Antes y después de “Papi quiero piña”

0
Corrillos-Yo-Opino-Miguel-Angel-Moreno

Por: Miguel Ángel Moreno Suarez/ Todos los florideños tenemos un referente claro de la expresión “Papi quiero piña”. Este sitio, fue durante los últimos años del siglo anterior y los comienzos de este, un punto de encuentro, un lugar de llegada de provincia y partida hacia ella, que operó como terminal obligado para dejar y recoger pasajeros. Para muchos florideños, fue el primer pedacito de suelo florideño que pisaron, al llegar a estas tierras, provenientes desde las provincias Vélez, García Rovira, Comunera y Guanentina.

En ese punto geográfico, la historia se parte hoy en dos. La modernidad y el avance en la movilidad reflejan mucho el impulso, el progreso y la evolución de Floridablanca de los últimos años, concepto en el que todos concordamos. Esta ciudad está retomando el rumbo y sentando las bases para dar el gran salto hacia un futuro en el que las oportunidades, el desarrollo y la modernidad se palpan, para proyectar su destino de convertirse en el eje central del área metropolitana y el ejemplo de sostenibilidad para Santander y la misma Colombia. A Floridablanca ya nada la detiene.

He aquí la historia de la renovación del águila: “El águila es el ave de mayor longevidad de su especie; llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, deberá tomar una seria y difícil decisión. A esa edad sus uñas se vuelven apretadas y flexibles, sin conseguir tomar sus presas con las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo se curva apuntando contra su pecho, sus alas envejecen y se tornan pesadas y de plumas gruesas. Volar se le hace ya muy difícil. Entonces el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar su doloso proceso de renovación, que durará 150 días. Vuela hacia lo alto de una montaña para quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta arrancarlo. Luego, esperará el crecimiento de un nuevo pico con el que desprenderá una a una sus uñas talones. Cuando los nuevos talones comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Finalmente, después de un ciclo muy duro, sale para el vuelo de renovación que le dará 30 años más de vida”.

Trato de acoplar la historia, a la catarsis política que ha vivido Floridablanca en los últimos años y que le dio el estartazo para que iniciara el viaje hacia el progreso. Cada 4 años las poblaciones crecen, se modernizan, avanzan y en  esa lógica se logran solventar muchas necesidades, pero quedan por solucionar. Floridablanca está consolidando lo avanzado y proyecta hacer más. En cinco años, Floridablanca será una ciudad más desarrollada, lo que también implica más congestión, más habitantes, más problemas de contaminación, y por supuesto, eso demanda más atención y más políticas públicas concertadas, planeadas y planificadas para evitar el caos y para logar una ciudad armónica en lo económico, en lo social, en lo público y en lo ambiental.

En esta ciudad están pasando grandes cosas y ya está probado que la simbiosis de juventud con la independencia política es capaz de asumir grandes retos y sacarlos adelante. Esa independencia política es una cualidad indispensable, para gobernar sin mezquindad, ni corrupción.

Las grandes cosas se logran con planificación, voluntad y conocimiento para gestionar los recursos necesarios. Con la firma de cada ciudadano, vamos a continuar construyendo este camino juntos. Tenemos claro que nunca deberemos volver a los esquemas tradicionales que, anteriormente, nos llevaron al fracaso por décadas.

Twitter: @MiguelMorenoSu