¿Sabe cómo proteger sus derechos fundamentales? Aquí la respuesta

0
Corrillos-Yo-Opino-Jose-Fernando-Angel-Porras

Por: José Fernando Ángel Porras/ ¿Ha escuchado alguna vez sobre la acción de tutela? Un término que puede sonar confuso, o tener relación con largos, enredados y tediosos procesos judiciales. Tal vez piense que este tema atañe exclusivamente al gremio de abogados, pero esta herramienta es más sencilla de lo que parece.

La Constitución Política de 1991, aparte del reconocimiento de derechos y deberes, concibió en su artículo 86 el baluarte de nuestra sociedad contemporánea: la acción de tutela. El mencionado artículo reza:

“Artículo 86. Toda persona tendrá acción de tutela para reclamar ante los jueces, en todo momento y lugar, mediante un procedimiento preferente y sumario, por sí misma o por quien actúe a su nombre, la protección inmediata de sus derechos constitucionales fundamentales, cuando quiera que éstos resulten vulnerados o amenazados por la acción o la omisión de cualquier autoridad pública.”  Lo subrayado no pertenece al texto.

Es decir, tanto usted como yo estamos facultados para interponer o presentar una acción de tutela ante cualquier Juez del país, cuando creamos que nuestros derechos fundamentales están siendo amenazados o vulnerados.

¿Pero cuáles son los derechos fundamentales, y cómo sé si están siendo vulnerados? Para hacer concreto y puntual el presente escrito, voy a hacer referencia exclusivamente a tres derechos fundamentales: la Salud, el derecho de petición y el derecho al trabajo.

El derecho a la salud: Parafraseando a la Corte Constitucional, es el derecho de estar bien en el funcionamiento orgánico del cuerpo y mente, y  a restablecerlos cuando quiera que estos presenten perturbaciones. En palabras más abiertas, a usted le asiste el derecho a gozar de  bienestar en su cuerpo y mente y el Estado está la obligación de garantizarlo.

Por lo tanto, cualquier persona del territorio nacional tiene derecho a estar afiliado a una empresa promotora de servicios de salud, por sus siglas EPS, ya sea del régimen contributivo (los trabajadores cotizantes y sus beneficiarios) o el régimen subsidiado (salud gratuita). El servicio debe ser digno y garantizado oportunamente, sin demoras ni trabas administrativas.

Por mencionar algunos ejemplos: 1º María fue diagnosticada con cáncer, por lo tanto debe ser sometida a diferentes exámenes médicos, revisión con especialistas y múltiples procedimientos científicos. La EPS a la cual está afiliada le ha prestado el servicio, y por ende el médico la ha valorado, pero para la práctica de los exámenes y procedimientos formulados por el profesional de la salud, han tenido múltiples obstrucciones. El personal de le EPS le dice que no hay convenios con los centros de salud, que no se ha contratado con el especialista; entre otras cuestiones que resultan siendo un impedimento para el tratamiento de la enfermedad.

María no tiene que soportar, ni tiene nada que ver con las cuestiones administrativas de la EPS, no debe preocuparse por el convenio con los médicos ni tampoco de la disponibilidad de recursos, ella tiene que recibir su atención médica de calidad inmediatamente. Por lo tanto está facultada para que de manera verbal o escrita, le solicite a un Juez el amparo de su derecho a la Salud, en consecuencia dentro de 48 horas al fallo de tutela se le supla todo lo ordenado por su médico.

2º Rodrigo es un niño que debe trasladarse desde su municipio de origen hasta la capital del departamento para ser valorado por un especialista. Su familia es de escasos recursos, y cada vez que aquel tiene control médico, se ven obligados a recurrir a la caridad de los vecinos para suplir los costos de transporte, alimentación y estadía.

Primeramente, la familia del niño debería solicitar este auxilio ante la EPS, y de cara a una eventual  negativa, el Juez mediante un fallo de tutela –previa determinación de la insuficiencia económica del grupo familiar- puede amparar el derecho a la Salud de Rodrigo y ordenar a la EPS que asuma el costo de transportes, alimentación y estadía, pues de esta manera se le está garantizando el acceso a los servicios de salud.

3º Finalmente, respecto a la provisión de insumos que están excluidos del POS (plan obligatorio de salud) tales como, pañales desechables, crema anti escaras, servicio de cuidador domiciliario entre otros, si se determina que el paciente o su familia están en condiciones económicas precarias, el Juez constitucional está facultado para ordenar a la EPS a otorgarlos.

El derecho de petición: Según el artículo 23 de la Constitución usted tiene el derecho a presentar peticiones respetuosas  ante cualquier autoridad, y dependiendo de ella, a recibir respuestas dentro de los 15 o 30 días hábiles (sin contar sábados, domingos o festivos) siguientes a la interposición de la misma.

Si usted ha presentado peticiones (verbales o escritas) ante entidades como: proveedores de servicios móviles, alcaldías, EPS, Fondos de pensiones o cualquier otra entidad, y no ha recibido respuesta, puede acudir a la acción de tutela para que mediante sentencia se ordene dar contestación.

El derecho al trabajo y al mínimo vital: Si usted es un trabajador, que como muchos colombianos devengan el salario mínimo, y por ende depende totalmente de él, y su empleador se ha retrasado con el pago de  2 meses de sueldo, puede acudir directamente a la acción de tutela para reclamarlo y el Juez ordenará el pago en protección del derecho al trabajo y el mínimo vital.

Para la Corte Constitucional, si a un trabajador no se le cancela oportunamente su sueldo, le puede conllevar graves consecuencias (perjuicio irremediable) que afectan la digna subsistencia de su persona y de su familia. Tiene por cierto que obstruir la única fuente de ingresos puede traer anomalías en la provisión de los elementos esenciales del ser humano (alimentación, vestimenta, educación, salud  y vivienda)

Si alguno de los ejemplos anteriormente mencionados es su caso o es similar, puede acudir a las Personerías Municipales y/o los consultorios jurídicos de las Universidades para recibir de manera gratuita orientación legal sobre su caso y así proteger sus derechos fundamentales.

Para concluir, me permito citar al líder espiritual Dalai Lama: “La paz sólo puede durar cuando se respetan los derechos humanos, cuando las personas tienen qué comer y cuando los individuos y las naciones son libres”.

Twitter: @fernando_g1228