¿Desquite? El claro mensaje de Tavera a Rodolfo al designar a Germán Torres

0
Corrillos-Alcalde-Encargado

En el mismo lugar donde el pasado 12 de marzo se despidió de sus colaboradores de la Dirección de Tránsito de Bucaramanga (DTB), tras ser declarado insubsistente por Rodolfo Hernández al negarse a firmar un contrato leonino con la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI); asumió como alcalde encargado el abogado Germán Torres Prieto.

El designado deberá cumplir las labores de Mandatario Local tras la suspensión de tres meses de la que fue objeto el titular, tras haberle propinado un golpetazo al concejal John Jairo Claro en su despacho. La Procuraduría está por definir si la reprobable conducta de Hernández podría separarlo definitivamente del cargo.

Pese a lo contundente de la decisión del Ministerio Público, que luego fue confirmada por el Consejo de Estado, Rodolfo no abandonó el cargo y contrario al hecho que la gobernación encargó provisionalmente a ‘Manolo’ Azuero, se dedicó a descalificar a quien hoy lo suple, al avizorar que el nombre de Torres había sido incluido en la terna que presentaron los inscriptores del Movimiento Lógica, Ética y Estética, que lo avaló en su campaña a la alcaldía.

Pese a la reacción de Rodolfo Hernández sobre el ternado, ayer, luego de un proceso de escogencia que duró un mes y dos días, el Gobernador Didier Tavera se decidió por el exdirector de Tránsito, por encima de Víctor Julio Azuero y Magola León, nombres con mayor cercanía al corazón del suspendido Mandatario.

La decisión de Tavera de escoger a Germán Torres es un claro mensaje a Rodolfo el cual tiene varias interpretaciones y que a la postre no deja de ser el desquite por los constantes improperios en los ‘Hable con el Alcalde’ del que ha sido víctima el gobernador.

¡A destapar la corrupción!

Aunque sin proponérselo, el alcalde encargado Germán Torres Prieto es hoy un paradigma de la función pública. Su despido de la DTB por oponerse a la firma de un jugoso contrato con la SCI, por no ser idónea para el cumplimiento del objeto; dejó en claro una vez más que al interior de la Administración de Rodolfo Hernández, los temas de transparencia solo son parte de un discurso que genera réditos políticos.

De hecho, al despedirse de sus subalternos, en marzo pasado, Germán hizo públicas las presiones que el entonces Asesor de Contratación y hombre de confianza del alcalde, Rodrigo Fernández, le hiciera para que suscribiera el irregular contrato, so pena de ser despedido. A la postre Torres se decidió por no apoyar esos posibles actos de corrupción.

Además de generarle rabietas al alcalde, la designación que hizo Didier Tavera tiene como fin la de poner en evidencia todo lo podrido que rodea el palacio de gobierno local. Desde cuando Corrillos destapó el escándalo de los corretajes en favor de Vitalogic en el negocio de las nuevas tecnologías para la disposición de las basuras -orquestado por la familia de Hernández- ya pocos creen en la pulcritud de esa Administración.

Cabe mencionar que, en la envidiable hoja de vida del alcalde (E) Torres, se consigna su paso por la dirección de Revista Corrillos, paradójicamente el mismo medio que puso al descubierto los corretajes del hijo de alcalde, el mayor acto de corrupción de los últimos años en Bucaramanga.

¡Politiqueros, para afuera!

Además de vigilar con lupa la contratación que ha hecho en los últimos meses la alcaldía de Bucaramanga, el gobernador Tavera también intentará -con el encargo de Germán Torres- ponerle fin a la participación en política del Mandatario titular. 

Como ya investiga la Procuraduría, Rodolfo Hernández ha aprovechado el cargo para orquestar procesos electorales, impulsando candidaturas como la de Leonidas Gómez Gómez para la gobernación de Santander, confeccionando una lista para el Concejo Municipal y haciendo acuerdos para poner un sucesor de bolsillo. Incluso, se cree que Hernández es el gran promotor de la alicaída campaña del cuestionado Juan Carlos Cárdenas, a la alcaldía de Bucaramanga. Y, también, sorpresivamente, se declaró como próximo aspirante presidencial, algo –a todas luces- salido de lo racional.

Rodolfo Hernández, aprovechando que es el dueño del lapicero y que su falaz mensaje anticorrupción lo tienen con un alto nivel de favorabilidad, ha creado un proyecto electoral al que denominó la ‘Liga de Candidatos Anticorrupción’. En varias alocuciones institucionales ha invitado a sus pupilos a hacer parte de esta colectividad, desafiando a los entes de control sobre la imposibilidad que les asiste a los funcionarios públicos de participar en política.

La llegada de Germán al despacho de gobierno, no sólo impedirá que ese lugar siga siendo un directorio político, sino que cortará de tajo el cordón umbilical que tenía la Administración con potenciales candidatos y que el erario no siga siendo su fuente de financiación. De lograrse el objetivo, Tavera se anotaría otro punto a su favor.

¡Qué vuelva la paz política!

Además de problemas tan sensibles que sufre la ciudad, como la inseguridad, el aumento del desempleo y la escasa inversión social, producto de la ineficiente gerencia de Rodolfo Hernández; Bucaramanga atraviesa su peor momento en materia de gobernabilidad.

El Mandatario titular ha dejado a un lado su labor administrativa para convertirse en un perro rabioso, que con sus constantes salidas en falso, ha generado un clima enrarecido con los gremios, la clase política y la dirigencia comunal. 

Ese caos promovido por Hernández deberá ser atendido con prontitud por Germán Torres. El gobernador Tavera reconoce que Bucaramanga está polarizada producto de una estrategia sistemática de injurias y calumnias, las mismas que ha tenido que costear la ciudad con la plata de los contribuyentes. Y si Germán logra la paz política, así sea por el corto tiempo que estará en el poder, la capital santandereana podría descansar del odio y el sectarismo de Rodolfo y sus más cercanos colaboradores.

Por encima que se ejecuten las obras, los bumangueses agradecerán a Didier Tavera que a través del alcalde encargado se acaben los bochornosos actos que le han dado la vuelta al mundo y que han rotulado la ciudad como la tierra de la intolerancia, donde el debate político se responde golpeando a los contradictores.

Bajo cualquier escenario, que Didier se haya decidido por Torres es un mensaje claro: «Cesó la terrible noche».