Caso Santrich: Entre trabas y nuevos argumentos avanza proceso de extradición

0
Corrillos-Jesus-Santrich-2

La Juez 16 con función de Control de Garantías remitió una recusación en su contra a la Corte Suprema de Justicia, para que en un término de tres días determine si ella es la competente para avanzar con el proceso judicial en contra del excombatiente de las Farc, Jesús Santrich.

La determinación se dio luego de la recusación que hizo la defensa del procesado, dado que, a su juicio, no tiene competencia para conocer del proceso de su defendido, porque el excombatiente de las Farc tendría fuero, esto tras la decisión que tomó el Consejo de Estado durante el pasado mes de marzo.

“En decisión del Consejo de Estado que se deniega la perdida de investidura demandada por la Secretaria de la Cámara de Representantes, eso está en contravía al habérsele reconocido la condición de Representante ante la Cámara de Representantes, por lo que nosotros consideramos que existe una incompetencia funcional de la Fiscalía y los jueces ordinarios, se establece que los congresistas tienen un fuero constitucional que impide que cualquier otro funcionario tome cualquier decisión respecto al aforado”, argumentó Eduardo Matías, abogado de Santrich.

Al escuchar el argumento, la delegada de la rama judicial no se declaró impedida, por lo que fue recusada, añadiendo que durante la diligencia de legalización de captura, la juez de alguna manera sentó precedente sobre la medida de aseguramiento del excombatiente. Así las cosas, lo que expresó el abogado es que definitivamente la juez estaba predispuesta sin siquiera haber escuchado la solicitud de la medida.

El excombatiente fue recapturado en la tarde del viernes luego de que la Fiscalía lo solicitara porque tenía nuevas pruebas en su contra. Sería la declaración de Marlon Marín, sobrino de Iván Márquez, lo que tiene a Santrich ante los estrados judiciales en Colombia.

Si bien el excombatiente de las Farc estaba siendo juzgado por la justicia transicional, lo que dice la Fiscalía es que el hombre habría delinquido posterior a la firma final del acuerdo de paz, por lo que le compete a la justicia ordinaria hacerse cargo del proceso judicial.

Santrich había sido pedido en extradición por Estados Unidos, dado que habrían pruebas en su contra de participar en una organización criminal dedicada a enviar droga hacia el exterior, incluso se llegó a decir que tenía nexos con el ‘Cártel de Sinaloa’.

Sobre este caso la JEP determinó no extraditarlo, dado que no se presentaron pruebas que determinaran que el delito se cometió después de la firma. Así las cosas, lo que determinó la justicia transicional fue hacer efectiva la garantía de no extradición, decisión que fue apelada por el gobierno de Estados Unidos y la Procuraduría colombiana.

Una vez la JEP ordenó la libertad de Santrich pasó un poco más de 40 horas para que esta se hiciera efectiva. Luego de que estuvo en libertad, no tardó dos minutos en que miembros del CTI llegaran al lugar y lo recapturaran.