concurso Público y abierto de méritos para elección de personeros municipales. Siendo una norma que sirve como derrotero para dar cabal cumplimiento al mandato constitucional.

El precitado Decreto 2485 de 2014 en su artículo 2 establece cuales son las etapas del Concurso Público de Méritos que debe seguirse para la elección del Personero por mandato constitucional y aplicación del criterio de méritos constitucional, a saber:

a.- Convocatoria.

La convocatoria, deberá ser suscrita por la Mesa Directiva del Concejo Municipal, previa autorización de la Plenaria de la Corporación.

Contendrá el reglamento del concurso,

Las etapas que deben surtirse y el procedimiento administrativo orientado a garantizar los principios de igualdad, moralidad, eficacia, economía, celeridad, imparcialidad y publicidad en el proceso de elección.

La convocatoria deberá contener, por lo menos, la siguiente información: fecha de fijación; denominación, código y grado; salario; lugar de trabajo; lugar, fecha y hora de inscripciones; fecha de publicación de lista de admitidos y no admitidos; trámite de reclamaciones y recursos procedentes; fecha, hora y lugar de la prueba de conocimientos; pruebas que se aplicarán, indicando el carácter de la prueba, el puntaje mínimo aprobatorio y el valor dentro del concurso; fecha de publicación de los resultados del concurso; los requisitos para el desempeño del cargo, que en ningún caso podrán ser diferentes a los establecidos en la Ley 1551 de 2012; y funciones y condiciones adicionales que se consideren pertinentes para el proceso;

b.- Reclutamiento.

El objetivo es atraer e inscribir el mayor número de aspirantes que reúna los requisitos para el desempeño del empleo objeto del recurso.

Esta etapa es bien importante toda vez que garantiza los principios de la función pública como el debido proceso, el principio de imparcialidad, igualdad, publicidad y concreta el derecho constitucional de elegir y ser elegido que a todas vistas es uno de los principios orientadores que se quiso salvaguardar por el Constituyente.

Igualmente, el Decreto 2485 de 2014 analizado, establece cuales son las pruebas o instrumentos de selección a seguir para el nombramiento o elección de servidores públicos en Corporaciones públicas.

c.- Pruebas. Las pruebas o instrumentos de selección tienen como finalidad apreciar la capacidad, idoneidad y adecuación de los aspirantes, así como establecer una clasificación de los candidatos respecto a las calidades requeridas para desempeñar con efectividad las funciones del empleo.

El proceso público de méritos para la elección del personero deberá comprender la aplicación de las siguientes pruebas:

1- Prueba de conocimientos académicos, la cual tendrá el valor que se fije en la convocatoria, que no podrá ser inferior al 60% respecto del total del concurso.

2- Prueba que evalúe las competencias laborales.

3- Valoración de los estudios y experiencia que sobrepasen los requisitos del empleo, la cual tendrá el valor que se fije en la convocatoria.

4- Entrevista, la cual tendrá un valor no superior del 10%, sobre un total de valoración del concurso.

Huelga resaltar que no se debe confundir convocatoria pública con la figura de concurso publico de méritos, pues si bien son parecidos divergen en que del resultado de la Convocatoria Pública se puede elegir sin tener en cuenta el orden de elegibilidad, mientras que en el Concurso de Méritos Estricto impera el orden de elegibilidad, debiéndose estrictamente elegir al primero de la lista; en este respecto veamos lo que dice el Art 4 del Decreto 2485 de 2014 que reza:

“Articulo 4. Lista de Elegibles. Con los resultados de las pruebas el concejo municipal o distrital elaborara en estricto orden de mérito la lista de elegibles, con la cual se cubrirá la vacante del empleo de personero con la persona que ocupe el primer puesto en la lista”, referenciado por analogía de los personeros a los demás servidores públicos elegidos por la Corporación territorial que para formar parte de la lista de elegibles debe superarse un mínimo de competencia el cual consiste como producto final en el mérito de quienes serán ungidos como potenciales elegidos, a diferencia de quienes a pesar de haber sido inscritos y admitidos no fueron idóneos para llegar a esta etapa de selección.

En materia de garantizar la libre concurrencia a las convocatorias públicas la norma establece en el Parágrafo del artículo 3 del Decreto 2485 que la publicación de la convocatoria deberá efectuarse con no menos de diez (10) días calendario antes del inicio de la fecha de inscripciones. (Negrilla y subrayado mío)

En el sentido de lo acotado encontramos una consulta elevada al Consejo de Estado respecto del nombramiento de los Contralores municipales, la Sala de Consulta y Servicio Civil Consejero Ponente: Álvaro Namen Vargas, Expediente 11001-03-06-000-2015-0182-00 del 10 de noviembre de 2015, señalo que

“… Ahora bien, en el caso consultado los debates legislativos dan cuenta de que el acto legislativo 2 de 2015 al utilizar la expresión convocatoria pública opto por un mecanismo de elección que si bien se funda en los principios básicos de los concursos públicos (incluso en cuanto al criterio de mérito), se diferencia de estos en que al final del proceso de selección las corporaciones públicas conservan la posibilidad de valorar y escoger entre los candidatos que han sido mejor clasificados…” énfasis mío.

Finalmente debo resaltar que las actuales Mesas Directivas de los Concejos Municipales, son las que tienen la responsabilidad de realizar el trámite correspondiente a todo el Concurso Publico de Méritos, estableciendo, luego de todo ese proceso, la lista estricta de elegibles, la cual, so pena de incurrir en el injusto de Prevaricato, deberá ser respetada indiscutiblemente por la Mesa Directiva que se posesionará el próximo 01 de enero de 2020, contando con un plazo de 10 días para designar de acuerdo a la lista, el nuevo Personero Municipal que regentara en su circunscripción territorial.

Esperemos que estas líneas informen y orienten a los concejales, para que apegados a la norma y en derecho elijan a los nuevos personeros municipales y así se eviten un entuerto como el que les surgió a los cabildantes de Floridablanca quienes se estrenaron en el Nuevo Sistema Penal Acusatorio por cuenta de estos procedimientos administrativos.

Email: ronaldpicon@gmail.com

Facebook: picon sarmiento Ronald

Instagram: Ronaldpicon_