Nueva amenaza a la salud

0
Corrillos-Yo-Opino-Holger-Diaz-Hernandez

Por: Holger Díaz Hernández/ El candida auris es un hongo emergente que tiene hoy en máxima alerta a los médicos de todo el mundo, era desconocido hasta hace muy poco tiempo y del cual no se conocen ni las causas de su aparición ni el tratamiento efectivo que garantice la cura de esta patología que produce la muerte de un número muy alto de quienes adquieren la enfermedad.

A lo largo de la historia de la humanidad las epidemias, las pandemias y el hambre han diezmado la población causando millones de  muertes, muchas más que en todas las guerras. En los últimos siglos enfermedades como la malaria, la viruela, el Sida, el virus de Marburgo poco conocido pero que produce una mortalidad del 90% de los pacientes, el virus del Ebola y la Hepatitis Viral han acabado con la vida de muchísimas personas, además han aparecido infecciones resistentes a los antibióticos, supergonorreas y otras patologías que preocupan a los servicios de salud a nivel universal.

Este nuevo hongo letal produce una enfermedad llamada Candidiasis Auris, actualmente están infectadas unas 400.000 personas en el mundo, de las cuales mueren entre un 35 y un 40% con un crecimiento acelerado y sin posibilidad cierta de manejo  ya que es resistente a casi todos los tratamientos médicos.

9 de cada 10  pacientes enfermos son resistentes al tratamiento antimicotico básico y el 30% al manejo bi o triconjugado.

Se aislo por primera vez en el conducto auditivo (auris) de una paciente en Japón y el primer caso clínico fue en Corea del Sur en 2011, hace menos de 8 años. Es una levadura (un tipo de hongo) multiresistente, de reciente aparición que adicionalmente no es fácil de identificar en el laboratorio lo cual hace que con frecuencia se inicien tratamientos para otra patología y se pierda un tiempo valioso en la lucha contra la enfermedad que casi siempre mata antes de 90 días.

Se adquiere en medios hospitalarios donde puede vivir durante periodos prolongados en las paredes de los hospitales, los muebles, el piso, los celulares, en unidades de cuidado intensivo, en catéteres y sondas urinarias entre otros.  Este comportamiento tan agresivo lo hace diferente a la mayoría de los microorganismos que atacan al ser humano, no se contagia de persona a persona pero mantiene su capacidad de producir la enfermedad a pesar de estar en circunstancias adversas, es resistente a los desinfectantes comunes utilizados a nivel intrahospitalario, persistiendo a veces por muchos meses.

Los pacientes más susceptibles a adquirir la enfermedad son los recién nacidos, los adultos mayores, los diabéticos, los  enfermos renales,  con VIH Sida o cáncer, en general son pacientes con inmunodepresión, hospitalizados generalmente por otras patologías. Cuando ataca lo hace ingresando al torrente sanguíneo del paciente y afecta casi todos los órganos del cuerpo, complicando la enfermedad de base que tenía el paciente y causando la muerte de un porcentaje alto de los pacientes.

Se han identificado pacientes en por lo menos 40 países, de todos los continentes y de manera simultánea, lo cual ha generado un revuelo médico mundial sin precedentes porque no es el comportamiento normal de las nuevas enfermedades. Países como España, India, Venezuela, Reino Unido y Pakistán están entre los más afectados generando grandes preocupaciones en todo el personal sanitario. En Colombia han sido reportados ya 18 casos en Bogotá y la Costa Atlántica.

Se le relaciona con el uso indiscriminado de antibióticos o antimicóticos en los humanos y en los animales de granja y al uso  cada vez mayor de herbicidas y fungicidas en la agricultura y se piensa que puede estar relacionado con el consumo de alimentos expuestos a estos productos que contribuirían a la aparición de superhongos resistentes.

Actualmente se están desarrollando nuevas drogas antimicóticas y desinfectantes  pero aún falta mucho tiempo para que sean realidad, por lo tanto lo que hay que generar es conciencia en el uso adecuado de estos medicamentos, evitando su abuso.