Con un video la Fiscalía demostró que Fernando Marín se involucró en el ‘Carrusel’

0
Corrillos-Fernando-Marin-Valencia

El exembajador y empresario santandereano Fernando Marín Valencia aceptó haber participado en un plan para sobornar a un testigo clave dentro de un proceso judicial por lavado de activos derivado del escándalo conocido como el carrusel de la contratación. En este caso el testigo que pretendía ser sobornado por el exdiplomático, era el polémico contratista Emilio Tapia.

Marín Valencia fue capturado el pasado sábado en Bogotá y luego trasladado a Barranquilla donde aceptó cargos y allí un juez decidirá si admite o no la solicitud de la defensa de concederle el beneficio de detención domiciliaria.

Con un video, la Fiscalía demostró que Marín acordó con Emilio Tapia el pago de un soborno de $100 millones; de los cuales solamente se pagó la mitad.

En el video se ve la relación entre Richard Harris y Emilio Tapia que hablan de la entrega de un soborno por parte de las autoridades involucradas con el carrusel. En este elemento material probatorio exhibido por la Fiscalía se demostró que los dos artífices del carrusel de la contratación de Bogotá relacionaron al exembajador.

Debido a la contundencia de las pruebas presentadas, Marín no tuvo otra opción que aceptar los cargos antes de la imposición de medida de aseguramiento, con lo que obtuvo el subrogado penal de reducción de la pena, con lo que consiguió el beneficio automático de prisión domiciliaria.

“Pido perdón a la justicia colombiana, a mi familia, a la sociedad y a mi abogado por mis actuaciones”, dijo una vez concluyó la audiencia. El abogado de Marín, Richard Harris, también fue capturado y aceptó los cargos.

A juicio de la Fiscalía, el exembajador y su abogado crearon un plan para entregarle 100 millones de pesos  a Emilio Tapia, a cambio de su silencio, ya que él (Tapia) es testigo clave en un proceso en contra de Marín.

Como se recordará, el exdiplomático tiene en su contra una investigación por presunto lavado de activos. Marín fue señalado por el ente acusador de haber facilitado una sofisticada operación para el blanqueo de dineros provenientes de sobornos pagados a los hermanos Samuel e Iván Moreno Rojas, dentro del sonado escándalo conocido como el carrusel de la contratación.

«Esa plata que entra al sistema financiero se transforma, se cambia de pesos colombianos a divisas en dólares estadounidenses y es enviada a Estados Unidos a través de lo que se conoce en el sistema financiero como débitos internacionales», explicó el ente acusador hace unos meses.

Durante la investigación, la Fiscalía reveló que, con la ayuda de firmas de abogados, seis sociedades y dos oficinas en Estados Unidos fueron utilizadas como fachada para sacar adelante la operación. Las sociedades fueron disueltas entre 2011 y 2012.

“La investigación identificó al empresario Fernando Marín Valencia como facilitador de esta maniobra financiera y eslabón con las inversiones en el exterior, quien, según las evidencias, habría tenido como papel recibir los dineros ilícitos en Colombia para posteriormente trasladarlos a través del sistema financiero hacia los Estados Unidos”, dijo en su momento el fiscal delegado para las finanzas criminales, Andrés Jiménez.